Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vara pide un comité federal “para debatir las consecuencias de unas terceras elecciones”

Pedro Sánchez se comprometió a convocar al órgano de dirección del PSOE “si había novedades” sobre una mayoría alternativa

Guillermo Fernández Vara, la semana pasada en un acto por el Día de Extremadura. Ampliar foto
Guillermo Fernández Vara, la semana pasada en un acto por el Día de Extremadura. EFE

Guillermo Fernández Vara ha reclamado a Pedro Sánchez la celebración de un comité federal en el que el PSOE aborde las consecuencias que tendría la celebración de unas nuevas elecciones generales en diciembre, las terceras en un año. Los socialistas toman sus decisiones de forma colegiada en ese órgano. "Una vez que aparece en el horizonte la posibilidad de unas terceras elecciones, eso no se ha debatido en mi organización", ha manifestado en Antena 3 el presidente de Extremadura, que considera que "no es posible es el no a todo" y cree que otras elecciones "no son buenas ni para España ni para el PSOE".

"Llegado este momento, tenemos que analizar las consecuencias para el país y para el partido de que haya unas terceras elecciones en España. Tengo la necesidad de expresarlo porque me da que es una situación nueva que tenemos que hablar entre nosotros", ha insistido Fernández Vara, el único de los siete presidentes autonómicos del PSOE que se ha pronunciado en público a favor de una abstención que permitiera la formación de gobierno a Mariano Rajoy. Otros líderes territoriales socialistas, como el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, o el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, también se han mostrado a favor de la celebración de un comité federal en el que el PSOE se planteara su posición.

Siete comités federales en siete meses

El PSOE ha celebrado siete comités federales entre el 28 de diciembre y el 9 de julio. "No hay ningún partido político en este país, ninguno, ni Podemos ni PP ni Ciudadanos, que debata tanto como el PSOE. Ahora eso sí, cuando debatimos llevamos las decisiones a rajatabla", puso de ejemplo la semana pasada Pedro Sánchez.

El secretario general de los socialistas no comparte la visión de sus críticos de que la dirección del partido no comparte los pasos que da con los líderes territoriales y las federaciones. "Yo no sé cuántos secretarios generales ha habido que hayan convocado tantos comités federales en tan poco tiempo", reivindicó Sánchez tras la Ejecutiva permanente del lunes anterior.

"En estos últimos siete meses de crisis política hemos celebrado siete comités federales. Yo nunca he negado el debate, al contrario, he compartido las decisiones con el resto de compañeros y las he cumplido", hizo hincapié.

La previsión es que Sánchez convoque al comité federal el primer fin de semana de octubre, una semana después de las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco. El máximo responsable del partido ha dejado entrever que lo haría en las últimas dos semanas. "Cuando haya hechos nuevos que puedan alterar la posición del PSOE convocaré un comité federal", afirmó Sánchez el 29 de agosto, tras verse con Rajoy en el Congreso. "El PSOE es el que más comités federales y ejecutivas realiza, las decisiones que toma el PSOE son colegiadas. En los momentos más críticos hemos realizado debate", abundó entonces.

El lunes pasado, tras recibir el visto bueno de la Ejecutiva para entablar contactos con todas las fuerzas presentes en el Congreso salvo Bildu para buscar una salida compartida y evitar unas terceras elecciones, se comprometió a convocar al órgano de dirección si había algún cambio sobre una mayoría alternativa y que no vinculó a las elecciones gallegas y vascas. Sánchez insistió en que solo iría a la investidura si contaba con los apoyos necesarios. “El PSOE y la dirección federal convocará un comité federal cuando tengamos claro cuáles son las soluciones que ponen todos y cada uno de los interlocutores encima de la mesa y, por tanto, cuando haya novedades sobre cómo desbloquear la situación política a la que nos ha llevado el fracaso de la investidura de Rajoy (...) Desde luego no lo voy a medir en términos de que sean las elecciones vascas y gallegas el 25 de septiembre", afirmó.

