Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Iglesias pide el impulso final para “liderar una nueva Transición”

El líder de Podemos cierra con Colau y Oltra una campaña marcada por el debate territorial

Oltra, Monedero e Iglesias, este viernes en Valencia.

Podemos ha culminado esta noche en Valencia la primera etapa de su historia. El partido que nació hace menos de dos años y se propuso enseguida convertirse en maquinaria electoral ha cerrado su primera campaña de las generales llamando a terminar el cambio que ya empezó en las elecciones autonómicas y municipales del pasado mayo. Pablo Iglesias ha pedido confianza a los indecisos. "Estamos preparados para encabezar un Gobierno y para liderar una nueva Transición en nuestro país".

El candidato de Podemos a La Moncloa ha exhibido la unidad de proyecto con dos de las dirigentes elegidas el 24 de mayo: la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la vicepresidenta de la Comunidad Valenciana, Mònica Oltra. Esos comicios representaron para la formación emergente el principio del cambio político. Tras vivir unas semanas difíciles por el mal resultado de las catalanas del 27 de septiembre, el partido apuntaló unas alianzas territoriales en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia que, según los estudios de opinión, mejoraron considerablemente sus previsiones con vistas a las elecciones del domingo.

Iglesias, que sigue aspirando a disputarle el resultado al PSOE, ha apelado a las emociones de los electores y ha pedido su apoyo para dar comienzo a una nueva etapa, esa nueva Transición que, en su opinión, empezó el 15-M. Lo ha hecho ante más de 8.000 personas reunidas en la Fonteta, que han exhibido los colores de Podemos y Compromís, morado y naranja. Centenares de simpatizantes se han quedado a las puertas del pabellón y siguieron por una pantalla gigante el acto final, en el que también participaron Íñigo Errejón, el general Julio Rodríguez y la juez Victoria Rosell.

El exidirigente de Podemos Juan Carlos Monedero también ha acudido, al igual que toda la ejecutiva, y ha sido ovacionado por el público, que en al menos dos ocasiones ha coreado su nombre y el de Carolina Bescansa, responsable de Programa.

"Nunca más una España como marca", ha clamado Iglesias antes de reivindicar, a modo de declaración de intenciones, "una España que sea de sus gentes y sus pueblos". En este contexto, el respaldo de Colau y Oltra ha sido una de las claves del repunte de la formación. Estas políticas no solo fueron decisivas para las alianzas fraguadas por Podemos con la plataforma Barcelona en Comú y con Compromís, sino que se han convertido en dos de las figuras simbólicas de la campaña y del proyecto de Iglesias. Ese plan pasa por la defensa de una reforma de la Constitución y de un nuevo encaje territorial para las nacionalidades históricas.

Fue con la ayuda de Colau, por ejemplo, cuando el partido intentó producir, a partir del acto celebrado en la Caja Mágica de Madrid el pasado domingo, un "efecto extra" en la recta final de la campaña. Trató de pasar de la idea de "remontada" al "adelantamiento" de Ciudadanos. Este viernes Oltra, la anfitriona del acto, ha invitado a Iglesias a "sonreír" y le ha prometido: "Los valencianos te vamos a hacer presidente".

Los símbolos

Podemos ha confirmado en la noche de este viernes su apuesta por una campaña muy emocional. "Los símbolos y las emociones", ha afirmado Íñigo Errejón, número dos de Podemos y director de campaña, "son lo más importante". "La gente refleja cosas que hemos creado en campaña. Los dedos en V, en señal de victoria, identifican una agrupación nueva de gente", opina. Podemos se ha dirigido a los suyos, sus simpatizantes, para "volver a emocionarles y demostrarles que no están solos".

Pero la prioridad de la formación consistía en intentar convencer a los indecisos. "Por eso hemos diseñado mítines más relajados. Hemos hablado de regeneración democrática y Constitución sentados en una banqueta", señala. Precisamente la reforma Constitución será en la próxima legislatura, según Iglesias y el futuro grupo parlamentario del partido, la llave del diálogo con las demás fuerzas. "Y el debate territorial va a ser uno de los más importantes", continúa Errejón. En torno a ese debate, con la reivindicación del referéndum catalán, Podemos ha construido una parte fundamental de su discurso. A partir del 20-D tendrá que defenderlo en las Cortes.

Más información