Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El periodismo entra en la Academia de Jurisprudencia

Pedro Crespo de Lara, elegido académico de número en la última sesión

Pedro Crespo de Lara, en una imagen de archivo.
Pedro Crespo de Lara, en una imagen de archivo.

Se decía en la dictadura franquista que la mejor ley de prensa es la que no existe. Fue un axioma que no pudo escribirse, por la censura, cuando aquel régimen totalitario aprobó la suya con mano de hierro, de la mano de Manuel Fraga Iribarne, su ministro de Información y Turismo. Ocurrió en 1966 y llovieron todavía multas, represalias y muchos cierres de periódicos y revistas. Ya en democracia, Pedro Crespo de Lara hizo el recuento en un libro considerado un clásico en la literatura periodística. Se titula El artículo dos, sobre la norma trampa con que Fraga manejaba los medios de comunicación nacionales e impedía que entrasen en España los periódicos que disgustaban al Gobierno.

"La libertad de expresión no tendrá más limitaciones que las impuestas por las leyes", proclamaba aquel artículo en su primer punto. El segundo detallaba "las limitaciones". Eran, entre otras, "el respeto a la moral vigente, el acatamiento a la Ley de Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales y el debido respeto a la Instituciones y a las personas".

Mucho se ha escrito desde entonces sobre los medios de comunicación y la libertad de expresión. También han proliferado las facultades de periodismo, 40 en toda España, con cientos de doctores repensando sobre materias hasta hace medio siglo impensables. Lo que no se había producido es la entrada de esa especialidad, tan vital en democracia, en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Acaba de suceder, de la mano del periodista y abogado Pedro Crespo de Lara, elegido académico de número en la última sesión plenaria del organismo.

Iniciado en el mundo de la prensa en 1968, cuando entró en el diario Informaciones que dirigía Jesús de la Serna, Crespo de Lara (Cabezón de la Sal, Cantabria, 1935) fue más tarde uno de los fundadores la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) y su secretario general entre 1978 a 2000, además de vicepresidente del World Press Freedom Committee durante cuatro mandatos.

También ha sido profesor titular de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y dos veces decano del Colegio de Abogados de Madrid. Además de El artículo dos, ha publicado La prensa en el banquillo, Los Consejos de Prensa, La empresa periodística en vivo y El diario Informaciones, la década del cambio.

Autor también de cinco libros de poesía, acaba de publicar el segundo tomo de sus memorias con el título Triunfó la libertad de prensa. Dos veces decano del Colegio de Abogados de Madrid, Crespo de Lara ha sido vocal del Consejo Superior de la Abogacía, cónsul honorario de la República de Corea y secretario general del Cuerpo Consular de Madrid.

Presidida por José Antonio Escudero, la Academia de Jurisprudencia y Legislación tiene una veintena de secciones, pero ninguna sobre los derechos de expresión o comunicación de masas. Entre el medio centenar de miembros destacan Landelino Lavilla, Ángel Sánchez de la Torre, Manuel Pizarro, Rafael Mendizábal, Lorenzo Martín-Retortillo y Encarnación Roca, entre otros.