Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP teme que IU y Podemos le arrebaten hasta cinco escaños

Los populares centran el duelo de Rajoy con Iglesias para hacer el vacío a Rivera y debilitar a Sánchez ante futuros pactos

Podemos IU
Los líderes de IU y Podemos, Alberto Garzón y Pablo Iglesias.

Mariano Rajoy y los máximos dirigentes del PP apenas se prodigan estos días en ataques contra Pedro Sánchez ni contra Albert Rivera. El objetivo número uno de sus diatribas es Pablo Iglesias, Podemos, Izquierda Unida y el viejo comunismo. Las razones son varias. Por un lado polarizar la campaña entre dos fórmulas muy extremas, la sensatez y madurez frente a la radicalidad, para meter miedo y movilizar al votante popular desencantado. Con el mismo mensaje se pretende, además, hacer el vacío al socialista Sánchez y también a Albert Rivera y Ciudadanos, para debilitarles de cara a futuros pactos poselectorales. El PP calcula que la nueva alianza de Podemos e IU puede disputarle, en las mismas condiciones teóricas de voto que el 20-D, cinco de los últimos escaños que se decidieron por restos a su favor en las pasadas elecciones.

El PP lo ha ensayado casi todo contra el auge de Ciudadanos. Ahora toca focalizar el debate de Rajoy con Iglesias, marginar a Sánchez y Rivera, y esperar que las urnas dejen el escenario obligado para el pacto con el PSOE o con Ciudadanos.

Mientras, el comité de campaña del PP estudió ayer al detalle la situación en las llamadas provincias prioritarias. El director de ese gabinete, Jorge Moragas, cuenta con un informe sobre el reparto de votos y del último escaño en una decena de provincias en las elecciones del 20-D tanto a favor del PP como en contra y por apenas unos centenares de papeletas.

Por menos de 1.000 votos

La preocupación ahora se centra en cinco circunscripciones (Málaga, Valencia, Sevilla, Granada y Asturias) donde la alianza entre Podemos e IU podría arrebatarles ese último diputado que el 20-D ganaron por poco. En Málaga, IU se quedó entonces a menos de 1.000 votos de hurtar ese escaño al PP y en Granada esa pelea se resolvió a favor de los populares también por unos centenares de papeletas.

¿Sorpasso al PSOE o formar gobierno?

Javier Casqueiro

La alianza entre Podemos e IU preocupa en el PP porque se convierte en un rival más que serio incluso para formar gobierno tras el 26-J, como admiten fuentes de la dirección del partido y del comité de campaña. En el PP se han analizado así unas declaraciones el martes de Carolina Bescansa, la responsable del programa de Podemos: “Vamos a apoyar a Pablo Iglesias en su candidatura a la Presidencia del Gobierno hasta el día 26 de junio y después es lógico que los partidos que tienen más votos lideren la formación de Gobierno”. En el PP entendieron que Podemos no se conforma con el 'sorpasso' al PSOE sino con el combate de los sufragios porque piensan que con la actual ley electoral pueden tener menos diputados pero más votos que los socialistas.

En el PP matizan que todas las elecciones son diferentes, que las coaliciones no deben presuponer matemáticamente ningún resultado por anticipado y que hay que tener en cuenta muchos factores antes de dar por buena la aritmética de que los cinco millones de votantes de Podemos el 20-D más el casi millón de IU da un balance futuro de seis millones. Nadie puede asegurar que vaya a ser así ni lo contrario.

Los analistas del PP se fijan en primer lugar en el grado de participación electoral que lo trastoca todo. El 20-D la participación subió hasta el 73%, casi cuatro puntos por encima de la de 2011. La mayoría de las encuestas vaticinan ahora una afluencia menor. Para que las predicciones no fallasen se tendría que producir el 26-J además de la misma participación un nivel de voto para el PP similar al de diciembre y lo mismo para el resto de los partidos en disputa. Demasiadas hipótesis.

En el diseño de la campaña de Rajoy, en cualquier caso, sí se está teniendo muy en cuenta el mapa en rojo de esa decena de provincias prioritarias. El candidato del PP tendrá en esta ocasión más tiempo para visitar en persona y pasear por la calle en esas provincias de tamaño medio o bajo, del mundo rural, donde se encuentra además personalmente muy cómodo.

Ayer el PP distribuyó por las redes un vídeo de su última visita el martes a Navarra y Logroño, con imágenes inéditas y Rajoy ensalzando España. El presidente en funciones aprovechó para lanzar además y sobre lo que pueda ocurrir el 26-J uno de sus particulares augurios: “Me gusta España, hablar con la gente, y bueno, vamos a ver qué pasa. El sentido común, la mesura y la moderación siempre ganan”.

Más información