Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP quiere negociar Gobierno y cargos institucionales en conjunto

El primer contacto se retrasa para enfriar los vetos de Albert Rivera

El presidente español en funciones Mariano Rajoy a su llegada este martes al Consejo Europeo celebrado en Bruselas.
El presidente español en funciones Mariano Rajoy a su llegada este martes al Consejo Europeo celebrado en Bruselas. EFE

Mariano Rajoy no ha dado públicamente muchas pistas de cómo quiere encarar la negociación con los demás líderes políticos en los próximos días y tampoco internamente en el PP. En el partido, sin embargo, especulan y desde luego han concluido, a la espera de lo que determine el líder, que las negociaciones abiertas tras el 20-D por ejemplo para la renovación de los cargos institucionales (Congreso y Senado) no le salieron demasiado bien para sus intereses. Por eso piensan que ahora deberían emprenderse contactos que incluyeran en el mismo paquete la solución al Gobierno de España y otros aspectos.

Todo depende, en cualquier caso, de cómo resulte la primera toma de contacto de Rajoy con Pedro Sánchez, a finales de esta semana o ya para la siguiente. Si ese encuentro termina bien y el secretario general del PSOE acepta al menos emprender una negociación formal será entonces cuando Rajoy disponga la nominación de una comisión negociadora. Esa comisión, que aún no existe y que tras el 20-D no se llegó ni a formular, se formaría, sobre todo, con determinados miembros y áreas del Gobierno relacionadas con las carteras de Presidencia y Hacienda, que encabezan ahora Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro, porque de lo que se trataría sería de cuadrar un documento de mínimos que debería luego plasmarse en compromisos económicos en los presupuestos para 2017. Se han estudiado los precedentes en Alemania entre el partido de la canciller Angela Merkel (CDU/CSU), que este martes felicitó a Rajoy como otros muchos líderes europeos en Bruselas, y el partido socialdemócrata SPD. Y se ha examinado también el acuerdo labrado en su día entre el primer ministro conservador británico David Cameron y los liberaldemócratas de Nick Clegg. Fueron compromisos con contenidos muy detallados.

Lo que preocupa menos ahora en el Gobierno y el PP son las declaraciones de estos primeros días poselectorales de algunos dirigentes del PSOE y de Ciudadanos repitiendo los mismos vetos a Rajoy que tras el 20-D. Creen que son frases sin más recorrido, propias de un calentón y de no haber digerido bien aún el resultado de las urnas. El propio Rajoy pidió ayer en Bruselas tiempo y tranquilidad para hablar con más calma y privacidad. Esa es una de las explicaciones que se da en el entorno de Rajoy a la posibilidad de retrasar un poco el inicio de las conversaciones en La Moncloa hasta la semana que viene para dar tiempo a que todos los interlocutores se enfríen un poco y especialmente a Albert Rivera.

Sáenz de Santamaría apuntó en ese sentido cuando, primero, apremió este martes al PSOE a dejar gobernar a Rajoy “cuanto antes” y luego pidió a todos los partidos que analicen bien los resultados y comiencen a “trabajar” sobre cuestiones concretas para poder iniciar el diálogo.

Más información