Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barberá orientó a Urdangarin sobre dónde presentar los Valencia Summit

La exalcaldesa de Valencia asegura que se desentendió del proyecto tras recibir en su despacho al cuñado del Rey y a su socio Diego Torres

Rita Barberá, este martes, en la Audiencia de Palma.

Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia, ha reconocido este martes que orientó al cuñado del Rey, Iñaki Urdangarin, y a su socio Diego Torres para que presentasen las jornadas Valencia Summit a la fundación Valencia Turismo, dependiente del Ayuntamiento, y a la empresa Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA), propiedad del Gobierno autonómico. "Yo lo sugerí", ha dicho Barberá, que ha indicado que esas eran las entidades encargadas de potenciar la imagen turística de Valencia. "Era allí donde debían presentar el proyecto y concretar", ha insistido.

Barberá, que ha declarado este martes en la trigésima sesión del juicio del caso Nóos que tiene lugar en Baleares, ha negado haber mantenido reunión alguna en el palacio de La Zarzuela con Iñaki Urdangarin y Diego Torres para hablar de un evento que reportó al Instituto Nóos 3,1 millones de euros por las ediciones de 2004, 2005 y 2006. "He estado muchas veces en La Zarzuela, pero nunca he estado con ellos [Torres y Urdangarin]", sentenció.

La senadora del Partido Popular ha indicado que solo mantuvo una reunión en su despacho en enero de 2004 con el cuñado del Rey y su socio. "Yo escuché la propuesta que tenían [Urdangarin y Torres] para Valencia. Me pareció que estaba incompleta y pedí que la completasen", ha explicado Barberá, que ha relatado que a partir de ese momento se desentendió. "Yo no hablé nada de precio" ha enfatizado la exalcaldesa de Valencia, que ha negado que diese cualquier tipo de indicación, orden o instrucción a su entonces vicealcalde Alfonso Grau, que se sienta en el banquillo y para quien la acusación particular pide una pena de 11 años de cárcel por facilitar el contrato a Nóos.

Según ha declarado Barberá, con posterioridad, también fue invitada a una comida organizada desde el Gobierno valenciano para hablar del proyecto de Juegos Europeos con los dirigentes del Instituto Nóos por motivos protocolarios. Barberá también ha dicho que tuvo en esos años otro encuentro con Urdangarin en el Palacio de Cervelló, una dependencia municipal, aunque sin saber precisar ni cuándo ni en qué contexto. Lo que sí ha explicado la exalcaldesa es que no tuvo ninguna reunión formal con el presidente valenciano Francisco Camps para hablar de los Valencia Summit y que solo hubo algún comentario informal en sus encuentros.

"Me gustaría muchísimo que me creyeran, que en el momento en el que finaliza la reunión en mi despacho con el señor Urdangarin y el señor Torres, para mí, en ese momento, de verdad, acaba mi preocupación y ocupación en los Valencia Summit", ha insistido Barberá, que ha recalcado que su atención estaba centrada entonces en la organización y financiación de la Copa del América y en la campaña electoral y el posterior cambio de Gobierno.

La relación con Grau

Durante su declaración, Barberá ha dado por hecho de que el patronato de la fundación Valencia Turismo actuó correctamente. Respecto a su entonces vicealcalde y presidente del patronato de la fundación Valencia Turismo, Alfonso Grau, la popular ha admitido: "Hemos sido colaboradores mucho tiempo; hemos tenido una buena relación que ha llegado hasta hace unos meses por diferentes causas que no vienen al caso [en relación con la operación Taula]".

A preguntas de las acusaciones, Barberá ha explicado que recibió al esposo de la infanta Cristina y a Torres tras recibir una llamada del expresidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Juan Antonio Samaranch a finales de 2003. En esa conversación, según Barberá, Samaranch le planteó la conveniencia de que Valencia acogiera eventos para proyectar su imagen internacional tras haber conseguido ser la sede de las regatas de la Copa del América. "Juan Antonio Samaranch me habló de lo bueno que era para una ciudad que tenía una celebración de altísimo nivel que utilizase esta oportunidad para proyectar la ciudad al mundo", ha narrado Barberá.

En el marco de esa conversación, Samaranch le recomendó a Iñaki Urdangarin como una persona que podía analizar y potenciar el impacto de un gran acontecimiento deportivo en las ciudades. "Los valencianos no sabían mucho lo que era la Copa del América pero si sabían que algo bueno le iba a pasar a Valencia", ha dicho Barberá.

Para Rita Barberá una de las cuestiones que más le llamó la atención de la reunión con Urdangarin y Torres fue que el Instituto Nóos se presentaba como una organización sin ánimo de lucro. Tras la reunión en su despacho con los responsables de Nóos, la exalcaldesa de Valencia ya no hizo un seguimiento de la propuesta ni de cómo iba a salir adelante, según ha declarado.

Durante la sesión también ha declarado como testigo el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera, que como portavoz parlamentario de Compromís remitió un escrito a la fiscalía sobre supuestas irregularidades en el proyecto de Juegos Europeos. Un evento, presupuestado por Nóos en seis millones de euros, que no se llegó a celebrar aunque Urdangarin y Torres cobraron casi 400.000 euros del Gobierno valenciano.

Más información