Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de las capitales de provincia vetan el circo con animales

La última en acogerse a la prohibición es Madrid, con más de tres millones de habitantes. Sin embargo, los municipios que impiden este tipo de prácticas no superan el 5% del total

Un grupo de animalistas protestan frente al Ayuntamiento de Madrid, el pasado martes. Edición: Quality

El circo con animales reduce su influencia en España de forma lenta pero inexorable. Más de la mitad de las capitales de provincia prohíben este tipo de prácticas. La última ciudad en acogerse al veto ha sido Madrid, aunque antes ya se habían sumado localidades como Córdoba, Pontevedra, Lleida o Málaga, entre otras muchas. Cifra que asciende a 28 de las 52 poblaciones de esta tipología. Sin embargo, los municipios que vetan este tipo de prácticas no superan el 5%, de un total de 8.125 consistorios.

Aunque el porcentaje parezca exiguo, las cifras avalan una tendencia al alza confirmada en los dos últimos años. Sobre todo, desde que Cataluña prohibió el uso de especies salvajes en los circos—única región con dicha regulación— a mediados de 2015. La norma, que incluía una moratoria de dos años, abrió la senda para que más municipios de distintos puntos del país se sumaran a esta iniciativa. Como es el caso de la Comunidad de Madrid donde 51 consistorios ya restringen esta práctica, incluida la capital, que acaba de aprobar que se modifique la normativa municipal para defender los "derechos básicos de los animales". Hace un año, tan solo ocho alcaldías de la región contaban con una normativa específica.

“Estamos viendo un crecimiento espectacular en los últimos meses”, asegura Marta Merchán, coordinadora de la asociación Infocircos. La organización, que busca concienciar a la sociedad acerca del problema del uso de animales salvajes en los circos, ha centrado sus esfuerzos en el último año pasado en ampliar las poblaciones que han apoyado limitar este tipo de actuaciones. “En la Comunidad de Madrid el crecimiento es muy positivo, así como en Galicia. Ambas regiones superan más de medio centenar de municipios libres de animales”, apunta.

Municipios donde no se permiten animales en los circos.

Según la base de datos consultada, actualizada a  3 de febrero (Infocircos)

En esta última región, Infocircos ha trabajado conjuntamente con el equipo de gobierno. “En 2017, Galicia pasará a ser la segunda comunidad en acabar con esta práctica casi con total seguridad. El siguiente paso será Madrid, que tampoco cuenta con una norma regional”. Este es, en opinión de Merchán, el principal obstáculo. “Muchos municipios redactan proposiciones diferentes y de forma independiente. Hay casos en los que se prohíben solo las especies salvajes y en otros, el uso de cualquier tipo de animal. La tarea sería más sencilla si hubiera una única normativa para las 17 autonomías”, enfatiza.

Según la asociación, en España solo quedan “ocho o nueve circos” que utilicen animales salvajes en sus representaciones artísticas. “Nosotros, en la medida de lo posible, ofrecemos ayuda a los dueños de estas especies para un traslado óptimo a santuarios o reservas naturales”. Merchán afirma que todos los costes corren a cargo de la asociación. “Dependiendo de la especie, pueden ser muy elevados”, afirma aunque no especifica la cuantía.

Según Infocircos, en España solo quedan “8 o 9 circos” que utilicen animales salvajes en sus representaciones artísticas

Merchán comprende que este proceso es de largo recorrido y que hay que “darles tiempo a los trabajadores para adecuarse a la nueva situación”. Una normativa que ha causado un fuerte rechazo en parte del gremio circense, como es el caso de la Asociación Circos Reunidos. Su portavoz, Nacho Pedrera, que también es gerente del Circo Quiros, argumenta que “los animales no sufren daños y que estos forman parte de la gran familia del circo”. La agrupación representa a 2.000 empleados en la Comunidad de Madrid.

La encuesta de hábitos y prácticas culturales en España 2014-2015 indica una disminución de público a las actuaciones circenses con respecto a otros años (un 7,7%, del total de personas que acuden a espectáculos), superada por la música clásica (8,6%), las funciones teatrales (23,2%), seguido por los conciertos de música (24,5%) y, en primer lugar, la asistencia a espectáculos en directo con un 43,5%. Por franja de edad, los asistentes entre los 35 a los 44 años son los más numerosos, y por nivel de formación, el grupo que tiene un grado superior es el más amplio junto con el de los universitarios. Ocho años atrás, los encuestados que declaraban haber ido al circo ascendían al 10,6%.

En Europa, la mayor parte de los países tienen algún tipo de normativa que limita o prohíbe la utilización de animales en los circos, ya sean especies salvajes como República Checa, Finlandia, Croacia o Noruega, entre otros, o de cualquier tipo de animal como Austria, Grecia y Malta. Fuera del continente, naciones como India, Perú o Costa Rica también han vetado este tipo de prácticas.

Más información