Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gestora del PSOE se reúne el lunes para tratar sobre la investidura

El órgano desarrollará funciones ejecutivas hasta que se celebre el Congreso Federal Extraordinario

Los miembros del comité federal que salieron en la madrugada del domingo de la sede del PSOE, divididos y apesadumbrados, volverán a ser convocados en menos de tres semanas para afrontar el voto del partido sobre la formación del Gobierno de España. La gestora que ha tomado las riendas del partido se plantea cómo buscar un consenso para evitar las terceras elecciones, conscientes de la gravedad institucional que tendría una nueva llamada a las urnas y de la enorme debilidad con que afrontaría el PSOE una repetición electoral. Antes, la primera tarea de la gestora será tratar de recomponer la unidad del partido.

Javier Fernández y Pedro Sánchez, en diciembre de 2015.

La gestora del PSOE, que conducirá al partido hasta que haya un congreso y se elija a una dirección, sin fecha definida, empieza hoy su trabajo con una primera reunión al mediodía en la sede federal de Madrid. A esa hora, la mayoría de los miembros de la ejecutiva ya dimitida habrán recogido sus despachos, que serán ocupados por los 10 miembros elegidos en el comité federal más tormentoso y dramático que ha vivido el PSOE en décadas.

En esta primera toma de contacto entre el presidente, Javier Fernández, y el que será su equipo por tiempo indefinido, se articulará la forma de recomponer la unidad del partido, la forma de actuar y las medidas inmediatas. Entre ellas, los posibles cambios de los responsables de los grupos parlamentarios, Antonio Hernando en el Congreso y Óscar López en el Senado. Además, el partido debe iniciar el debate sobre la situación de bloqueo institucional que vive España por la ausencia de mayorías para la formación de Gobierno y la fórmula para evitar las terceras elecciones.

El “no es no” de Pedro Sánchez y los suyos como símbolo de negarse a facilitar el Gobierno a Mariano Rajoy mediante la abstención en el Congreso se ha extendido en sectores del PSOE casi como un dogma. El equipo ganador es consciente de que muchos de los que se han opuesto a Sánchez son tan firmes como los partidarios del exsecretario general en que los diputados del PSOE no deben abstenerse en esa votación.

Además, la dicotomía que estableció Sánchez en la víspera del comité electoral y en su despedida ahonda la dificultad de dar la vuelta a la resolución del comité federal de diciembre pasado en la que se rechazaba facilitar un Gobierno del PP. Su opción era intentar un Ejecutivo alternativo y la de sus oponentes, según sus palabras, facilitar la abstención para que gobierne Rajoy.

En esos términos planteó Sánchez la división del partido, pero perdió por 132 votos en su contra y 107 a favor, con una diferencia mayor de no haber dimitido los 17 miembros críticos de su propia ejecutiva, que no votaron. Por tanto, fue evidente que Sánchez estaba muy en minoría en el comité federal. Hay muy serias dudas, sin embargo, de que esa votación hubiera sido idéntica si se plantea la abstención ante Rajoy.

Los ‘no’ a Rajoy

La primera muestra se produjo ayer. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y su adversaria en las primarias, Nuria Parlon, aseguraron que defenderán ante la militancia “un no rotundo” a que gobierne Rajoy. No hay cambio de opinión en los secretarios generales afines a Sánchez, como Sara Hernández, de Madrid, y Luis Tudanca, de Castilla y León, en el rechazo a la abstención. Y esa es la posición que ayer expresó el consejo político de las Islas Baleares, que preside Francina Armengol.

De entrada, el presidente valenciano, Ximo Puig, afirmó que “el PP no ha hecho nada para merecer la confianza del PSOE” y añadió: “No podemos conformar ni Gobierno de coalición ni ayudar a su instauración en el poder”. El resquicio al debate, no obstante, lo abrió: “La gestora tiene que explicar las posibilidades reales que hay en este momento… y abrir un debate sereno, no fanatizado”. El secretario general del PSOE de Toledo, Álvaro Gutiérrez, tachó de “falso” que el presidente de la comunidad, Emiliano García-Page, esté a favor de la abstención ante Rajoy. “A partir de ahí, todos estamos a disposición de la gestora para que determine lo que es mejor para el partido y para España”.

En intervenciones internas, el presidente de Asturias y presidente de la gestora ha manifestado que “peor que una mayoría del PP era una mayoría absoluta del PP”. Esas fueron sus palabras textuales en el comité federal del 9 de julio. Con ello, dejó bastante clara su opinión de lo que puede pasar si se repiten las elecciones. “No me opongo a un Gobierno con Podemos y Ciudadanos pero es un imposible porque ellos ya han dicho que no”, fueron sus últimas palabras al respecto, el viernes, en la víspera del comité federal en el que fue elegido para estar al frente del PSOE hasta un próximo congreso.

Más información