Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil registrará la zona donde apareció el móvil de Diana Quer

El hallazgo de la primera prueba material reactiva la investigación

Diana López-Pinel, en la Guardia Civil de Boiro.

La Guardia Civil prepara nuevas batidas en la zona donde el jueves un mariscador encontró el teléfono de Diana Quer, la joven madrileña de 18 años que desapareció el 22 de agosto de A Pobra do Caramiñal. Los agentes estudian ahora el terreno para ampliar la superficie de búsqueda en áreas concretas que, según fuentes del cuerpo, están todavía por definir. Buscarán con perros adiestrados, entre otros lugares, nuevas pistas en el sector próximo al muelle de la localidad coruñesa de Neixón (Boiro), justo enfrente de Taragoña (Rianxo), donde en septiembre ya se llevaron a cabo los rastreos más intensos. El hallazgo del móvil ha reactivado una investigación en punto muerto.

El entorno donde se buscarán pistas de Diana incluye las dos orillas de un brazo de mar que se adentra en la tierra, en la costa norte de la ría de Arousa. Una ensenada estrecha que separa por una franja de agua Taragoña de Neixón. En Taragoña, muy cerca del puerto, hay una casa propiedad de una madrileña que según fuentes de la localidad es amiga de Diana López-Pinel, la madre de la joven. No obstante, la progenitora de la desaparecida ha negado su relación con el chalé después de que una televisión difundiese esta mañana la noticia de que López-Pinel "usaba" el inmueble.

La madre de Diana, que el jueves, coincidiendo con el hallazgo del móvil, regresó al chalé de A Pobra donde veraneaba con sus hijas cuando se produjo la desaparición, se ha desplazado hoy a la Guardia Civil de Boiro y al juzgado para, según ha dicho, mantener una reunión y presentar una denuncia de la que no ha dado detalles. La Guardia Civil de A Coruña, que canaliza la información oficial del caso en Galicia, no ha querido confirmar ni desmentir ninguna cuestión acerca de esta supuesta denuncia.

El dispositivo encontrado en Taragoña, un iPhone 6 blanco, con la carcasa rota aparentemente por un fuerte golpe y muy deteriorado por la inmersión en el fango y el agua salitrosa de la costa, es la primera pista material de la joven tras más de dos meses de búsqueda infructuosa. La Guardia Civil, que llegó a movilizar a un centenar de agentes, trabaja también con el testimonio de vecinos que aseguran que, el día de la desaparición, vieron dos coches en el muelle de Taragoña. Según estas versiones, la joven se bajó de uno de los vehículos para montarse en el otro.

Los agentes también consiguieron, a mediados de septiembre, acceder al contenido del móvil de Diana Quer a través de una activación remota y previa autorización judicial. La Guardia Civil barajaba la hipótesis de que la persona que se llevó a la joven hasta un lugar distante de A Pobra, a unos 20 kilómetros en dirección a Taragoña (y pasando necesariamente por Boiro, que está en medio), conducía con el objetivo de llegar a una casa y no a un descampado, ni a una zona portuaria o una fábrica en ruinas.

Boiro es el Ayuntamiento vecino de Rianxo. Están separados por una lengua de agua poco profunda y con abundante arena y fango, donde se marisquea y sobre la que se levanta el viaducto sobre pilastras bajo el que ha aparecido el teléfono.

 

Más información