Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas 1.500 personas se manifiestan contra el almacén de gas en Doñana

Una plataforma de 200 colectivos alerta del riesgo sísmico y medioambiental del proyecto

Manifestacion contra el almacenamiento de gas en Doñana.
Manifestacion contra el almacenamiento de gas en Doñana.

Unas 1.500 personas, según la Policía de Almonte (Huelva), han participado en El Rocío en la marcha convocada por la plataforma Salvemos Doñana, que agrupa a 200 colectivos, contra el almacén subterráneo que promueve Gas Natural en el parque y su entorno. Los manifestantes consideran que la inyección de hidrocarburos eleva el riesgo de terremotos y escapes en una zona considerada potencialmente sísmica y supone la industrialización de un área protegida por su valor medioambiental. Doñana es patrimonio mundial.

Gas Natural lleva desde 1988 extrayendo combustible del subsuelo de la zona de Doñana y pretende utilizar los espacios vaciados como almacén del mismo producto una vez agotadas las reservas. El proyecto cuenta con el aval del Gobierno central, pero la Junta de Andalucía ha intentado paralizar las obras a través de los permisos de su competencia. Tras la decisión de la UE de desentenderse del conflicto, este se dirimirá en los tribunales. La compañía eleva a más de 350 millones de euros la cantidad que podría reclamar si se impiden las obras.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha manifestado en el Parlamento su rechazo al proyecto industrial. El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, ha asegurado que tres de los cuatro proyectos de almacenamiento (Marismas Oriental, Saladillo y Marismas de Aznalcázar) están "paralizados de facto" por la denegación de las Autorizaciones Ambientales Unificadas. En el último almacén (Marisma Occidental), ya han comenzado las obras. La Junta pretende unificar los cuatro proyectos para someterlos a una única evaluación ambiental conjunta de todas las administraciones y que esta incluya los riesgos sísmicos en la zona, especialmete tras la experiencia del Castor, el yacimiento paralizado tras la sucesión de decenas de terremotos frente a las costas de Castellón.

Ningún representante del Gobierno andaluz ha participado en la marcha, aunque sí representantes y alcaldes socialistas, así como los máximos dirigentes políticos de IU y Podemos en Andalucía, Antonio Maíllo y Teresa Rodríguez, respectivamente.

La marcha ha sido convocada por Salvemos Doñana, una plataforma que agrupa de colectivos de diferente índole. Su portavoz, el ecologista Juan Romero, ha destacado el riesgo sísmico para exigir que ninguno de los almacenes siga adelante y ha reclamado el blindaje de la zona ante cualquier proyecto industrial. "Doñana no es una mercancía", ha afirmado tras abogar por el uso de energías limpias para impedir planes similares.

En los mismos argumentos ha insistido el portavoz de Equo Juan Antonio López Uralde y Antonio Maíllo, quien se ha mostrado tajante: "Doñana no se toca". El coordinador de IU se ha referido al proyecto como "bomba de relojería" y ha advertido también contra los efectos en los acuíferos de los que depende la reserva. También ha cargado contra la Junta, de la que ha puesto en duda su actitud. "Si dice que está en contra, que lo demuestre", ha manifestado.

"Nuestro parque no es un almacén", ha afirmado Teresa Rodríguez, quien ha defendido que el futuro de la zona pasa por el respeto de sus valores naturales y el uso de energías renovables.

Más información