Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Queremos un partido donde la disensión no sea un problema”

El exportavoz defiende que el partido deje de hablar de sí mismo para centrarse en la política

José Manuel López, exportavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid.

José Manuel López (Madrid, 1966) fue el cabeza de lista de Podemos en las elecciones autonómicas de 2015. Representante del sector afín a Íñigo Errejón, la semana pasada fue destituido como portavoz en el Parlamento madrileño por la dirección regional, afín a Pablo Iglesias.

Pregunta. El grupo parlamentario ha ratificado hoy su destitución con 14 votos a favor y 13 en contra.

Respuesta. Hoy no es un buen día para Podemos. Creo que nosotros tenemos que hacer una política diferente. La democracia también son las formas. Lo que estamos pidiendo para fuera de nuestro partido hay que aplicarlo. Y no es un buen día para Podemos porque hoy nos hemos dedicado a hablar de nosotros cuando seguramente nos tendríamos que haber reunido para habla del Gobierno de la Comunidad de Madrid. La gente que ha confiado en nosotros no está entendiendo muy bien lo que nos pasa.

P. Pero fue una decisión mayoritaria de los órganos. ¿Le han explicado las razones?

R. Nadie me ha dado ninguna razón. Estamos haciendo un buen trabajo, Cristina Cifuentes reconoce que somos la oposición real y estamos marcando las pautas políticas de lo que se habla. No digo que el cesarme sea orgánicamente no legítimo, pero políticamente tiene poca legitimidad. ¿Se puede con esa votación dar un salto cualitativo como este? La gente fuera lo entiende con dificultad. Tenemos que salir de estos tics y entrar en una dinámica interna diferente.

P. Llevan meses hablando de esas dinámicas internas.

R. Hemos estado dos años en un proceso electoral, hemos estado poniendo carteles y, una vez hemos terminado de poner carteles, paramos para profundizar y para ver cuál era el proyecto político y cuáles las diferencias. Creo también que estamos mirando demasiado hacia adentro y seguramente no estamos interpretando bien o no se está interpretando bien lo que se está haciendo. La semana pasada tuvimos una consulta con 100.000 personas y lo que nos dijeron es un hecho y es que nuestro partido es plural. Tenemos que ser capaces de gestionar esa pluralidad. A Vistalegre [el congreso convocado para febrero] no podemos ir solo para mirarnos el ombligo.

P. ¿Va a ser posible un debate con el clima que vive el partido?

R. Lo veo factible y creo que vamos a ser capaces de hacerlo. Tenemos que salir de esta dinámica interna, colocarnos en una dinámica externa, hablar de los problemas de la gente, y creo que esto es posible. Creo que la gente nos está pidiendo esto: nos ha pedido unidad, pero no nos ha pedido uniformidad, la forma de entender la unidad tiene que ser con la lógica que trajimos de nueva política. La unidad viene del entendimiento y no de alinearse.

P. ¿Cómo plantea ahora su trabajo en la Asamblea de Madrid? ¿Dará un paso atrás?

R. Personalmente no estoy abatido ni voy a dar un paso atrás, sino voy a dar un paso al frente. El Podemos que me ilusionó a mí y que me atrajo es lo que parece interante, creo mucho en este proyecto. Nosotros no hemos venido aquí para refundar la izquierda sino para generar un espacio más amplio.

P. ¿Cuáles son las claves de su propuesta?

R. Estamos planteando ser un espacio transversal y amplio, e internamente necesitamos que nuestro partido se parezca más a la sociedad que queremos, con un modelo productivo, un modelo fiscal, cómo generamos una dinámica en la que no dejamos abandonados a los nuestros. En lo interno, queremos un partido democrático, proporcional, donde la disensión no sea un problema.

P. ¿Peligra en Podemos ese derecho a discrepar?

R. Esto ha sido, creo, un tic de vieja política. Los partidos donde tener opinión diversa no está bien visto ya estaban inventados: el PP, el PSOE y Ciudadanos. La clave en este momento, y esta es una de las cuestiones que tenemos que corregir, es que no es un todo o nada. Que el que tiene un voto de más se lolleva todo. La lógica es ser capaces de gestionar esa pluralidad, que no es un deseo, es una realidad. Esta semana no lo hemos hecho. Hemos hablado de integración por la mañana y por la tarde hemos tenido tics de vieja política, y esa es una de las cuestiones que tenemos que corregir.

P. ¿Y va a a ser posible un acuerdo antes del congreso?

R. Estoy seguro de que va a haber diálogo y que tenemos que trabajar fuertemente para el acuerdo. Si no hay un acuerdo previo, tendremos que presentar diferentes proyectos. También creo que somos un partido de gobierno. Para ser un partido de gobierno tenemos que pensarnos como un partido de gobierno. Si te sigues pensando como un partido de oposición serás toda tu vida un partido de oposición.

P. Pablo Iglesias ha pedido perdón a las bases por las tensiones internas.

R. Comparto todo lo que decía Pablo, al completo, lo que es clave es que lo que decimos luego lo hagamos. Si no, por la mañana decimos una cosa y luego por la noche hacemos otra. La clave ahora es trabajar sobre la integración, dejemos de mirarnos para adentro y ejecutemos eso con normalidad, porque estamos dando mensajes complejos. Yo no estoy orgulloso de lo que ha pasado estos días, los que confiaron en nosotros nos están entendiendo nada y creo que la clave es que poder tener una opinión diferente no es un problema, el problema es lanzar una campaña contra un compañero. La diferencia es un valor. Eso es lo que tenemos que cambiar. Tenemos que salir de eso para entrar en las propuestas políticas de nuestro país

Más información