Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cita al embajador francés por los ataques contra camiones de vino español

Un grupo de productores galos vuelca cinco vehículos con caldos procedentes de la Península

El ministro José Manuel García-Margallo, rinde homenaje a las víctimas de la última dictadura de Argentina, este martes en Buenos Aires.
El ministro José Manuel García-Margallo, rinde homenaje a las víctimas de la última dictadura de Argentina, este martes en Buenos Aires. (EFE)

El Gobierno español ha citado este miércoles al embajador francés, Yves Saint-Geours, para expresarle su "profunda indignación" por los ataques perpetrados contra camiones españoles en Francia, según ha anunciado este martes en Buenos Aires el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo.

El jefe de la diplomacia española, que se encuentra en visita oficial en el país americano para potenciar las relaciones bilaterales con Argentina, ha asegurado que la Unión Europea ya ha abierto una investigación sobre este asunto, dada la gravedad de estos "atentados" contra los transportes españoles. Para García-Margallo, está "agresión" es algo "absolutamente intolerable entre dos países socios y amigos como son Francia y España".

El incidente tuvo se produjo este lunes, cuando cinco camiones españoles fueron abordados por un centenar de viticultores franceses, que vertieron a la calzada los miles de litros de vino que portaban en sus cubas a modo de protesta por la llegada de una producción a la que acusan de hundir los precios. Los organizadores de la protesta critican la entrada de vino español a granel a precios que varían entre los 30 y 40 euros por hectolitro, cuando los caldos galos se sitúan entre los 70 y 80 euros.

En declaraciones a los medios, García-Margallo ha explicado también que la Embajada española en Francia ya ha tramitado una nota verbal de queja ante las autoridades francesas por los incidentes ocurridos en las cercanías del paso fronterizo de Le Boulou, próximo a Cataluña.