Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amnistía Internacional cree que los refugiados que llegan a España están en riesgo de indigencia

La organización denuncia que el sistema de acogida es arbitrario, discriminatorio e ineficaz

Testimonio de Amira (nombre ficticio), una mujer libia que habla sobre su experiencia en España como solicitante de asilo. AMNISTÍA INTERNACIONAL

Amnistía Internacional ha denunciado este martes que el sistema español de acogida de refugiados es arbitrario, discriminatorio e ineficaz, que no se adecua a los estándares internacionales y que la Ley de Asilo está obsoleta. La organización asegura que con este sistema los refugiados que llegan a España corren el riesgo de acabar en la indigencia a medio plazo o verse abocados a abandonar el país.

En su informe El asilo en España: un sistema poco acogedor, publicado este martes, la ONG internacional hace alusión a vacíos legales y a que instalaciones como los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes de Ceuta y Melilla son un "limbo" en los que los refugiados viven en condiciones de hacinamiento y en los que no se permite el libre movimiento al que tienen derecho.

El estudio se basa en una encuesta de la propia organización y entrevistas a 80 personas refugiadas, como Amira (nombre protegido), una solicitante de asilo libia que tuvo que huir de su país por la persecución sufrida por sus creencias y activismo a favor de los derechos de las mujeres. Solicitó el estatus de refugiada en marzo de 2014 y todavía sigue a la espera de resolución, aunque las ayudas económicas que recibía —manutención, una habitación en un piso, un bono de transporte con 30 viajes y 50 euros al mes para gastos personales— se terminaron a los seis meses. "Socializa, conoce gente", narra que le respondieron sus responsables cuando preguntó qué haría tras quedarse sin ningun recurso.

"España no está dando la bienvenida que se merecen las personas que huyen de la guerra y la persecución, de manera que puedan acceder a una acogida digna, un procedimiento de asilo justo y efectivo y su plena integración", afirma Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

"Las cifras de acogida son ridículas y contrastan con el gran apoyo social que hay entre la población a dar la bienvenida a los refugiados", destaca Beltrán, que añade que en 2015 solo 1.020 personas recibieron algún tipo de protección mientras que más de 16.400 solicitudes siguen esperando. Desde noviembre hasta la fecha, a España han llegado 105 solicitantes de asilo en el marco del programa comunitario de reubicación.

En el informe, Amnistía hace hincapié en que algunas nacionalidades tienen mayores dificultades que otras para que sus peticiones de asilo sean estudiadas. Asimismo, destaca que no hay entrevistas sistematizadas y que las ayudas no se adaptan a las necesidades de los recién llegados. La falta de formación a los funcionarios y de protocolos para detectar casos de especial vulnerabilidad, como víctimas de trata o de abusos sexuales, es otro punto sobre el el informe llama la atención.

También crítica que "no existe una coordinación en el sistema de acogida en los niveles nacional, autonómico y local", con lo que muchos recursos quedan desaprovechados. Finalmente, la ONG concluye que en España las personas refugiadas quedan desamparadas, aun cuando siguen siendo solicitantes de protección internacional.

La ONG ha señalado que más de 1,3 millones de refugiados, 370.000 mujeres, llegaron a la UE en 2015 para solicitar protección internacional. De este número, Alemania ha recibido 476.500; Suecia, 162.400; y Bélgica, 44.600. España, con 14.780, tiene una de las cifras más bajas de solicitudes. El director ha asegurado que "si el sistema de asilo no se cambia, incluso con llegada limitada, no se sostiene y no vamos a cumplir con nuestras obligaciones internacionales".

Para evitar este incumplimiento, Aministía pide al Gobierno en funciones que ponga en marcha de inmediato un plan integral de acogida que incluya, entre otras medidas de mejora, una mayor dotación presupuestaria —según el informe, aunque los fondos para plazas se incrementaron un 2,2% en 2016, de 2008 a 2013 se redujeron partidas que afectaban al sistema de acogida de 300 a 94 millones de euros. Beltrán también se ha dirigido al futuro Gobierno que salga de las urnas tras el 26-J, al que ha solicitado un verdadero compromiso con los refugiados: "No valen las fotos a pie de avión", ha señalado en alusión a las imágenes del aterrizaje de los 105 refugiados reubicados por España hasta mayo, "hay que reformar el sistema de acogida".

España ha reubicado a 105 refugiados de 16.000 prometidos

La semana pasada llegaron dos grupos, uno formado por 20 sirios e iraquíes desde Grecia y otro por 22 eritreos desde Italia —aunque estaban previstos 27, pero cinco se negaron a embarcar cuando ya se encontraban en el aeropuerto de Roma. Junto a las 18 personas que llegaron desde el país transalpino en noviembre de 2015 suman 105 solicitantes de asilo acogidos hasta ahora en el marco del programa comunitario de reubicación, creado para hacer frente al éxodo masivo y la crisis humanitaria generada a consecuencia de las guerras que azotan Oriente Medio.

Esta cifra forma parte del cupo de 586 refugiados que el Ministerio del Interior anunció que España acogería antes de que finalice junio entre reubicados desde Grecia e Italia y reasentados de Líbano y Turquía. A estos dos últimos países se han desplazado funcionarios para "agilizar" los trámites, según Interior.

También procedente de Grecia, está previsto que llegue mañana un cuarto grupo de refugiados, integrado por otros 21 solicitantes de asilo sirios e iraquíes.

En el caso de que las previsiones de que lleguen 586 refugiados antes de junio se cumplan, España habrá reubicado a cerca del 3,6% de los casi 16.000 solicitantes de asilo que el Gobierno se comprometió a recibir ante la Unión Europea entre 2016 y 2017.

Más información