Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu quiere someter a consulta el nuevo estatuto antes de enviarlo a las Cortes

El lehendakari afirma que el pacto con los socialistas no es un "freno" al derecho a decidir

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, conversa con el lehendakari Urkullu ante el árbol de Gernika. En vídeo, entrevista de Euskal Irrati Telebista con Iñigo Urkullu

El lehendakari, Iñigo Urkullu, se ha dado de plazo los próximos cuatro años para lograr un acuerdo en el Parlamento vasco sobre la actualización del autogobierno y celebrar una consulta "legal y pactada" con el Gobierno central. Es la primera vez que Urkullu fija un marco temporal para convocar a la ciudadanía vasca a un referendo sobre esta materia. EH Bildu expresó la semana pasada su deseo de celebrar en 2018 una "consulta vinculante" sobre el nuevo estatus político vasco, al estilo del procedimiento liderado por el Gobierno catalán. La consulta que defiende el mandatario vasco sería previa a la tramitación de la reforma estatutaria en las Cortes Generales.

La hoja de ruta y los ritmos que plantea Urkullu difieren de los defendidos por la coalición abertzale. El lehendakari ha abogado por convocar una "consulta legal y pactada" durante esta legislatura, pero previamente debe lograrse un pacto entre las fuerzas políticas en el seno de la ponencia sobre autogobierno que se creará en breve en la Cámara vasca. Precisamente, la primera iniciativa parlamentaria que han adoptado esta misma semana el PNV y el PSE-EE, poco después de firmar su acuerdo de coalición, consiste en solicitar la constitución de sendas comisiones sobre autogobierno y sobre paz y convivencia.

Urkullu ha señalado en una entrevista en ETB (la televisión pública vasca) que "es necesario que todos los partidos, también los de implantación estatal, tengan la conciencia de que es necesario abordar la redefinición de un modelo de Estado diferente del que se ha venido construyendo o deconstruyendo de lo que fue el espíritu de la transición en el año 78".

La undécima legislatura que acaba de arrancar en el Parlamento autonómico es el "momento propicio", según Urkullu, para abordar el debate sobre el desarrollo del autogobierno y "dar cauce a la expresión de la ciudadanía vasca" sobre un nuevo estatuto político. "Es posible que haya una consulta legal y pactada, tenemos referencias en el entorno próximo, como por ejemplo, Escocia", ha indicado.

El PNV y los socialistas vascos, según recoge el documento que sustenta su Gobierno de coalición, se han marcado un plazo de ocho meses para elaborar un borrador de reforma del Estatuto de Gernika a partir de los trabajos que la ponencia de autogobierno llevó a cabo durante la pasada legislatura. El lehendakari también ha asegurado que el acuerdo PNV-PSE no es "un freno al derecho a decidir". Tres de las cinco fuerzas políticas del Parlamento (PNV, EH Bildu y Podemos) se han declarado abiertamente a favor de celebrar una consulta.

Urkullu también se ha referido en la misma entrevista a las relaciones con el Gobierno central tras romperse los contactos hace cinco años. En este sentido, el lehendakari ha reclamado la retirada de los recursos presentados por el Ejecutivo de Mariano Rajoy contra leyes vascas y que se completen las más de 30 competencias que recoge el Estatuto de Gernika y están aún sin transferir.

El desbloqueo de estas cuestiones es la condición que Urkullu plantea al PP para negociar los presupuestos generales del Estado. Ha recordado que desde septiembre de 2015 el Gobierno central ha interpuesto "una media de un recurso al mes" contra Euskadi. Por ello, ha insistido en que con el Ejecutivo de Rajoy hay que abordar "el modelo de Estado, el respeto al autogobierno y el planteamiento que pueda hacer sobre los recursos que había presentado".

Más información