Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Detrás de las cifras de desaparecidos faltan los rostros y las historias”

Lilia Saúl y Ginna Morelo obtienen el premio a la mejor cobertura multimedia por un trabajo publicado por El Universal de México y El Tiempo de Colombia

La periodista mexicana Lilia Saúl, una de las premiadas por 'Desaparecidos'.
La periodista mexicana Lilia Saúl, una de las premiadas por 'Desaparecidos'.

A finales de 2015 las cifras oficiales de desaparecidos en México superaban las 26.000 personas. Números, estadísticas. Lilia Saúl y Ginna Morelo las han humanizado, y han logrado con su trabajo el premio Ortega y Gasset a la mejor cobertura multimedia. En Desaparecidos, un proyecto publicado por El Universal de México y El Tiempo de Colombia, descubren las historias que hay detrás de este drama social. Como la de un joven chef mexicano que se unió al ejército en unas labores humanitarias. "Nunca llegó a su destino. Desapareció tal cual. Su madre nunca más supo de él", narra Saúl.

Ambas periodistas echaban en falta los rostros detrás de los datos. Lilia Saúl explica que ese fue el principal motor que las impulsó a embarcarse en el proyecto. "Como ese muchacho, hay muchos otros casos. Además, es una doble tragedia: desaparecen y encima el ejército los tacha de desertores". Este trágico panorama no solo está cada vez más vigente en México. El trabajo surgió, en gran medida, porque vieron muchas semejanzas entre su país y Colombia. "La situación está muy mal. Y, lo que es peor, las estadísticas cada vez se engrosan más, sin que las autoridades hagan nada por evitarlo".

La pasividad de las instituciones agrava más aún la problemática, denuncia Lilia Saúl. "Hay mucha gente que ni siquiera forma parte de las estadísticas. Su familia no se atreve a denunciar por miedo a las represalias. El caso Iguala es solo una mínima parte, en infinidad de casos las autoridades están implicadas de alguna manera en las desapariciones".

Saúl también incide en que son las madres "las que tienen que hacer el trabajo que le corresponde a los cuerpos de seguridad para encontrar a sus hijos". Una labor que, desgraciadamente, no suele dar sus frutos, según señala Saúl. "Pocas personas acuden al ministerio público para registrar que han encontrado a su familiar desaparecido. Pero, según las estadísticas, la cantidad de personas de las que se encuentra algún rastro es mínima. No llega a los 6.000".

Toda esa información está recogida en Desaparecidos y gracias a ella el jurado ha premiado este "gran trabajo de denuncia". Las galardonadas esperan que les abra camino para seguir completando la investigación, y para facilitarles la difusión de su próximo proyecto. "Estamos creando una cobertura de desapariciones de mujeres en el D. F. y en el Estado de México, que parece que no existen, y cada vez es un problema mayor", apunta Saúl. Y agradece el reconocimiento. "Es muy buen momento. El premio se entrega en mayo, y en mayo hay muchas madres que están de luto".