Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reivindicar el valor de la conversación

EL PAÍS, como espacio de reflexión, propone a sus lectores un diálogo abierto y global, basado en la información, el análisis, la tolerancia, la democracia y la dignidad

Lo que nos hace humanos es la capacidad de conversar. La conversación es una invitación a la reflexión y al diálogo, a mostrarnos frente a los demás, a decir quiénes somos y qué queremos, a escuchar al otro. Cuando perdemos la capacidad de conversar, perdemos aquello que nos hace humanos.

A través de una pieza audiovisual que resulta un auténtico collage de nuestros tiempos, EL PAÍS vuelve a poner sobre la mesa las grandes cuestiones que han marcado la actualidad global en la última década: guerras, desigualdad, corrupción, crisis económicas, choque de civilizaciones,… Una colección de instantáneas que denuncian las tensiones de un mundo cada vez más global pero no por ello más cohesionado.

En este contexto, EL PAÍS reivindica una vez más el papel del auténtico periodismo. Un periodismo serio y riguroso basado en la observación, el análisis y la reflexión. Un periodismo que nos insta a recuperar los valores universales que desde siempre ha defendido EL PAÍS: la libertad y la democracia, la tolerancia y la igualdad, la integridad y la dignidad, el respeto y la concordia. Un periodismo que sitúa a EL PAÍS no sólo como el medio de comunicación más importante en castellano, sino como un gran espacio de reflexión abierto a todos, más allá de fronteras físicas e ideológicas.

Únete a la conversación no es solo una campaña de marca. Va más allá. Es una actitud con la que EL PAÍS se posiciona como vehículo y parte activa de la conversación, que ha adquirido el máximo nivel de importancia en el contexto global. Felipe González abrió el camino con A los catalanes, un texto que invitaba al diálogo, el pasado 31 de agosto. El debate electoral organizado por el diario el 30 de noviembre constituyó un nuevo paso en esa voluntad de dialogar y de animar al intercambio de ideas. Ese día, se produjo una cita histórica en la que por primera vez en España el debate se abría a más de dos candidatos y se retransmitía por Internet. Y se habló. Se conversó. En las casas, en las redes sociales, frente a una pantalla, a través del ordenador o del móvil. El debate centró la conversación de una parte de la sociedad antes, durante y después. Más de 3 millones de personas lo siguieron en directo. En redes sociales, el alcance superó los 36 millones de usuarios.

Esta filosofía es la que guiará a EL PAÍS, que cada vez estará más presente y de diferentes formar en los principales acontecimientos. Las elecciones generales de España el próximo domingo son una nueva oportunidad de volver a situar el diálogo en el centro. El diario ofrecerá a sus lectores una completa programación audiovisual que se centrará en la información y en la conversación, con análisis, datos, conexiones en directo e invitados, ofreciendo todos los detalles de una jornada electoral que se vivirá como nunca se había hecho. Y en la que habrá mucho diálogo. Porque ante los rebuznos, siseos y ladridos, los humanos conversan.

Desarrollada por SCPF, realizada por el ilustrador y realizador Gregori Saavedra a partir del archivo fotográfico de EL PAÍS y producida por The Mushroom Co y la post-productora alemana Velvet, la nueva campaña de EL PAÍS, Únete a la conversación, invita a conversar en un tono profundo y sereno, inteligente, civilizado y relevante. Sin conversación perdemos la oportunidad de entender a los demás. Y también la de comprendernos a nosotros mismos.