Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez: “Para unir al PSOE lo primero es separarse del PP y que la militancia sea escuchada”

Patxi López propone que el secretario general solo pueda ser destituido por la militancia

Pedro Sánchez, a su llegada al acto de Valladolid.

Pedro Sánchez ha vuelto a presentar en otro acto público, esta vez en Valladolid, el proyecto "autónomo y de izquierdas" que encabeza a la secretaría general del PSOE como el único que representa a la militancia. Enfrente estaría la estructura del partido que optó por permitir la formación de Gobierno con la abstención a la investidura de Mariano Rajoy. Ante la "encrucijada" de las primarias de mayo y el congreso de mediados de junio, el precandidato se ha reivindicado como la mejor opción de las bases frente a quienes sintonizan con la gestora que preside Javier Fernández y su "camino perdido al situar al PSOE con la derecha". Ante Óscar Puente, uno de los alcaldes socialistas de mayor proyección y que ha sabido conjugar alianzas pese a no ser mayoría en el Ayuntamiento de Valladolid, Sánchez ha incidido en el alma municipalista de su partido y se ha comprometido a crear un consejo federal de alcaldes y responsables de diputaciones en caso de ser elegido.

"Para unir al PSOE, lo primero que tenemos que hacer es separarnos del PP y que la militancia sea escuchada, y eso será cuando vote", ha clamado Sánchez ante alrededor de 1.800 personas en la Plaza del Milenio (el aforo contempla 1.200 sentadas y hasta 2.500 de pie, según la página web municipal). Al acto han asistido entre otros Luis Tudanca, secretario general de Castilla y León; Demetrio Madrid, expresidente autonómico; la senadora María Luisa Carcedo; diputadas como Adriana Lastra, Mari Luz Seijo o José Luis Ábalos, secretario general de la provincia de Valencia y miembro de la dirección del grupo parlamentario en el Congreso; y Santos Cerdán, secretario de Organización de Navarra. También estaba Iratxe García, que renunció a seguir como portavoz de la delegación del PSOE en el Parlamento Europeo tras la renuncia de Sánchez en el tormentoso comité federal del 1 de octubre. “Gracias a ti, Pedro, muchos hoy encontramos la razón para seguir creyendo en el PSOE”, le ha ensalzado.

"Estos meses no han sido fáciles para mí, si hoy estamos aquí y hemos dado un paso al frente para recuperar al PSOE es por la militancia de base", ha aseverado Sánchez en un encuentro centrado en la trascendencia que otorga a la militancia por encima de los cuadros orgánicos. "Si las decisiones importantes del PSOE no las toma la militancia, el PSOE dejará de ser un partido importante. Por eso, nuestro compromiso es incluir en los estatutos del partido la consulta obligatoria a la militancia de los acuerdos de gobierno", ha referido. "Necesitamos un nuevo modelo de partido, en el que la militancia no esté relegada a un papel secundario en la toma de decisiones ni sea mano de obra electoral (…) ¿Es que vuestro voto vale menos que el de [Javier] Lambán, [Guillermo Fernández] Vara o Ximo Puig?", ha intervenido Puente en alusión a los presidentes de Aragón, Extremadura y la Comunidad Valenciana.

“No respetar al secretario general es debilitar la organización y reforzar a la derecha política y mediática”, ha sido otra de sus reflexiones sobre su enfrentamiento con los principales líderes territoriales, que terminó provocando su renuncia al frente de los socialistas. "He renunciado a los cargos para defender al PSOE, para defender su credibilidad (...) El 'no es no' es una forma de hacer política coherente con nuestros valores y revolucionaria", ha concluido. Para Sánchez, cuanto más poder de decisión tenga la militancia, más pegado a la calle estará el partido.

Al mismo tiempo, Patxi López, primero de los precandidatos que se postuló, ha defendido ante un centenar de personas en Almería que un secretario general elegido por la militancia solamente pueda ser depuesto por la militancia. Así, sería el comité federal, máximo órgano de decisión entre congresos, el que pueda presentar una moción de censura o de confianza, pero debería ser ratificada por la militancia.

"Un partido dividido, un partido que enfrenta a unos militantes contra otros, irá al desastre", ha advertido ante la polarización que vaticinan todos los cuadros socialistas consultados. "No es hora de venir a decir quién es el más grande, el más militante, el más ganador, sino de saber que el partido está por encima de todos los intereses personales. Porque ni hubo ni habrá dirigente alguno que sea más importante que el PSOE", ha recalcado en este sentido.

López también ha pedido el compromiso público de los demás candidatos para que integren proporcionalmente a los demás competidores en caso de victoria. Y en caso de derrota, para que prescindan de crear una oposición interna a la nueva dirección. El exlehendakari y expresidente del Parlamento es partidario de que los debates entre candidatos sean obligatorios en el proceso de primarias. "Los debates entre los diferentes candidatos debieran de formar parte intrínseca de este proceso", ha observado.

Más información