Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asturias: ‘sorpasso’ en votos, continuidad en escaños

La coalición de PP y Foro Asturias seguiría siendo primera fuerza, y Unidos Podemos superaría al PSOE

El electorado asturiano parece inclinarse el 26-J hacia la continuidad. Los datos del sondeo de Metroscopia apuntan a la estabilidad en el mapa electoral del Principado. Los ocho escaños en juego se repartirían sin variación alguna respecto al 20-D: la coalición entre el PP y el Foro Asturias, con el 32,6% de los votos, mantendría sus actuales tres escaños, y Unidos Podemos (con el 28,8%) y el PSOE (20,9%), los dos obtenidos entonces. Ciudadanos, por último, seguiría (14,5%) con el escaño de diciembre pasado.

Intercambio de posiciones en el ranking. La posible novedad podría venir por el adelantamiento de Unidos Podemos a la renovada coalición del PP y el Foro Asturias. Si el 20-D Podemos e IU hubieran concurrido juntos, la suma de ambos habría quedado a tan solo 2.200 votos del PP-Foro, apenas cuatro décimas (30,2% frente a 29,8%).

Los datos del sondeo no avalan para el 26-J una disputa tan reñida. Unidos Podemos conseguiría la segunda posición, desplazando de ella al PSOE, pero no lograría agregar todos los votos que por separado obtuvieron Podemos e IU el 20-D.

Habrá, según los datos, cambio de posiciones: Unidos Podemos se situará detrás del PP —a 3,8 puntos— y el PSOE detrás de Unidos Podemos a 7,9 puntos, aunque empatados a dos escaños cada uno. Ciudadanos mantendrá su actual estatus de cuarta fuerza.

Unidos Podemos y el PP son, además, las opciones cuyos electores respectivos muestran mayor grado de movilización. El 75% de los votantes de Unidos Podemos y el 77% de los del PP manifiestan su voluntad de acudir a votar con total seguridad el 26-J, frente al 64% de los votantes del PSOE y el aún más bajo 55% de Ciudadanos.

Ligero desequilibrio a favor de la izquierda. En 2011, el Partido Popular y Foro Asturias concurrieron por separado a las elecciones. El PP obtuvo el 35,4% de los votos y Foro el 14,7%. Si se les añade el 3,9% de UPyD, el mapa político de Asturias dibujaba —con el 54%— una región electoralmente escorada a la derecha. PSOE e IU sumaban el 43,8%. Diez puntos de diferencia a favor del centro-derecha.

Pero en 2015 los términos se invirtieron: coaligados, PP y Foro lograron el 30,2% de los votos, y la fuerza emergente de centro, Ciudadanos, el 13,6%. El espacio de centro-derecha vio sustancialmente reducido su peso en la región, con una pérdida de 10 puntos. La izquierda, por el contrario, fragmentada en tres marcas (PSOE, Podemos e IU), superó con creces al centro-derecha elevándose hasta el 53,1%. Hoy, esos diez puntos de distancia se verían notablemente reducidos: la diferencia sería tan solo de cuatro. Lo que se mantendría inalterable en las tres elecciones (2011, 2015 y, previsiblemente 2016) es la asignación de escaños: cuatro para cada bloque.

Brecha generacional. Los datos del sondeo confirman la existencia de una profunda brecha generacional como rasgo básico de la realidad política asturiana. Al comparar la intención directa de voto entre las dos categorías extremas del continuo de edad (18 a 34 años por un lado y más de 65 años por otro), las diferencias no dejan lugar a dudas: el 31% del voto joven que se inclinaría hacia Unidos Podemos contrasta con el 11% que la coalición de izquierda conseguiría entre los mayores. La misma asimetría, pero en sentido inverso, se observa en el PP: su reducido 11% entre los jóvenes se compensa con creces con el abultado 35% que obtendría entre los mayores de 65.El PSOE, por su parte, quedaría lejos de Unidos Podemos entre los jóvenes (14% frente al 31%) pero muy por encima, con el 25%, entre los mayores.

Más evidente es aún la brecha generacional entre los partidos emergentes y los tradicionales: el 46% de los jóvenes se inclina hacia Unidos Podemos o Ciudadanos, frente al 29% que lo hace hacia PP y PSOE. En los mayores la asimetría de nuevo se invierte, poniendo de manifiesto la dificultad de los nuevos partidos para penetrar en el electorado de mayor edad: frente al 58% que optaría por PP o PSOE, sólo el 18% lo haría por Unidos Podemos o Ciudadanos.

Un electorado crítico. Los electores asturianos se muestran críticos con los líderes nacionales. El saldo evaluativo de todos ellos es peor que el del conjunto del electorado español. Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias empatan a -50, y Albert Rivera obtiene -15, un saldo 15 puntos inferior al que consigue entre los electores españoles.

En este contexto, la batalla electoral en Asturias es una disputa entre las marcas y su capacidad para poner en valor sus mejores atributos: los hombres y jóvenes en el caso de Unidos Podemos, las mujeres en el del PSOE, los mayores en el del PP y los comprendidos entre los 35 y 54 años en el caso de Ciudadanos. La movilización será decisiva y en este terreno, a día de hoy, Unidos Podemos y el PP llevan cierta ventaja.

Marcos Sanz Agüero es analista de Metroscopia.

Más información