Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega a España el primer grupo de 20 refugiados reubicados desde Grecia

Proceden de Siria e Irak y forman la avanzadilla de un contingente de 150 refugiados que el Gobierno va a acoger antes de julio. Han llegado pasadas las 13.00 a Barajas

Llegada a Madrid de los refugiados procedentes de Grecia.

Un grupo de 20 solicitantes de asilo de origen sirio e iraquí aterrizó este martes en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas procedente de Grecia para ser acogido en el marco del programa europeo de reubicación de refugiados. El Ministerio del Interior prevé traer antes de julio de este año a un total de 586 personas desde Italia, Grecia, Líbano y Turquía, un contingente que supondrá en torno al 3,6% de los casi 16.000 desplazados que el Gobierno se comprometió a reubicar entre 2016 y 2017. Para hoy está prevista la llegada de otros 27 desde Italia.

La mayoría de los recién llegados bajaba sonriente del autobús que les trasladó del avión hasta la terminal del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en el que habían aterrizado poco después de las 13.00 procedentes de Atenas. El grupo de refugiados estaba formado por siete hombres, cinco mujeres y ocho niños. Uno de los pequeños lucía una camiseta del Barcelona, mientras una niña de unos cuatro años celebraba con un baile la llegada a su destino. Entre ellos hay tres familias, además de una mujer y tres hombres que viajan solos.

Proceden de Siria (13) e Irak (7), países desangrados por sendas guerras civiles que se han convertido en un manantial de desplazados que huyen del horror. Los 20 llegados este martes a Madrid forman una pequeña avanzadilla del grueso de refugiados que el Gobierno español prometió reubicar ante la UE desde Grecia e Italia, un compromiso que le ha ocasionado críticas por parte de Bruselas, diversos partidos y colectivos sociales debido a la lentitud del proceso. Hasta este martes, solo 18 de los casi 16.000 acordados habían llegado a España desde Italia el pasado noviembre.

Ahora, el Ejecutivo ha dado muestras de querer dar fluidez al ritmo de llegadas. El grupo recién aterrizado este martes de Grecia es el primero de un total de 150 refugiados que el Gobierno prevé reubicar antes de julio desde el país heleno. A estos se suman otros 50 que trasladará desde Italia —la llegada de los primeros 27 está prevista hoy—. Además, el Ministerio del Interior desveló que desde marzo está gestionando con ACNUR el reasentamiento de 285 refugiados desde Líbano y de otros 101 desde Turquía. Con este fin, ha enviado funcionarios a dichos países para “agilizar la llegada de estas personas” a España. Así, si las previsiones se cumplen, hasta mediados de junio serán reubicados en España un total de 586 refugiados.

Colabora

Llega a España el primer grupo de 20 refugiados reubicados desde Grecia

¿Conoces Refugio del Sonido? Colabora online con Médicos Sin fronteras en esta crisis. Descarga aquí por solo 2.95€ cada disco de la colección de EL PAÍS. Todos los beneficios serán donados a esta causa.

Hasta el aeropuerto de Barajas se desplazaron el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y la secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral, junto a miembros de las organizaciones encargadas de la recepción. Dieron la bienvenida a pie de pista a los recién llegados. Fuentes de Interior señalaron que todos llegaron “contentos y agradecidos por la acogida”.

Tras hacer los trámites pertinentes, la mitad fueron trasladados a Barcelona, donde será atendidos por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Otros nueve fueron enviados a Zaragoza, seis de ellos —una familia con cuatro hijos de origen kurdo-iraquí— a un piso de Cruz Roja y otros tres sirios a un centro de la ONG Accem. A otro centro de esta última organización, ubicado en Sevilla, fue trasladada una mujer embarazada.

Según precisaron las ONG, el protocolo de acogida es el que se aplica al resto de refugiados que han llegado por otras vías y que han solicitado asilo. En un principio, la prioridad es que recuperen su estabilidad emocional, la salud y tramitar las cuestiones jurídicas relativas a la reubicación. En cuanto se establecen se les ofrece permanecer en un piso o centro de acogida  y tienen ayudas durante un plazo máximo de un año. Se les brinda manutención, asistencia psicológica, legal, orientación laboral y se les dan clases de castellano y de catalán en el caso de los que van a Cataluña.

Los destinos de los asilados son establecidos por el Gobierno en coordinación con las comunidades autónomas y las organizaciones de acogida, según explicaron desde Accem. Los criterios de distribución obedecen a posibles vínculos personales, el perfil de los refugiados, a que las instalaciones cuenten con plazas y espacio suficientes para albergar a las familias y a que haya un equilibrio en el reparto entre los distintos territorios.

Ninguno va a Valencia

Algunos dirigentes autonómicos, sin embargo, criticaron al Gobierno central por la organización de la acogida. El presidente valenciano, Ximo Puig, destacó el hecho de que ninguno de los 20 refugiados que llegaron este martes a España fuera trasladado a la Comunidad Valenciana, circunstancia que achacó al “resultado de una política cínica” y de un Gobierno que “prohíbe la solidaridad”. En este sentido, recordó que el “barco de la esperanza” promovido a principios de año por su Gobierno y financiado por la sociedad civil valenciana para trasladar a 1.400 refugiados “está atracado por el bloqueo insolidario” del Ejecutivo central, que no dio permiso para su partida.

Por su parte, la consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia de la Generalitat catalana, Dolors Bassa, acusó al Gobierno de poner “complicaciones” para traer a refugiados a Cataluña, que dispone, según señaló, de capacidad para acoger hasta 1.800 personas de inmediato. En su cuenta de Twitter, la consejera escribió: “Hoy llegan 10 personas refugiadas a Cataluña. Aquí estamos preparados para recibir muchas más, pero todo son complicaciones por parte del Estado”.

En apartamentos y hoteles en Grecia

EFE

La mayoría de los refugiados que forman el primer contingente proveniente de Grecia vivía en apartamentos y hoteles facilitados para solicitantes de asilo en Atenas, y por tanto forman parte de una minoría relativamente privilegiada puesto que no han pasado su estancia en el país heleno en campamentos militares, acampados en la calle o en centros de detención, según informa Efe.

Uno de ellos, Nafia Bedredín, padre de familia iraquí, tenía trabajo en su ciudad pintando casas pero lo dejó todo atrás para huir de la guerra junto a su esposa y sus cuatro hijos, dos niñas y dos niños, el más pequeño de tan solo 5 meses.

"Sobre España no sé mucho, solo decir hola, pero estoy feliz de ir", ha contado sonriendo Bedredín mientras esperaba en el aeropuerto para embarcar.

En el grupo no viajan solo familias, también tres hombres que van solos y una mujer. Se trata de Demia, una ciudadana iraquí ciega, cuya pareja, Khalib, un alemán de procedencia árabe que vive en Berlín, ha pasado los tres meses que ella ha estado en Grecia acompañándola e intentando llevarla a Alemania con él, algo que no ha podido conseguir.

"Me dijeron que no podía ser, que no hay más plazas en Alemania, pero seguiré intentándolo", ha explicado Khalib.

Más información