Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil ve inconsistente la versión de la madre de Diana Quer

Los investigadores la someten a un “durísimo interrogatorio”

El padre y la madre de Diana Quer, en A Pobra, varios días después de su desaparición.

Los investigadores de la Guardia Civil han dado por concluidas las batidas de monte en la zona de A Pobra do Caramiñal (A Coruña) donde desapareció la joven de 18 años Diana Quer el pasado 22 de agosto. Los agentes se centraron ayer en la madre de la chica, a quien su exmarido, Juan Carlos Quer, puso en el foco de todas las sospechas al anunciar hace más de una semana que un juzgado le retiraba la custodia de su hija menor, Valeria. Según fuentes cercanas a la investigación, la madre de Diana Quer, Diana López-Pinel, fue sometida ayer a “un durísimo interrogatorio debido a las contradicciones en sus declaraciones”.

Durante varias horas los investigadores trataron de aclarar por qué López-Pinel no reconoció enseguida la mala relación que existía entre ella y sus hijas, cuando días antes de la desaparición la madre y la hija menor habían sido atendidas de un ataque de ansiedad en un centro de salud tras una discusión en la que participó Diana Quer. Intentan averiguar cómo es posible que no escuchara a su hija regresar y, presumiblemente, volver a salir de la casa en la que pasaban las vacaciones, una hora más tarde de haberla llamado para ir a buscarla a las fiestas del pueblo. O por qué describió la indumentaria que llevaba su hija esa noche —pantalón corto rosa y camiseta— cuando realmente esas ropas estaban en su habitación, como si se hubiese cambiado antes de volver a irse de casa de madrugada.

El abogado de López-Pinel, Pedro de Bernardo, dijo no poder atender la llamada de este diario; por tanto, no fue posible obtener su versión de los hechos.
Los investigadores manejan una lista de sospechosos o de personas sobre las que existen dudas “entre amigos y conocidos” de la joven, pero no son sus únicas líneas de actuación. También comprueban una a una las matrículas de los vehículos grabados por las cámaras de seguridad de A Pobra aquella noche de fiesta.

Más información