Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Indultos

El Gobierno cierra 2016 con 27 indultos, la cifra más baja del siglo

El Ejecutivo conmuta la pena a un promotor estafador y a un hostelero condenado por contaminación acústica

El Gobierno concedió en el año 2016 que acaba de terminar un total de 27 indultos a delincuentes condenados, lo que supone la cifra más baja de lo que va de siglo, y que contrasta con los 245 otorgados en 2011 o los 543 del año 2007. El número de condenados a los que el Ejecutivo conmutó la pena en 2016 supone apenas un tercio de los agraciados en el año anterior, que ya había sido el ejercicio con menos indultados de la centuria.

Un cerrojo en la cárcel de Sevilla II.
Un cerrojo en la cárcel de Sevilla II.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este lunes la última remesa de indultos del año pasado, otorgados previa deliberación del Consejo de Ministros y firmados por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, el 30 de diciembre. Se trata de once hombres y una mujer con sentencia firme por diversos delitos, como tráfico de drogas, falsedad documental, lesiones o insolvencia punible. La mayoría de ellos habían sido condenados a penas inferiores a cinco años de prisión. Solo uno, menor de edad en el momento de cometer el delito, tenía una condena de gran envergadura, doce años de cárcel por tráfico de estupefacientes. De los doce indultados, diez estaban en prisión y otros dos no habían comenzado a cumplir la condena.

Entre los indultados en esta ocasión figura Gabriel Baños Paisano, empresario de hostelería de Dos Hermanas (Sevilla) condenado en marzo de 2012 por delito de contaminación acústica por hechos ocurridos entre 2007 y 2008. Baños regentaba el bar El Coyote de la localidad sevillana. Según la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla, posteriormente confirmada por el Tribunal Supremo, el empresario y otra compañera suya “en horario nocturno y en especial durante las madrugadas de todos los fines de semana, ponían la música en su bar El Coyote a un volumen notoriamente excesivo”.

Los hosteleros hacían caso omiso de las quejas de los vecinos y de las continuas inspecciones de la Policía Local, y tras la marcha de los agentes volvían a conectar los aparatos de música, superando los límites máximos de ruido. Además, Baños y su compañera burlaron la orden de suspensión de actividad del bar y quebrantaron los precintos que cerraban el establecimiento.

También ha sido agraciado el promotor inmobiliario José Manuel Magdaleno Fernández, quien en 1999 estafó cantidades de entre 3.000 y 17.000 euros a seis clientes de su promotora, a los que hizo pagar la señal de unas viviendas que no pensaba construir debido a las dificultades económicas que atravesaba su empresa.

De los doce indultados el pasado 30 de diciembre, tres– Manuel Ángel Luengo Márquez, Juan Ángel Luengo Cantero, e Isabel Márquez Molano- fueron condenados por los mismos hechos: una insolvencia punible cometida en Cáceres en el año 2008. Este delito lo comete el deudor que se despoja de sus bienes para evitar pagar a sus acreedores.

El hecho de que durante el año 2016 el Gobierno se encontrara en funciones no ha impedido que haya seguido otorgando estas medidas de gracia, en todos los casos con los informes favorables de los tribunales que impusieron las penas y de la fiscalía. El caso más conocido de este año fue el de María Salmerón, una mujer sevillana víctima de violencia de género que cumplió los deseos de su hija de no ver a su padre, condenado a 21 meses de cárcel por maltrato.

Más información