Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crisis en el PSOE: 15 días de enfrentamientos cada vez más abiertos

La oposición de Vara a la postura de Sánchez el pasado 12 de septiembre aglutinó a los líderes críticos

Miembros de la ejecutiva del PSOE Ampliar foto
Los miembros de la ejecutiva socialista Antonio Pradas y Eva Matarín salen de la sede del PSOE tras presentar su dimisión.

El conflicto que se remonta a poco después de la elección de Pedro Sánchez como secretario general, en julio de 2014, ha explotado en los últimos días. Estos son los principales hitos de la pugna entre Sánchez y barones de su partido.

El 12 de septiembre, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, reclama durante una entrevista que Sánchez convoque un Comité Federal (el máximo órgano entre partidos) para que valore las consecuencias de unas nuevas generales en diciembre. Vara cree que esas elecciones "no son buenas ni para España ni para el PSOE" y añade que "no es posible el no a todo". Otros líderes, Ximo Puig y Emiliano García-Page, también son partidarios de esa reunión del comité federal. La comunicación entre el secretario general y los barones está rota, según el presidente extremeño.  

Susana Díaz emplaza al PSOE a hacer una "oposición útil" y descarta de plano un Gobierno formado en torno a los socialistas. "Siempre he defendido que con 85 diputados no se puede gobernar este país", asegura, y anuncia que a partir de ese momento hablará en los órganos del PSOE, en referencia al comité federal sin convocar y que debería consensuar la postura del partido ante el bloqueo institucional.

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, declara ante los medios el pasado viernes. ampliar foto
La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, declara ante los medios el pasado viernes. EFE

Las declaraciones críticas de Fernández-Vara sirven de aglutinante de otros miembros críticos con Pedro Sánchez. El 15 de septiembre, destacados socialistas arropan al líder extremeño y sus declaraciones, invocando a la libertad de expresión. Facebook, pero sobre todo Twitter, recogen la opinión de la presidenta andaluza, Susana Díaz, expresa en un tuit su "cariño" al compañero. "A los socialistas nos une la fraternidad y el respeto a la expresión libre de nuestras ideas", dice la socialista andaluza. Eduardo Madina, Elena Valenciano o Carme Chacón emiten mensajes similares. El ex secretario general de los socialistas Alfredo Pérez Rubalcaba denuncia el "clima asfixiante" que en su opinión se está creando en el partido.

Desde Ferraz, fieles a Sánchez responden hablando de "sobreactuación" en las muestras de afecto al político extremeño, mientras Sánchez, en plena campaña electoral en Galicia y País Vasco, se reafirma en su 'no' a favorecer un gobierno del PP, sea con Rajoy o con otro miembro popular como candidato.

Susana Díaz da por "seguro", el día 16, que el comité federal del partido socialista se reunirá, una vez pasen las elecciones vascas y gallegas, para decidir la posición del PSOE. A la pregunta de si existe una operación contra Pedro Sánchez organizada por sus críticos dentro del partido. Díaz contesta: "No sé de qué me habla". La posibilidad de un Gobierno del PSOE con apoyo de Podemos y formaciones independentistas levanta ampollas entre la mayoría de dirigentes territoriales socialistas, pero se evita aún el enfrentamiento público. Las elecciones autonómicas refrenan las declaraciones públicas.

Pedro Sánchez y Antonio Hernando durante el pleno del Congreso del martes 27. ampliar foto
Pedro Sánchez y Antonio Hernando durante el pleno del Congreso del martes 27. EFE

Sube el tono

Ya el día 22, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, sube el tono del enfrentamiento y acusa al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de criminalizar a los dirigentes de su partido. Califica de "juego de confesionario" la ronda de contactos del secretario general socialista con los barones regionales. En una entrevista a El Huffington Post, declara que lleva meses sin hablar con Sánchez. García-Page apuesta por un congreso federal.  

