Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso reprueba a Fernández Díaz con los votos de todos salvo del PP

La Comisión de Interior le acusa de utilizar las fuerzas de seguridad contra rivales políticos

El ministro Jorge Fernández Díaz, este martes, en el Congreso.

El Congreso aprueba este martes, con los votos de todos los partidos salvo el PP, la reprobación del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, por haber utilizado su cargo y los medios de las fuerzas de seguridad para perseguir a adversarios políticos. Fernández Díaz ha respondido que la Fiscalía del Tribunal Supremo no ha visto ningún elemento delictivo. "Me merece más respeto lo que ha dicho la fiscalía, no en una ni en dos ni en tres, sino hasta en cuatro ocasiones, negando que se me pueda achacar ningún delito", se ha defendido.

La Comisión de Interior de la Cámara ha dado vía libre a la proposición no de ley presentada por el PDC, la antigua Convergència, que tiene valor simbólico y político, pero no efectivo porque no puede provocar la destitución del ministro. Tendría más valor político si Mariano Rajoy, en el ejercicio de su libre competencia para formar Gobierno, vuelve a dar un ministerio a Fernández Díaz una vez que sea investido presidente con el voto a favor de Ciudadanos y, previsiblemente, la abstención del PSOE.

Por eso es significativo que el PSOE y Ciudadanos apoyen la reprobación. Los portavoces de todos los partidos han arremetido contra Fernández con expresiones como "persecución inaceptable" de rivales políticos y la acusación de usar "dossiers fabricados".

Además, el pleno del Congreso aprobó hace dos semanas crear una comisión de investigación sobre el Ministerio del Interior. Su constitución está pendiente de que haya Gobierno y en ella tendrá que comparecer Fernández Díaz, si es que llega a ponerse en marcha. Para el portavoz del PP, José Alberto Martín-Toledano, la oposición hace "un uso político ilegítimo" e "insulta a la policía" y, pese a que lo han apoyado todos los partidos, ha arremetido contra los independentistas catalanes, promotores de la proposición no de ley.

El origen de la reprobación está en la difusión en Público de unas grabaciones realizadas en el despacho del ministro en las que se recoge una reunión con el entonces responsable de la Oficina Antifraude de Cataluña en la que hablan de cómo buscar supuestos escándalos de políticos de otros partidos y cómo filtrarlos a medios para desacreditarlos.

Fernández  Díaz nunca ha comparecido en el Congreso para explicar su versión, porque el Gobierno de Rajoy ha sostenido que estando en funciones no puede ser sometido a control parlamentario. El ministro ha asegurado este martes en Radio Nacional que es "víctima" de esa grabación.

Al mismo tiempo que comenzaba la reunión de la Comisión de Interior del Congreso para reprobarle, el ministro Jorge Fernández Díaz entraba por la puerta de la Cámara en dirección a la Sala de los Pasos Perdidos, dispuesto a imponer las condecoraciones a los policías en la celebración de su patrono. La respuesta a la proposición no de ley presentada por la antigua Convergència fue unánime: todos los grupos, a excepción del PP, votaron a favor de su reprobación "por sus acciones y actitudes antidemocráticas y faltas de ética política, en contra de quienes piensan diferente".

Fernández Díaz se refirió al asunto antes de conocer el resultado de la votación, pero a sabiendas de cuál podía ser el resultado. Y respondió a las puertas del palacio del Congreso con un tono un tanto airado. "Los derechos por los que me quieren reprobar tienen dos dimensiones, una política y otra jurídica. La jurídica, la Fiscalía del Tribunal Supremo se ha pronunciado ya en cuatro ocasiones. He sido denunciado por Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), por En Comú Podem y ahora también tengo una querella que ha presentado el señor Xavier Trias (exalcalde de Barcelona) junto a la antigua Convergència. En las cuatro ocasiones la fiscalía ha dicho que no hay indicios para abrir diligencias de investigación en relación con ninguno de los delitos que me imputan, ni malversación de fondos, ni prevaricación ni revelación de secretos, etcétera".

El titular de Interior ha afirmado que, desde el punto de vista político, le preocupa más que "ahora, cuando más se habla de regeneración democrática, ni uno solo de los partidos haya condenado el hecho de que unas grabaciones ilegales, efectuadas hace dos años, se vayan difundiendo por fascículos durante toda la campaña electoral". "Me parece llamativo y lamentable que nadie, nadie, nadie, haya condenado un hecho que atenta contra los mismos fundamentos de la democracia, como que una grabación ilegal se difunda ilegalmente dos años después y en plena campaña electoral de las elecciones del pasado 26 de junio. Echo en falta una condena de quien hizo eso". Y ha rematado: "Por cierto, los hechos no lo avalaron porque ganamos en Barcelona a Convergència, porque los catalanes supieron discernir perfectamente lo que había detrás de esa actuación".

Fernández Díaz, que no ha aclarado nada nuevo acerca de la investigación que supuestamente sigue desarrollando la Policía Judicial sobre quién pudo realizar esas grabaciones en su despacho, ha negado, en cambio, que dijera una de las frases más polémicas de las piezas difundidas, en las que —con relación a un escollo judicial planteado por Daniel de Alfonso acerca de una investigación determinada sobre uno de esos líderes catalanes— él resolvía: "Esto la fiscalía te lo afina". Según el ministro, dice "en fin" y no "lo afina". Y ha añadido: "Quien viene a hablar conmigo a mi despacho puede estar tranquilo porque no será grabado. Una flor no hace primavera".

Las comparaciones con el 'caso Nicolay'

P. O. D.

A modo de comparación, Jorge Fernández Díaz ha aludido al caso Nicolay, una derivada de la investigación sobre Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el pequeño Nicolás, en la que se investiga otra grabación ilegal, también en octubre de 2014, a agentes de la Policía y del CNI que participaban en las diligencias que afectaban a este polémico joven.

Fernández Díaz ha creado un paralelismo entre la grabación en su despacho con la que investiga el juez de Instrucción número dos de Madrid, Arturo Zamarriego. "El juez judicializó el caso y creó una comisión ad hoc que no ha conseguido resultados sobre la autoría", ha expuesto el ministro, haciendo referencia a la comisión policial que encabeza el comisario Marcelino Martín Blas-Aranda y que señala como responsable a otro comisario ya jubilado, José Manuel Villarejo. Ambos terriblemente enfrentados a golpe de grabaciones y jefes en su día de la llamada "policía patriótica".

El fiscal cuestiona la imparcialidad de Martín Blas-Aranda al investigar un caso en el que es también afectado por ser uno de los agentes grabados. En cualquier caso, Fernández Díaz ha recordado —"sin establecer comparaciones"— que otros líderes como la canciller Angela Merkel fueron espiados desde su móvil para terciar que grabaciones de este tipo "pasan con más frecuencia de lo que uno pueda suponer". "Es de difícil control", ha insistido.

Fernández Díaz ha asegurado que continúa a disposición del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para seguir siendo ministro del Interior si así lo estima oportuno. "Son muchos años colaborando con él, con mis virtudes y defectos, que sin duda tengo", ha sostenido. "Si ve que puedo ser útil en esta hora de España, me tiene a su disposición. Me encuentro con fuerzas. Estoy bien, gracias a Dios".

Más información