Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos detenidos por la agresión en Alsasua a dos guardias civiles de paisano y a sus parejas

Medio centenar de presuntos 'abertzales' participaron en la paliza. Los agredidos fueron hospitalizados

Imagen de la fachada del bar ante el que se produjo la agresión.

Dos personas fueron detenidas ayer en Alsasua (Navarra) por agredir, junto a medio centenar de individuos, a dos guardias civiles fuera de servicio y a sus parejas. Los cuatro fueron hospitalizados. La Delegación del Gobierno vincula a los agresores con la izquierda abertzale. Todos los partidos —excepto Bildu y Podemos, hasta ayer— y asociaciones de guardias civiles condenaron la agresión. Para el Gobierno de Navarra, que preside Uxue Barkos, estos actos “no tienen cabida en una sociedad democrática”.

El suceso se produjo en la madrugada del viernes al sábado en las inmediaciones del bar Koska, donde los agentes —un teniente y un sargento— se encontraban con sus novias. Primero fueron increpados tras ser reconocidos como miembros del instituto armado. Después, ya en la calle, un grupo de unas 50 personas les propinó una brutal paliza. Como consecuencia de la agresión, uno de los agentes fue intervenido quirúrgicamente por una fractura en el tobillo. Tanto él como las dos mujeres quedaron hospitalizados.

Tras las dos detenciones, la policía foral trabajaba ayer en la identificación del resto de autores. Tanto la delegada del Gobierno en Navarra, Carmen Alba, como la presidenta regional, Uxue Barkos, visitaron a los agredidos en el hospital.

“Agresión fascista”

El ataque desató un amplio rechazo. Los partidos UPN, Geroa Bai (que ostenta la alcaldía), PSN y PP se unieron en la condena. Ciudadanos calificó de “barbarie” la agresión, obra “grupo de verdaderos fascistas, empeñados en destruir la convivencia en Navarra”.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), la de Suboficiales de la Guardia Civil (ASESGC), la Asociación Pro Guardia Civil (APROG) y la Unión de Guardias Civiles también rechazaron la “salvaje agresión”.

La AUGC señaló que, “desgraciadamente”, esta agresión “no es casual” en esta localidad navarra. También denunció que “los actos vandálicos y de hostilidad ejercidos por el entorno abertzale” contra los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad “son constantes”. “Desde hace años llevan soportando, en dicha localidad, insultos, amenazas, mofas o pintadas contra la Guardia Civil”, apuntó esta asociación.

La Unión de Guardias Civiles explicó que la agresión podría estar vinculada al movimiento denominado Ospa Eguna (día de la huida, en vasco), de la izquierda abertzale. Este movimiento pide la expulsión de las Fuerzas de Seguridad del Estado del País Vasco y de Navarra. APROG tildó de “cobardes” a los “muchachitos pseudoterroristas” que habrían agredido a los agentes “en manada, como hienas, embozados”.