Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asociaciones animalistas denuncian maltrato animal en los belenes vivientes

Una burra ha sido supuestamente agredida en la exhibición navideña de Cuevas del Almanzora (Almería)

La burra supuestamente agredida en el belén de Cuevas del Almanzora (Almería).
La burra supuestamente agredida en el belén de Cuevas del Almanzora (Almería). EFE

La supuesta agresión a una burra del belén viviente de Cuevas del Almanzora (Almería) ha revivido la polémica sobre el uso de animales en las celebraciones navideñas. La mañana del pasado 7 de diciembre, cuando se procedía a la apertura del belén, los funcionarios del Ayuntamiento encontraron a una burra con “signos de maltrato”, como cortes y arañazos. El Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil afirma, sin embargo, que no hubo agresión, aunque la policía sigue investigando el caso. “El animal pudo haberse autolesionado”, afirma Ana María Castro, concejal de Educación, Sanidad y Festejos del municipio almeriense.

No hay cifras oficiales de cuántas exhibiciones de belenes con animales se realizan cada año en España. La práctica es legal, siempre que los Ayuntamientos y empresas dispongan de un certificado de explotación ganadera, pero las asociaciones animalistas se aferran al artículo 337 del Código Penal, según el cual el sometimiento de animales a una situación de estrés puede configurar maltrato.

“Están fuera de su hábitat y sufren contaminación acústica y lumínica, debido a la cantidad de gente y luces típicas de esas fechas”, afirma Tamara de Prado, coordinadora de la protectora de animales Apadat Toledo. La asociación ha puesto en marcha una petición en Change.org —que suma más de 30.000 firmas— para terminar con la exhibición de casi 70 animales en el belén de la Caja Rural Castilla-La Mancha, una tradición de 30 años en la ciudad de Toledo. Apadat señala que esos animales son provenientes de las Granjas Koki, un zoo que ha sufrido expedientes sancionadores por irregularidades en la concesión de licencias e instalaciones inadecuadas. La Caja Rural afirma que el belén cumple con la normativa vigente y que proporciona a las bestias "confort, atención y seguridad".

En 2014, un hombre fue detenido por maltrato animal por haberse montado en un asno de pocos meses de edad, provocándole la muerte, en el belén viviente de Lucena (Córdoba). Desde entonces, la asociación Refugio del Burrito, una de las que denunciaron el caso, recoge firmas para que no se repitan los hechos. “Aquello pasó porque no había supervisión. Dejan los animales solos, como se fuesen un objeto más de decoración”, lamenta Rosa Chaparro, portavoz del Refugio.

Este año, el Ayuntamiento de Lucena ha sustituido los burros por ponies, que compartirán el sitio con gallinas, conejos y cerdos. Fuentes del consistorio señalan que hay una valla para mantener los animales apartados de los ciudadanos y que se ha contratado un servicio privado de seguridad para el belén.

Cabalgatas

Las cabalgatas de Reyes también están en el foco de los protectores de animales. En 2015, el Partido Animalista (PACMA) presentó una denuncia al Seprona por cómo habían sido transportados 15 dromedarios que fueron utilizados en la cabalgata de Tenerife. Habían sido transportados en dos camiones que, según concluyó la policía, no cumplían con las condiciones requeridas.

“Lo ideal es prescindir de los animales en ese tipo de festejos”, afirma Laura Duarte, portavoz del partido. Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, A Coruña y Cádiz ya lo han hecho. Hace dos años esos Ayuntamientos suprimieron la participación de animales en los festejos navideños para “evitarles sufrimiento y estrés”.

Tamara de Prado celebra lo que considera un “avance” en derechos de los animales, pero pide un cambio en el Código Penal y que se apliquen políticas de “compensación” para los municipios y empresas que busquen alternativas al uso de animales en los festejos. “Tenemos muchas medidas de castigo, pero muy pocas que valoren las alternativas más éticas y ecológicas”, sostiene.

Zaragoza impulsa desde agosto la Red de Municipios por el Bienestar Animal. La iniciativa pretende sumar los consistorios que eviten el "maltrato animal en eventos de cualquier tipo", entre los que se encuentran Santiago de Compostela, Huesca, Teruel y Logroño. "El año pasado, cambiamos los ponéis que paseaban a los niños en Navidad por caballos de madera", cuenta Alberto Cubero, teniente de alcalde de la capital de Aragón. "La feria sigue con la misma asistencia, la gente se lo pasa igual de bien", asegura. 

Más información