Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una familia de Almería denuncia que su hijo de 12 años sufre acoso escolar

"Está sedado porque quería quitarse la vida", asegura el padre del menor

Alumnos a la entrada de un Instituto de Educación Secundaria. Ampliar foto
Alumnos a la entrada de un Instituto de Educación Secundaria.

"Mi hijo está sedado porque quería quitarse la vida". Con estas palabras, Jesús Membrives denuncia el acoso escolar que sufre su hijo de 12 años, quien desde el pasado 21 de septiembre dejó de acudir al instituto Inés Relaño de Olula del Río (Almería) donde cursaba 1º de ESO. Ese día, según el relato del padre, el menor sufrió una agresión que le causó lesiones en la espalda y el cuello a manos de otro escolar que, según el entorno de la víctima, tendría 14 años. Membrives asegura que desde la última agresión su hijo permanece encerrado en su cuarto, a base de medicación con ansiolíticos recetados por un facultativo y sin querer hacer nada. "Él está acostado, no quiere ni siquiera ver la tele", ha señalado.

El padre del menor ha criticado que "no se haya hecho nada" para velar por la integridad de su hijo, pese a que, ante su entrada al instituto al inicio de curso, desde la dirección se afirmó que estaría integrado en un protocolo de acoso, informa Europa Press. No obstante, en la misma clase había tres menores que, según la víctima, le han estado acosando desde que tenía ocho años, motivo por el que tuvo que cambiar de colegio durante Primaria, según avanza también este lunes El Mundo.

El progenitor del menor, que tiene diagnosticada una discapacidad psicomotriz de al menos el 33%, ha detallado que ya en los primeros días de instituto el niño fue empujado en el gimnasio por algunos de los presuntos acosadores. Al día siguiente fue cuando, al terminar las clases, uno de ellos "lo cogió del cuello contra la pizarra y no lo soltó hasta que una de las profesoras pudo liberarlo". "Nosotros ya habíamos hablando el fin de semana con el director y le habíamos pedido que los cambiara de clase", ha detallado el padre del niño, quien ha añadido que fue tras esta última agresión cuando se decidió poner una denuncia ante la Guardia Civil tras hablar nuevamente con los responsables del equipo directivo.

Fue posteriormente cuando, a través de la asistencia social, los padres descubrieron que el protocolo por acoso no se llegó a activar "hasta el día 26" de septiembre, si bien la última agresión tuvo lugar cuatro días antes. "El instituto se ha lavado las manos, porque las medidas aplicadas han sido insuficientes", ha añadido el abogado defensor de la familia, Juan Padilla, quien ha anunciado que va a pedir responsabilidades al centro escolar.

La familia ya había denunciado en febrero de este año a varios de los supuestos acosadores, unos seis menores, quienes agredieron "con patadas y puñetazos" al niño cuando se encontraba frente a un establecimiento al que acudió a comprar chucherías, pero la denuncia quedó archivada debido a que los supuestos agresores tienen menos de 12 años y son "inimputables". Junto a este caso, al menos otras dos familias también han denunciado las agresiones que sufrieron sus hijos (uno de ellos supuestamente fue sometido a un abuso sexual que grabaron en vídeo y que también quedó archivado por los mismos motivos).

Ante la última agresión, el letrado ha señalado que la Fiscalía de Menores ya ha abierto diligencias para esclarecer el caso, de forma que los perjudicados se van a personar en el procedimiento. El abogado ha recalcado que ante los casos de acoso a menores la fiscalía está obligada a remitir testimonio a los centros escolares para que actúen según el protocolo de acoso y evitar situaciones similares. "Ha habido un vacío", ha asegurado Padilla, para quien el centro "no ha hecho su labor de prevención" a raíz de los resultados.

Más información