Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se ofrece a Trump como interlocutor en Europa y América Latina

El presidente español transmite al estadounidense su convicción de que la integración europea avanzará pese al 'Brexit'

Mariano Rajoy, el pasado viernes en Malta. Foto: AFP ANDREAS SOLARO. Vídeo: ATLAS

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha ofrecido esta noche al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como "interlocutor en Europa, América Latina y también en el Norte de África y Oriente Medio", según ha informado La Moncloa. Rajoy le ha transmitido además su convicción de que, a pesar del Brexit, "en los próximos meses se fortalecerá el proceso de integración europea", un objetivo por el que trabajará el Gobierno español.

La conversación entre ambos ha durado 15 minutos, cinco menos de lo previsto, con la mediación de traductores, y se ha inscrito en la ronda de llamadas que el nuevo inquilino de la Casa Blanca está haciendo a los mandatarios de los principales países aliados (y algunos no tanto, como Rusia). Inmediatamente después de hablar con Rajoy, Trump conversó con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Según la nota hecha pública por La Moncloa, Rajoy ha mostrado su disposición "a desarrollar una buena relación con la nueva Administración estadounidense" y ha explicado a Trump que España, "con un Gobierno estable y una economía que crece a más del 3%, está en las mejores condiciones para ser un interlocutor de Estados Unidos". La nota no da cuenta de que el jefe del Gobierno español le haya trasladado a Trump crítica alguna por su decisión de construir un muro con México o vetar la entrada en EE UU de los ciudadanos originarios de siete países musulmanes.

El comunicado de la Casa Blanca es mucho más escueto y tampoco hace referencia a esos temas que tantas críticas internacionales han provocado. Se limita a indicar que Trump y Rajoy “reafirmaron la fuerte alianza bilateral en una serie de asuntos de interés común” que no detalla, más allá de citar algunas “prioridades compartidas”, especialmente “los esfuerzos para eliminar al ISIS”, tal como había adelantado el portavoz del republicano, Sean Spicer.

El único tema explícitamente mencionado por las dos partes es el de la Alianza Atlántica. Según Moncloa, ambos ha comentado su coincidencia en la cumbre que la OTAN tiene previsto celebrar el próximo mes de mayo en Bruselas y han abordado cuestiones de seguridad y defensa. La nota española recuerda además la importancia de las bases de utilización conjunta de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla), la participación de militares españoles en la instrucción del ejército iraquí y la estrecha colaboración en materia de inteligencia entre las respectivas fuerzas de seguridad.

La Casa Blanca mientras tanto ha asegurado que Trump “reiteró el compromiso de EE UU con la OTAN y enfatizó la importancia de que todos los aliados de la OTAN compartan la carga del gasto en defensa”. Es prácticamente la misma frase usada por la Casa Blanca en el comunicado que emitió tras la conversación de Trump con el presidente francés, François Hollande, el 28 de enero, y con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, el sábado pasado. En su conversación con la canciller alemana, Angela Merkel, también el 28 de enero, la fórmula varió un poco, pero no el mensaje de fondo: la insistencia del nuevo Gobierno republicano en que los socios europeos aumenten sus contribuciones en defensa.

En un tuit en su cuenta personal, Rajoy ha calificado de "cordial" la conversación con Trump para "seguir fortaleciendo las relaciones en beneficio de nuestros pueblos". "Somos países aliados", recuerda.

El Gobierno español aspira a convertirse en interlocutor privilegiado de Washington en la UE, una vez que se consume la salida del Reino Unido, y hacer valer también sus lazos con América Latina, aunque está por ver si la nueva Administración estadounidense, que ha comenzado con una crisis con México y choques con socios europeos como Francia y Alemania, encuentra útil adjudicarle este papel.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, declaró por la tarde en el Senado que el Gobierno busca establecer un canal de comunicación "franco y constructivo" con la nueva Administración estadounidense que permita profundizar en los asuntos en los que haya coincidencias y "abordar de manera franca" los desacuerdos. Dastis no ha querido comentar las primeras medidas tomadas por el nuevo inquilino de la Casa Blanca, como la construcción de un muro con México o el veto a los originarios de siete países musulmanes, pero ha dicho que España "no renunciará a la libertad de movimientos de personas y bienes" e intentará convencer a Washington de que la mejor manera de luchar contra la inmigración irregular es trabajar con los países de origen y tránsito de los inmigrantes.

El senador socialista Andrés Gil ha pedido que Rajoy exija en su conversación con Trump "respeto y dignidad" para el pueblo mexicano y ha calificado de "especialmente doloroso y humillante" el "muro de silencio" del Gobierno español ante el "muro de la vergüenza" que la Administración estadounidense quiere levantar en la frontera con su vecino del sur. Dastis ha recordado que él habló la semana pasada con su homólogo mexicano, Luis Videgaray, y que Rajoy lo hizo con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, para trasladarle su "indudable solidaridad" y decirle que "puede contar con España para cualquier iniciativa para restablecer las buenas relaciones y la confianza" con Estados Unidos.

Trump y Rajoy ya mantuvieron una conversación telefónica de 20 minutos el pasado 12 de diciembre, pero la de esta noche ha sido la primera desde la toma de posesión del nuevo presidente estadounidense, el pasado 20 de enero. Dastis aún no se ha entrevistado con el nuevo secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, pero confía en verse con él en la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G-20 que se celebra el próximo día 16 en Bonn (Alemania).

Más información