Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula de Podemos convoca a IU y a sus alianzas para analizar el fiasco del 26-J

Los socios territoriales de Pablo Iglesias quieren imponer sus prioridades

Pablo Iglesias, el pasado lunes al salir del teatro Goya.
Pablo Iglesias, el pasado lunes al salir del teatro Goya. EL PAÍS

La dirección de Podemos ha convocado este viernes a sus alianzas territoriales y a IU para analizar el resultado del 26-J en un clima de decepción que ya ha reavivado brechas internas. A eso se añaden las agendas y las prioridades de sus candidaturas en Cataluña, en la Comunidad Valenciana o en Galicia. En esta comunidad y en el País Vasco la formación afronta el próximo otoño elecciones autonómicas y sus diputados buscan visibilidad. En el caso de Euskadi, además, la dirección regional puede presumir de haber logrado el sorpassoa la fuerza hegemónica, el PNV, en escaños y en votos.

El partido de Pablo Iglesias debe a IU, En Comú Podem, A la Valenciana y En Marea 30 diputados de los 71 logrados el 26 de junio. Esas coaliciones reclamaron, sin éxito, grupo propio en la campaña del 20-D. En estas elecciones han mantenido su exigencia sin convertirla en una reivindicación central. Todos sus portavoces territoriales son conscientes de que no lo conseguirán. Por tanto, demandarán visibilidad dentro del grupo de Podemos, con la excepción de los cuatro representantes de Compromís, que volverán a integrarse en el mixto.

En Comú Podem logró su victoria más amarga. Volvió a repetir, con 12 escaños, el triunfo del 20-D y mantuvo la misma ventaja de tres diputados sobre Esquerra, de nuevo segunda. Pese a revalidar ese primer puesto, En Comú Podem no consiguió despegar ni cumplió las expectativas al alza que le otorgaban las encuestas. En total, perdió 80.000 sufragios. Xavier Domènech, líder de la coalición, lamentó haber sido objeto de una “durísima” campaña por parte de los partidos independentistas —en alusión a ERC— pese a compartir con ellos la ideología de izquierdas y ser soberanistas. Con toda probabilidad, la confluencia no batallará, como sucedió tras el 20-D, por el grupo propio. Su objetivo prioritario a partir de ahora, al margen de si cuaja un hipotético gobierno de izquierdas que desbanque al PP, es construir En Comú Podem como partido para erigirse en alternativa a Junts pel Sí en las futuras elecciones.

El retroceso de En Marea en más de 65.000 votos y un escaño llega a apenas cuatro meses de las elecciones gallegas. Podemos Galicia apuesta por “democratizar” la confluencia ante esta cita electoral para aplacar el descontento de sus bases y de los nacionalistas de Anova sobre el proceso de las generales. Esta vez, subraya la líder del partido de Iglesias, Carmen Santos, deben celebrarse primarias para diseñar las listas e incorporar a las mareas municipales: “Yo creo que eso quebrará el malestar, es el punto de inflexión que hay que marcar”.

Más información