Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos apunta a la alianza con IU o al miedo a que gobiernen como posibles causas del fracaso el 26-J

Podemos pregunta a sus bases qué factores pueden haber influido, pero no cuestiona el liderazgo

Resultados Podemos 26J Ampliar foto
Pablo Iglesias en el mitin de la noche electoral en Madrid.

La dirección de Podemos, dividida sobre las causas del fiasco del 26-J, ha lanzado un “análisis colectivo de la campaña y los resultados” de las elecciones. Al margen del estudio demoscópico encargado y coordinado por la cofundadora de la formación Carolina Bescansa para determinar qué pudo pasar, el secretario de Organización, Pablo Echenique, quiere recabar las opiniones de las bases y de los círculos o agrupaciones del partido.

El documento-guía en el que la Secretaría de Organización sugiere las claves del debate apunta también a algunas de las causas que llevaron a la coalición Unidos Podemos a perder el pasado domingo cerca de un millón de votos con respecto a los que Podemos e IU obtuvieron el 20 de diciembre. Entre los posibles motivos de la desmovilización figuran el mismo pacto con IU, la estrategia del “miedo” de sus adversarios políticos, las consecuencias del Brexit o la presencia en en campaña de las relaciones que algunos de sus dirigentes tuvieron en el pasado con el Gobierno de Venezuela. Hoy mismo, la justicia española ha vuelto a pedir el archivo de la causa por financiación ilegal de la formación. La fiscalía de la Audiencia Nacional ha desacreditado la denuncia presentada sin matices.

“¿Cuánto pensáis que han influido en los resultados en vuestro territorio y en qué dirección los siguientes factores? ¿Por qué?”, se plantea el documento enviado a la estructura territorial de la formación. “La alianza con IU; la gestión de las conversaciones de investidura después del 20-D; el derecho a decidir; el Brexit; el discurso socialdemócrata; los debates electorales; la mano tendida al PSOE; los audios de Fernández Díaz; los spots electorales; Venezuela; el miedo a que Podemos pueda gobernar; los Ayuntamientos del cambio”.

La dirección, que quiere priorizar el análisis de lo ocurrido en cada territorio, cree procedente preguntar a los círculos si han participado en la campaña y cómo, y considera que los simpatizantes deben pronunciarse sobre la organización de la campaña, responsabilidad del número dos de Podemos, Íñigo Errejón, y las relaciones con IU y otros socios electorales. Ninguna de las preguntas formuladas, sin embargo, cuestiona el liderazgo de Pablo Iglesias ni manifiesta dudas sobre el candidato.

El partido propone a sus simpatizantes sondear a sus entornos sobre once categorías de electores que buscan medir la fidelidad del voto a Podemos y sus alianzas territoriales en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia y a Izquierda Unida. La Secretaría de Organización ha enviado a todos los círculos (incluso los no validados por la dirección nacional) y a todas las ejecutivas municipales para invitarles a celebrar una reunión el próximo miércoles a las diez de la noche para elaborar sus propias conclusiones sobre el 26-J. Esos informes serán enviados a las secretarías de organización autonómicas, que se encargarán de sintetizarlos y remitirlos antes del viernes 8 de julio a las dos de la tarde al departamento que dirige Pablo Echenique.

Este dirigente tendrá, a partir de ese momento, un día para valorar las opiniones recabadas de las bases del partido y sus entornos y plantear un debate en el consejo ciudadano estatal, máximo órgano de la formación entre asambleas, convocado para el 9 de julio.

Más información