Después de varias semanas de incertidumbre, Pedro Sánchez desvela ese día sus planes: pedir autorización al Comité Federal del PSOE para intentar formar gobierno. Pero ni primarias en octubre ni congreso en diciembre: a la manifiesta oposición de Emiliano García-Page se une la del presidente aragonés, Javier Lambán. Después de defender el no al PP, insisten en que los socialistas no pueden buscar una alternativa que suponga depender de los independentistas. Otros dirigentes autonómicos les secundan, pero no públicamente. Antonio Pradas, persona muy cercana a Susana Díaz y miembro de la Ejecutiva del PSOE, manifiesta: "Los ciudadanos no entenderían que nos entretuviéramos en asuntos internos de partido cuando aún no se ha solucionado la gobernabilidad de España”.

El enfrentamiento entre Pedro Sánchez y los líderes territoriales socialistas se vuelve evidente. La balear Francisca Armengol, una excepción, le da su apoyo. Sánchez baraja celebrar primarias y un congreso en los próximos meses.

Fracaso electoral

El desastre electoral en País Vasco y Galicia el 25 de septiembre es un jarro de agua fría para Sánchez. El PSOE pasa de 18 diputados a 14 en el Parlamento gallego y En Marea, fuerza en la que se integra Podemos, lo supera en votos. En el País Vasco, comunidad en la que el PSOE llegó a gobernar, se queda en nueve, siete menos de los que obtuvo en 2012 y 14 menos que en 2009.

Pedro Sánchez comparece en rueda de prensa tras la reunión de la Comisión Permanente del PSOE el pasado lunes.
Pedro Sánchez comparece en rueda de prensa tras la reunión de la Comisión Permanente del PSOE el pasado lunes.

Antes que dimitir por los resultados electorales, Pedro Sánchez anuncia ante la comisión permanente del PSOE, el pasado lunes, que apuesta por unas primarias; se celebrarían el 23 de octubre, previo a la formación de Gobierno. La decisión de Sánchez debe votarse el sábado 1 de octubre, fecha en la que está convocado el comité federal del partido, formado por 35 miembros tras la muerte de Pedro Zerolo y las bajas de dos vocales, y dividido en su apoyo u oposición a los postulados de Sánchez.

El martes, en una polémica entrevista en el programa Hoy por hoy de la Cadena SER, Pedro Sánchez afirma que no se plantea renunciar en ningún caso y abre la posibilidad de unas terceras elecciones, aunque asegura que no las desea, antes que apoyar a un nuevo Gobierno del PP: "Una mala solución es que desde la izquierda, con el voto, se indulte a Rajoy. No puede ser un cuarto de hora más presidente del Gobierno". La alternativa: un Ejecutivo de coalición con Podemos y Ciudadanos. La secretaria de Estudios y Programas del PSOE, Meritxell Batet, cercana a Sánchez, anima a los críticos a presentar candidaturas a las primarias de octubre. Mientras, once diputados críticos muestran su rechazo al congreso frente a cuatro afines al secretario general.

En la mañana del miércoles, Felipe González asegura: "Sánchez me dijo que se iba a abstener. Me siento engañado". El ex presidente del Gobierno se reafirma en su posición y cree que el PSOE debe abstenerse en una investidura del PP. A sus declaraciones se suman las de García-Page, que también se siente "engañado" y carga las tintas: la convocatoria del congreso por parte de Sánchez es una "indecencia". 

El expresidente del Gobierno Español Felipe González interviene en el quinto seminario ampliar foto
El expresidente del Gobierno Español Felipe González interviene en el quinto seminario "Liderazgo en tiempos de crisis", en Santiago (Chile). EFE

Pedro Sánchez sale al contraataque: “Felipe González está en el bando de la abstención. ¿En qué bando está Susana Díaz?”, declara. La líder andaluza reitera su rechazo al congreso exprés que quiere Pedro Sánchez y, a la pregunta de si dará un paso para liderar a los socialistas españoles, responde: "Estaré donde quieran mis compañeros y compañeras, en la cabeza o en la cola de PSOE".

En todas las federaciones se ponen en marcha líneas de actuación para impedir los planes del secretario general y forzar su salida. Finalmente, en la tarde del miércoles, 17 de los 35 miembros de la Ejecutiva socialista presentan su dimisión y se abre una crisis sin precedentes en el PSOE

Más información