Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía precisa que la menor de 13 años de Almería no se prostituía

El ministerio público dice que la madre no obligaba a su hija a ofrecer servicios sexuales

Una imagen del paseo marítimo de Almería.
Una imagen del paseo marítimo de Almería.

La Fiscalía Provincial de Almería ha precisado este jueves que no existen “indicios probatorios” de que la niña de 13 años rescatada por la policía porque supuestamente era obligada por su madre a prostituirse recibiera algún tipo de contraprestación por mantener relaciones sexuales con adultos. Es decir, según el ministerio público, ni la menor ejercía la prostitución ni su madre la obligaba a hacerlo, aunque sí la tenía en estado de abandono tanto a ella como a su hermano pequeño, de nueve años, y le exigía que llevara a casa comida, cerveza y tabaco. Y si no lo hacía, supuestamente le insultaba y agredía.

La matización llega un día después de que la policía informara de esta operación, que se inició a mediados de enero tras la denuncia de un particular y culminó con la detención de la madre de la cría y de un hombre de 59 años con el que la niña fue supuestamente forzada a mantener relaciones. El arrestado tenía antecedentes por abusos sexuales. La mujer, de nacionalidad rusa, presuntamente obligaba a su hija a prostituirse a cambio de alcohol, tabaco, algo de comida o 15 o 20 euros, según informó la policía. 

La menor estaba a cargo de su hermano, ante la dejadez de la progenitora, y los dos pasaban el día deambulando por las calles de la ciudad. La madre, de 33 años, quedó en libertad con cargos tras declarar en el Juzgado de Instrucción 5 de Almería, investigada por los delitos de prostitución y abandono de menor. También tiene una orden de alejamiento de sus dos hijos, que se encuentran en un centro de protección de menores bajo la tutela de la Junta. El juez dictó prisión sin fianza para el hombre de 59 años, con iniciales J. M. S. P., por un presunto delito de abusos sexuales. La fiscalía, sin embargo, no imputa a la mujer por supuesta prostitución y ciñe los cargos a abandono de menor y maltrato en el ámbito familiar. Fuentes judiciales recuerdan que el ministerio público puede tener un criterio diferente al del juez.

La policía, por su parte, defiende su investigación. El ministerio público sostiene que J. M. S. P. conoció a la niña en el paseo marítimo de Almería y le ofreció trabajar en su casa haciendo labores de asistenta a cambio de dinero o alimentos. La menor, debido a la precaria situación familiar, accedió. El hombre habría intentado realizar “tocamientos” a la cría, aunque ella rehuía la situación y llegaba a encerrarse en distintas habitaciones de la vivienda para evitar los posibles abusos, informa Europa Press.

Desde la fiscalía han aludido al “alto riesgo” que existía de que la menor hubiera podido caer en la prostitución y han calificado la investigación policial de “espléndida”. Durante el registro del domicilio del arrestado se encontraron fotografías de la menor que no tendrían un carácter sexual explícito, aunque sí podrían resultar sugerentes para el hombre. El ministerio público también ha informado de que la niña no estaba escolarizada este año, pero con anterioridad asistió a clase en otra provincia en la que había residido con su familia y su rendimiento escolar fue “excelente”.

El traslado hace unos meses a Almería y el abandono de la madre, con problemas con el alcohol, habrían impedido su escolarización. En este caso también se detuvo a un hostelero de 32 años por contratar a la menor y pagarle supuestamente cinco euros al día por trabajar en su cafetería. Tras declarar ante el juez, quedó en libertad con cargos por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores. Según la fiscalía, en algunas ocasiones llegó a abonarle “entre tres y dos euros”.

Más información