La convocatoria del máximo órgano de control del PSOE entre congresos depende de la dirección del partido o de que un tercio de los 295 integrantes del comité federal reúnan un tercio de las firmas de los miembros. Vara ha descartado esta segunda opción, que implicaría un enfrentamiento formal y declarado a Pedro Sánchez. "[La recogida de firmas] Se puede hacer pero es una dinámica perversa, porque divide. Si esto lo vamos a resolver teniendo que pedir firmas para reunirnos, que no tengan ninguna duda que las firmas se conseguirían. Pero ese no es el camino. El camino es que después de una nueva realidad, de una nueva situación, después de una investidura fallida de Rajoy y en un escenario en el que el reloj ha empezado a correr yo quiero tener la oportunidad de que los compañeros valoremos las consecuencias", ha observado el líder territorial.

"Tocar las palmas al líder no es ser leal al líder"

Los socialistas aprobaron por unanimidad en su último comité federal, el pasado 9 de julio, el no a Rajoy, aunque sin una resolución por escrito. Fernández Vara ha reconocido que no habla con el secretario general del PSOE desde entonces. “Probablemente el 50% es decisión suya y el 50% es decisión mía... Él tiene mi teléfono y yo el suyo, es decir, probablemente sea responsabilidad compartida. No es bueno para nadie que no haya un diálogo fluido, pero asumo mi parte de responsabilidad”, ha aseverado. "Desde el minuto uno he intentado, he sido, absolutamente leal a Pedro Sánchez mientras él quiso que le fuera leal. Es decir, mientras hubo diálogo, cercanía y proximidad. Yo voy a seguir siendo leal al secretario general del partido, pero es que la lealtad no es siempre tocar las palmas. Tocar las palmas al líder no es ser leal al líder. Es decir lo que uno piensa dentro de la lealtad a la organización", ha sido la reflexión del presidente extremeño.

Conforme avancen las semanas aumenta la preocupación de los líderes territoriales del PSOE ante unas bases favorables a no a Rajoy. "Que no se engañe: el PSOE no le va a apoyar ni antes ni después del 25 de septiembre", se ha reafirmado Sánchez estos días. Fernández Vara reconoció la semana pasada que no tenía dudas de que los militantes eran cada vez más cercanos a la estrategia de Sánchez en tanto veía una división entre los votantes. La mitad de los electores socialistas no quieren facilitar un gobierno del PP cuando a finales de julio eran solo el 35%, según un estudio de Metroscopia para EL PAÍS. "El PSOE fue grande cuando acercó a los militantes a los votantes, que se encuentren militantes y electores", ha recalcado hoy Fernández Vara.

Cuando unas segundas elecciones eran "la última opción"

El PSOE aprobó en la resolución del comité federal del 28 de diciembre, que sigue vigente, votar "en contra de la investidura de Rajoy y de un nuevo Gobierno del PP". También se rechazaba "de manera tajante, cualquier planteamiento que conduzca a romper con el orden constitucional y amenace así la convivencia lograda por los españoles" durante los últimos 38 años. "La autodeterminación, el separatismo y las consultas que buscan el enfrentamiento sólo traerán mayor fractura a una sociedad ya de por sí dividida", zanjaba, cerrando toda opción de acuerdo con Podemos si previamente no renunciaba a la celebración de un referéndum en Cataluña.

El acuerdo adoptado el Día de los Santos Inocentes partía también de la base de que una nuevas elecciones debían ser "la última opción, porque supondrían un fracaso colectivo". "Los españoles nos han convocado para el cambio, para el diálogo y para el acuerdo. Y los representantes elegidos por los españoles tenemos que estar a la altura de este mandato popular, por encima de intereses partidarios y personales", añadía la resolución.

Finalmente, el 26 de junio hubo nuevas elecciones, tras la investidura fallida de Pedro Sánchez a principios de marzo. El 31 de octubre termina el plazo para que haya gobierno o las generales se repetirán en diciembre, una vez que se inició la cuenta atrás con el intento frustrado de Rajoy del 31 de agosto y el 2 de septiembre.