Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Que Marruecos controle la elección de los imanes interesa a España”

Un informe del Instituto Elcano argumenta que Madrid carece de influencia en la comunidad islámica y que Rabat trabaja para evitar la presencia de predicadores radicales

Haizam Amirah Fernández, autor del informe del Real Instituto Elcano.
Haizam Amirah Fernández, autor del informe del Real Instituto Elcano. EFE

Los servicios de Inteligencia y el Ministerio de Interior coinciden en que la lucha contra el terrorismo yihadista pasa por una estrecha colaboración con Marruecos. En ese contexto y tras los atentados en París, el Real Instituto Elcano ha presentado este martes un informe sobre las relaciones bilaterales entre ambos países, donde subraya la importancia de las labores de "prevención de la radicalización" ejecutadas paralelamente entre las dos naciones. Y, entre ellas, destaca el think tank, sobresale el nombramiento de los imanes que ejercen en lugares de culto islámico de España: "El empeño de las autoridades marroquíes de controlar estas designaciones es de interés para España".

El documento, coordinado por el investigador Haizam Amirah Fernández, argumenta que Madrid aún no tiene capacidad de influir en estas comunidades —compuestas principalmente por musulmanes de origen marroquí— y que el país africano trabaja intensamente para evitar la presencia de predicadores extremistas. Eso sí, el informe de Elcano subraya inmediatamente que España debe "controlar" y "concertar" esta labor de Marruecos en todo momento: "Dentro del marco de las relacione bilaterales".

En esa línea, la institución recuerda que el Plan Nacional de Prevención de la Radicalización apuesta por estrechar la colaboración en varias áreas: como la formación de imanes; la participación de docentes marroquíes en la enseñanza de la lengua y cultura de su país en colegios españoles a descendientes de inmigrantes; y la financiación del culto islámico en Ceuta y Melilla. "Ahora bien, esta cooperación ofrece a Rabat posibilidades de ejercer una influencia que podría terminar sirviendo mejor a los intereses marroquíes que a los de España", alerta el informe.

Operaciones antiterroristas conjuntas

Según los datos de Elcano, las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes desarrollaron conjuntamente seis operaciones antiterroristas entre 2013 y 2014, que se saldaron con 40 detenidos a ambos lados del Estrecho. "En estos momentos, por tanto, la cooperación es excelente", señalan los autores del documento. Pero ambos países se enfrentan a los desafíos de seguridad derivados de la movilización yihadista relacionada con Siria e Irak: "Cuyo impacto, en término de riesgos y amenazas terroristas, incide sobre los países del Magreb y sobre el entorno europeo inmediato".

"La radicalización yihadista afectó a centenares de súbditos marroquíes que, durante los años ochenta, se trasladaron a Afganistán, respondiendo a un llamamiento de la denominada yihad emitida por múltiples autoridades religiosas de orientación salafista", contextualiza el informe de ElCano, que continúa: "Pero no será hasta la siguiente década, ya avanzados los noventa, cuando se detecte en territorio español la presencia de células terroristas de orientación yihadista".

Casi la mitad —el 45%— de los 118 detenidos por yihadismo en España desde la escalada de violencia del Estado Islámico en 2013 tienen nacionalidad española, según otro informe del think tank. Y el 75,8% de estos islamistas españoles vivían en Ceuta y Melilla, según el documento, que también revela que el 37,4% de los arrestados tienen nacionalidad marroquí y que, de los 133 combatientes que el Ministerio del Interior calcula que partieron desde España para unirse al ejército del autoproclamado "califa de los musulmanes" Abu Bakr al-Baghdadi, el 60% son marroquíes, un 30% son españoles y el resto de distintas nacionalidades.

Más información