Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía del nuevo Toro de la Vega

El Toro de la Peña, que se celebra este martes, guarda muchas semejanzas con el antiguo Toro de la Vega

Toro de la Peña.  La estatua dedicada al Toro de la Vega, a la entrada de Tordesillas.

El Toro de la Vega se acabó. Este 2016 nace el Toro de la Peña. A las once de la mañana de este martes arranca el nuevo encierro que ha sustituido al polémico torneo medieval, que se celebraba cada septiembre en Tordesillas (Valladolid) desde hace siglos. "Seguro que todo sale bien", ha afirmado el alcalde de la localidad, José Antonio González (PSOE), que ha reivindicado el festejo prohibido por la Junta de Castilla y León: "Nos han dejado huérfanos". Pero, ¿en qué se diferencian el Toro de la Vega y el Toro de la Peña?

Sin alanceamiento

La principal diferencia entre ambos festejos es que, este año, no se podrá alancear al morlaco. Hasta 2015, una vez que el animal entraba en la Vega, los caballistas y mozos a pie perseguían al animal hasta darle muerte. Según recogían las normas del antiguo torneo, en el momento en el que uno de los participantes lanceaba al toro, ya ningún otro podía hacerlo —aunque esta premisa no siempre se cumplió— y este primero debía continuar "enfrentándose" al astado para intentar acabar con su vida.

La Junta de Castilla y León aprobó el pasado mayo un decreto que ponía fin a esta "tradición", según la califican sus defensores. La normativa prohíbe dar muerte en público a las reses de lidia en espectáculos taurinos populares y tradicionales, así como infligirles cualquier herida que tenga por objetivo acabar con su vida. "Por tanto, tampoco se permite lancear al Toro de la Vega", sentencia el Ejecutivo regional. Así que, "por ley, no se podrá lidiar [al animal]", según insiste el programa publicado este año por el Ayuntamiento. El Partido Animalista (Pacma) ha explicado que la legislación vigente recoge que todas aquellas reses utilizadas en festejos "tienen que ser sacrificadas", ya sea en la plaza o en otro lugar.

Mismo recorrido

Pelado, el astado de 640 kilos elegido para protagonizar el Toro de la Peña, saltará a las once de la mañana a Tordesillas. "No será nuestro inmemorial toro de la Vega. Pero tendrá el mismo recorrido que siempre", subrayan los organizadores del festejo en el programa, donde se llama a los vecinos a celebrar unas fiestas con carácter reivindicativo. El morlaco saldrá de la calle de San Antolín, bajará hasta el puente que cruza el río Duero y se adentrará en la Vega. Allí, según lo previsto, permanecerá hasta las doce y media de la tarde, cuando un cohete avise de la finalización del festejo. Entonces, se conducirá al animal hasta los corrales situados en el prado del Zapardiel.

Manifestación y protestas

En Tordesillas volverán a repetirse las protestas. Los defensores del Toro de la Vega han convocado a las diez de la mañana una manifestación en contra del decreto aprobado por la Junta. El pasado junio ya se concentraron en la Plaza Mayor de la localidad cerca de 3.000 personas por su derecho a la "libertad de celebrar la fiesta". Por su parte, aunque los principales colectivos animalistas han anunciado que no se manifestarán este martes en el municipio, las fuerzas de seguridad sí que se prevé que activistas de otras organizaciones antitaurinas lo hagan.

"Ni Toro de la Vega, ni Toro de la Peña"

El día también es el mismo: el Toro de la Peña se celebra el primer martes después del 8 de septiembre, al igual que el Toro de la Vega. Por tanto, la ausencia de lanzadas será la gran diferencia. Pero los animalistas no se conforman. "Ni Toro de la Vega, ni Toro de la Peña", se gritó durante la concentración que se celebró el pasado sábado en la Puerta del Sol de Madrid, donde miles de personas pidieron el fin de los encierros y de las corridas de toros.

Más información