Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro violaciones en cinco días de Sanfermines

De momento, son siete los abusos sexuales, más un intento de violación; hay 12 detenidos

La cuesta de Santo Domingo, en Pamplona.

Ya son cuatro las violaciones en cinco días de sanfermines, más un intento de violación y siete abusos. Son 12 los detenidos, seis ya en prisión. La campaña del Ayuntamiento y colectivos feministas ha hecho, según el concejal de Seguridad, Aritz Romeo, que se denuncie más: “No creo que en Pamplona esté ocurriendo algo distinto de lo que pasa en otras ciudades en fiestas, simplemente hemos establecido los cauces y hay 3.400 eficientes policías para atrapar a los agresores”. En la edición de 2015 hubo cuatro denuncias por agresión sexual.

La primera agresión sexual la grabaron los presuntos cinco autores con el móvil y la pudo ver el juez de guardia que los mandó a todos a prisión. Son veinteañeros sevillanos, uno de ellos es un guardia civil recién graduado, ahora apartado del cuerpo por su presunta implicación en los hechos y revocado de su primer destino (Córdoba). Entre todos presuntamente inmovilizaron y agredieron a una joven de 19 años sujetándola por las muñecas. Ocurrió la primera noche de estas fiestas taurinas de proyección internacional. Fue el más agrio chupinazo de San Fermín, después del terrible recuerdo de la violación y asesinato de la enfermera Nagore Lafagge en 2008.

Pamplona vuelve a llenar la plaza contra los ataques sexistas

J.D. / P.O.D.

La Plaza del Castillo, escenario de una de las agresiones denunciadas en Pamplona durante los sanfermines, estaba anoche abarrotada de gente concentrada en repulsa a los ataques sexistas de los últimos días. La convocatoria, realizada por asociaciones feministas y peñas, contó con el respaldo unánime de la Junta de Portavoces del Ayuntamiento, el Gobierno foral y el Parlamento navarro. Los pamploneses mostraban de nuevo su rechazo a que sus fiestas internacionales sean un escenario de abusos sexuales.

La cadena de agresiones registradas este año ha llevado a pensar si 2016 está siendo negro en este sentido. Los sanfermines de 2015 se saldaron con cuatro denuncias por agresión sexual. La más grave, la violación de una joven alemana en los baños de un bar mientras los amigos del agresor vigilaban la puerta para evitar que pudiera recibir ayuda. La policía no dio con los agresores. Aquellos hechos provocaron que por, primera vez, el Ayuntamiento se adhiriera a la manifestación convocada por colectivos feministas y peñas. Desde entonces han ido de la mano, y el balance del alcalde Joseba Asirón (Bildu) incluyó el desglose de denuncias por agresiones sexistas y permitió compararlas con las de 2014, que fueron cinco, pese a que ese año no se hizo público.

Hasta entonces eran los grupos feministas quienes contabilizaban las agresiones y animaban a las mujeres a denunciar poniendo a su disposición un teléfono. Hoy el 112 y la caseta del Ayuntamiento en la Plaza del Castillo lo centralizan todo.

La masiva manifestación de repulsa que siguió a esa “violación colectiva”, como la calificó el magistrado, no parece que amedrentara a quienes seguían dispuestos a apropiarse de los cuerpos de las mujeres como de las calles pamplonesas.

Hubo una segunda violación, “con penetración”, manifestada por la víctima ante los agentes de la Policía Nacional. Fue el sábado, de madrugada, en las inmediaciones de la céntrica Plaza del Castillo. La chica es una joven francesa de 22 años que tuvo que ser ayudada por los viandantes y que aseguró no conocer a su agresor, a quien sigue buscando la policía.

La tercera, aunque no ha sido contabilizada por el Consistorio por respeto a la víctima, fue la de una menor de 15 años de la que supuestamente habría abusado la pareja de su madre el sábado.

El cuarto caso grave ocurrió la madrugada del lunes, según los últimos datos oficiales ofrecidos. La víctima es una joven pamplonesa. Denunció ante la policía municipal haber sido violada. De momento, se desconoce la dimensión de la agresión de la que fue objeto y no se ha dado traslado de la denuncia a la Policía Nacional, encargada de realizar las pruebas científicas. Según fuentes de la policía local, el ataque se habría producido en las inmediaciones del parque de la Taconera. Además, la chica habría denunciado el robo de sus pertenencias.

Ante la sucesión de casos de agresiones en las fiestas y los bulos y rumores que han corrido casi más que los mozos en los encierros, la Junta Local de Protección Civil se vio obligada a enviar un comunicado aclaratorio ayer. Se resume en que “desde el inicio de los sanfermines se han presentado en los diferentes cuerpos policiales un total de cuatro denuncias por agresión sexual, una quinta por intento y siete por abusos. Por todos esos actos han sido detenidas 12 personas en total, seis relacionadas con las agresiones sexuales y otras seis con los abusos. También son seis —los cinco jóvenes que grabaron su propia agresión conjunta y el padrastro de la víctima menor— los arrestados que están ya en prisión.

“Se denuncia más”

Desde la concejalía de Seguridad del Consistorio se reconoce la gravedad de los hechos pero se insiste en que no son extraordinarios: “Probablemente ahora se denuncia y se persigue lo que antes no”, indicaba el concejal Romeo. El Consistorio mantiene su objetivo de “tolerancia cero” ante los ataques sexistas y ayer volvió a convocar a una manifestación de rechazo. Los responsables municipales han querido resaltar la utilidad de las cámaras de alta definición que rodean los escenarios festivos y la efectividad de los distintos cuerpos implicados —las policías foral, municipal y nacional—. Mientras Pamplona, una ciudad sensibilizada y movilizada desde hace años contra ese tipo de actos, vive con consternación cada nueva agresión denunciada en sus días grandes.

Más información