Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias justifica la detención del opositor venezolano Leopoldo López

"Nadie debería estar en la cárcel por sus ideas, pero hay que respetar la legalidad de todos los países"

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, pidió ayer “respetar la legalidad de todos los países” ante la detención del opositor venezolano Leopoldo López. El líder de la formación evitó pedir su excarcelación y aseguró que no tiene los elementos para saber si su condena es justa o no lo es. “Nadie debería estar en la cárcel por defender sus ideas. Ahora bien, si se probara que alguien ha cometido delitos de terrorismo, pues entiendo que es sensato que pueda estar en la cárcel. No sé si es el caso”, afirmó Iglesias en Radio Nacional.

Pablo Iglesias, líder de Podemos, el martes en Madrid.

La dirección de Podemos quiere evitar que la grave crisis que atraviesa Venezuela esté en la campaña de las elecciones del 26 de junio. Puesto que sus adversarios políticos, del PP a Ciudadanos, pasando por el PSOE, exigen a sus máximos dirigentes explicaciones sobre las relaciones que en el pasado mantuvieron con el Gobierno de Hugo Chávez, Iglesias y su equipo se ven obligados a hacer equilibrios. Han evitado una condena contundente a la gestión del actual presidente, Nicolás Maduro, pero admiten que la situación del país es preocupante. Iglesias incidió en que “no es razonable que en Venezuela o en cualquier país haya presos políticos” y dijo que “ojalá el señor Leopoldo López pueda ser noticia porque compita en un proceso electoral”. Lo hizo después de que Alberto Garzón, portavoz de IU y número cinco de la lista Unidos Podemos por Madrid, cargara abiertamente contra la oposición venezolana, acusando de golpista a López.

“Creo que efectivamente hubo un juicio en el que se le condenó por esto. A mí no me gusta que alguien que es conocido por ser representante de una fuerza política pueda acabar en la cárcel. En cualquier caso creo que en este caso hay que respetar la legalidad de todos los países”, mantuvo el líder de Podemos.

Iglesias no fue tan directo como Garzón, pero sí rechazó sin matices que Venezuela se convierta en uno de los ejes de esta campaña. La iniciativa sobre esta cuestión ha sido del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha viajado a Caracas para mostrar su apoyo a López. Durante su visita, la Asamblea legislativa de Venezuela pidió a Podemos que explique si recibió fondos de los Gobiernos de Chávez o Maduro. Iglesias dejó claro ayer que él y su formación responden ante los tribunales españoles, que han desestimado todas las denuncias de financiación ilegal presentadas hasta ahora. “Las cinco veces que se ha denunciado a Podemos por financiación ilegal, el Supremo ha dicho que eso no se sostenía”, defendió. “En España las denuncias de financiación ilegal las resuelven los tribunales españoles, no las asambleas legislativas de terceros países. A nosotros cuando se nos denuncia damos las explicaciones en los tribunales españoles como a todo el mundo le ocurre en España y como debe ocurrir cuando funciona la ley”, abundó.

“Creo que Margallo tiene razón”

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, defendió ayer que el papel de España en su relación diplomática con Venezuela debe ser el de mediar entre las partes. El secretario general del partido emergente aseguró que está de acuerdo con el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, el popular José Manuel García-Margallo.

Cuando el señor Margallo dijo que hay que templar gaitas creo que tenía razón”, afirmó Iglesias, quien mantuvo que los europeos deberían estar preocupados por el auge del Frente Nacional en Francia o de la ultraderecha en Austria en lugar de asuntos internos de Venezuela. Varios de los dirigentes de Podemos mantuvieron en el pasado vínculos con el Gobierno de ese país.

“Condicionar la campaña”

Iglesias ve legítima la decisión de Rivera de viajar a Venezuela —“Yo creo que cada uno puede elegir hacer campaña electoral allá donde quiera”, dijo—, aunque le parece impropio de un candidato a La Moncloa.

“A mí me parece muy sensata la visita del expresidente de España”, dijo en referencia al socialista José Luis Rodríguez Zapatero, “que efectivamente está ejerciendo su papel de expresidente mediando entre las partes”. “Otra cosa distinta”, agregó, “es que candidatos a la presidencia del Gobierno entiendan que a un mes de las elecciones hablar de España es una cuestión secundaria y quieran utilizar asuntos de política interna de terceros países para intentar condicionar la campaña”.

Iglesias cree que España debe actuar “con sensatez, asumiendo lo que han dicho los países de Unasur, lo que ha dicho Ban Ki- moon y el papa Francisco, que es que hay que mediar entre las partes”. ¿Se ofrecería como mediador?, le preguntaron en RNE. “Fíjese, yo a lo que me ofrezco es a ser presidente del Gobierno. Cuando lo sea, le aseguro que mi ministra o mi ministro de Exteriores trabajará para asegurar que España tenga una relación de amistad con todos los países latinoamericanos”.