Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arsenal de ETA desmantelado iba a servir para un acto de entrega

La banda almacenaba parte de sus armas, como decenas de pistolas, para escenificar una posible entrega

Guardias civiles, camino del desmantelamiento de un zulo.

La policía francesa ha descubierto este miércoles el último gran almacén de material de ETA en un bosque situado junto Compiègne, en el departamento del Oise, al norte de París. Armamento, informes y otros utensilios estaban ocultos en cuatro grandes bidones enterrados, que contienen armas cortas, como revólveres, y escopetas. En total, un centenar de armas. Los agentes quieren determinar si algunas proceden del robo, hace ya diez años, en la empresa Sidam, en la localidad francesa de Vauvert. La operación, según fuentes policiales, se ha desarrollado tras un seguimiento que se inició hace meses en varios puntos de Francia tras la interceptación de algunas comunicaciones. "Hay mucho material y se ha preferido actuar en este momento".

Mapa de localización de Compiégne

Los escasos etarras que aún quedan huidos —una decena, según esas fuentes— estaban reuniendo armas en un solo punto para escenificar un acto de entrega del material ante supuestos intermediarios internacionales, según esas fuentes. Tres de los cuatro bidones, de unos 100 litros de capacidad, estaban llenos. El cuarto, aún tenía espacio para más material. Estaban enterrados a unos 50 centímetros de profundidad y en su interior, ademas del centenar de armas cortas, se han encontrado dos escopetas de caza desmontadas.

Todavía quedan zulos de armas por descubrir. En algunos casos, ni siquiera los etarras en activo conocen su localización.

Las armas que sí han logrado reunir fueron trasladadas a ese bosque a lo largo de varias semanas. Hace bastantes días que nadie se había acercado a ese almacén.

En paralelo, la organización terrorista y algunos políticos franceses cercanos a los abertzales han hecho llegar cartas al Elíseo mostrando su disposición a llegar a un final definitivo de ETA, que anunció el final de la lucha armada hace casi cinco años, pero no su disolución ni la entrega de armas.

Destacados políticos franceses, alguno de ellos próximo al presidente François Hollande, se han mostrado partidarios de explorar las vías de acercamiento y diálogo con los actuales dirigentes de ETA. Otros miembros del Gobierno, por el contrario, han expresado su rechazo a ese acercamiento, que en teoría podría concluir con una entrega de armas. Entre estos últimos se encuentra el primer ministro, Manuel Valls, y el titular de Interior, Bernard Cazenueve, según personas que han seguido de cerca los contactos preliminares.

Esos contactos se han realizado especialmente a lo largo del verano. ETA había transmitido la conveniencia de acelerar el proceso antes de que concluya el actual mandato de Hollande, que termina en mayo próximo. Según todas las encuestas, las elecciones presidenciales del año que viene las ganará la derecha y las posibilidades de ese acercamiento entre el Ejecutivo francés y la organización terrorista serán nulas.

La policía francesa, en coordinación con la española, ha estado al tanto de esas gestiones, pero ha decidido actuar y recuperar las armas del zulo de Compiègne, una localidad de 40.000 habitantes a una hora aproximadamente en coche de París. En el escondite no solo hay armas, sino también material para cometer atentados.

La operación ha sido bautizada con el nombre de Découvert (descubierto o descubrimiento), por la fecha elegida para hacerla: el 12 de octubre, el día en que Cristóbal Colón llegó a América, pero también la fiesta de la Guardia Civil, con cuya colaboración se ha realizado también este hallazgo clave en fase final de ETA.

"La operación sigue en marcha", añaden las fuentes policiales francesas. Durante la misma no ha sido detenida ninguna persona. El Ministerio del Interior considera que se trata de "uno de los zulos estratégicos" de ETA, cuya localización pone de manifiesto "la estrecha colaboración hispano-francesa en la lucha contra el terrorismo".

El último detenido relacionado con las actividades de ETA en las proximidades de París fue Egoitz Urrutikoetxea, hijo de Josu Ternera, histórico dirigente de la organización que participó en las negociaciones con el Gobierno español durante la etapa del presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

El arresto de Egoitz Urrutikoetxea, junto con dos personas más, se produjo en el barrio parisino de Saint-Denis. Sobre él pesaban dos órdenes internacionales de busca y captura. El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, declaró entonces: "Quizás era el único con algo de pedigrí que pudiera ser reclamado para gestionar lo poco que queda de la organización terrorista".

Por otro lado, las autoridades francesas entregarán a España en los próximos meses el archivo histórico de ETA que fue hallado en un zulo en 2004 dentro de la operación en la que fue detenido el dirigente de la banda Mikel Antza y donde se escondía ingente documentación y un centenar de cintas de casete con testimonios de veteranos terroristas e incluso con interrogatorios a empresarios secuestrados.

Se trata de las grabaciones con los interrogatorios de los terroristas a dos empresarios secuestrados, el industrial vizcaíno José Lipperheide, capturado por ETA el 5 de enero de 1982 y puesto en libertad al cabo de 30 días, y Diego Prado y Colón de Carvajal, liberado tras 74 días de un secuestrado que se llevó a cabo el 25 de marzo de 1983.

Más información