Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cañamero llega al Congreso: “Hay que ser insumiso contra las leyes injustas”

"Acataré la Constitución, pero con el deseo de cambiarla", asegura el diputado de Unidos Podemos

Diego Cañamero, en el centro, en el Congreso.

El dirigente del Sindicato Andaluz de los Trabajadores (SAT) Diego Cañamero se ha comprometido este jueves a trabajar en el Congreso para que "el cortijo sea realmente del pueblo". Antes de entregar sus credenciales de diputado, el cabeza de lista de Unidos Podemos por Jaén se ha declarado "insumiso" contra las leyes que considera injustas y ha asegurado que acatará la Constitución con la ambición de cambiarla.

"Las leyes tienen que estar al servicio del ser humano y no el ser humano al servicio de las leyes", ha afirmado. "Hay que ser insumiso contra las injusticias y contra las leyes que son injustas. Acataré la Constitución, pero con el deseo de cambiarla y sobre todo de mejorarla". Cañamero, que mantiene relaciones con Podemos desde su nacimiento —presenció el acto de coronación de Pablo Iglesias, en noviembre de 2014—, se ha presentado ante los periodistas como "una persona muy normal". Alcalde de El Coronil (Sevilla) durante una década, el sindicalista ha recordado que se convirtió en cabeza de lista antes de las elecciones del 26 de junio al ocupar el puesto de Andrés Bódalo, encarcelado por una agresión a un concejal socialista en 2012.

"Es una coyuntura que me ha tocado vivir porque el diputado de Jaén era para Bódalo, que está en la cárcel injustamente desde hace tres meses", ha dicho Cañamero, quien aspira a representar la "Andalucía profunda". "No la Andalucía de la pandereta, la pandereta ya hay mucha gente que la representa", ha precisado. "Vengo a representar la Andalucía de Blas Infante, de Carlos Cano [cantautor], de Diamantino García [cura y sindicalista], de Marinaleda de García Lorca".

Cinco horas en Madrid

Por VIRGINIA MARTÍNEZ

Diego Cañamero llegaba a la estación de Atocha (Madrid) solo, sin equipaje, únicamente con unos cuantos folios en la mano. Era la declaración de bienes que cada parlamentario ha de presentar en el Congreso después de recoger el acta. El suyo estaba prácticamente en blanco. “No tengo nada, solo el subsidio de 426 euros”, bromeaba. El diputado de Unidos Podemos por Jaén ha recorrido el kilómetro y medio que separa la estación del Parlamento a pie, recordando algunas de sus visitas a Madrid, como la huelga de hambre que hizo en mayo para pedir la libertad de Andrés Bódalo, al que sustituyó en la candidatura de Jaén. “Lo que ha cambiado entre el 20 de diciembre y el 26 de junio es que Andrés está en la cárcel. Si no, no me hubiera presentado”, ha subrayado.

Junto a dos compañeros de partido, el exportavoz nacional del SAT ha llegado hasta las puertas del Congreso. "Es como cuando te ficha la policía", bromeaba uno de ellos mientras Cañamero se sacaba la foto oficial después de recoger su acta como diputado, haciendo alusión a sus imputaciones. Para el jornalero, los trámites que ha tenido que hacer durante toda la mañana han sido "todo un engorro" al que no está nada acostumbrado. Incluso se ha ido sin el iPad que le corresponde porque no le daba tiempo a formatearlo. Apenas ha estado cinco horas en Madrid y ha comido en casa de un amigo en Vallecas, donde piensa hospedarse cuando tenga que pernoctar en la capital. "Yo soy un hombre del campo, no me gusta nada la ciudad”.

Tras completar el papeleo, el diputado ha entrado al hemiciclo donde preguntaba a quién correspondía cada escaño. “Yo en los del PP no me siento”, manifestaba. Cañamero ha aventurado que cree que sí habrá Gobierno, en una legislatura en la que pretende estar del lado de la sociedad y de la mayoría. “Yo lo que quiero en estos años es trabajar por la justicia y el pueblo, que ha sido el que me ha elegido”, ha aseverado. Asume la “gran responsabilidad” de ser diputado a sus 60 años, aunque no quiere jubilarse como tal, por lo que ha renunciado a inscribirse en la Seguridad Social como parlamentario. “Yo quiero mi paga como jornalero”. No ha respondido a la pregunta sobre si apoya o no a Pedro Sánchez como candidato, como sí hace su partido para un gobierno de izquierdas: “Yo lo que no quiero son políticas que hagan sufrir al pueblo, me da igual quién las haga”.

Cañamero, que ha manifestado su deseo de dedicarse en el Congreso al trabajo en la Comisión de Agricultura, ha prometido cobrar la parte del sueldo de diputado correspondiente a su salario como jornalero y donar el resto. De esta forma, acotará aún más las restricciones de los cargos públicos de Podemos, que no pueden percibir una cantidad superior a tres salarios mínimos, esto es, alrededor de 1.950 euros mensuales.

El nuevo parlamentario, que se caracteriza por su beligerancia con el PSOE, ha contenido el tono. Ha mantenido que, por el momento, los socialistas "han posibilitado que el PP tenga 14 diputados más y que esté a las puertas de gobernar", en referencia a su negativa a formar un Gobierno de coalición con Podemos en la pasada legislatura. Con respecto a la posibilidad de entablar un diálogo con Pedro Sánchez, ha insistido en que lo importante son las políticas. "No interesa cambiar de cara. Es como si vas a un cortijo y lo blanqueas: el dueño sigue siendo el mismo. Hace falta cambiar el dueño para que el cortijo sea realmente del pueblo", ha señalado.

Más información