Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE reconocerá al Estado palestino si gobierna tras el 20-D

Los socialistas no condicionarán el reconocimiento a las conversaciones árabe-israelíes

José Manuel Albares asesor diplomático del PSOE.
José Manuel Albares asesor diplomático del PSOE. EL PAÍS

España puede convertirse en el segundo país de la UE, tras Suecia, que reconoce al Estado palestino (sin contar a los países del Este que lo hicieron antes de entrar en la Unión) si Pedro Sánchez gana las elecciones del 20-D. Así figura en el programa electoral socialista y, según José Manuel Albares, diplomático de carrera y asesor de Política Internacional del PSOE, el compromiso es hacerlo en la próxima legislatura. El Congreso instó hace un año al Gobierno a reconocer al Estado palestino, pero no fijó fecha y lo vinculó al acuerdo con los socios europeos y al avance de las conversaciones palestino-israelíes. Si gana el PSOE, según Albares, la decisión no estará condicionada necesariamente a terceros, aunque se hará “en el marco del diálogo con los socios europeos y utilizándola como incentivo para hacer avanzar el proceso de paz y que no se quede en un gesto”.

Respecto a Gibraltar, un Gobierno socialista reclamará su soberanía, vigilará para que se aplique el Derecho europeo a la colonia, reabrirá la sede del Instituto Cervantes y favorecerá la puesta en marcha de foros de diálogo para abordar problemas prácticos de los habitantes de la zona. Pero eso no significa, según el asesor diplomático, que se vaya a resucitar el polémico Foro Tripartito que se creó en la etapa del ministro Moratinos. “Cada momento histórico tiene sus instrumentos propios y el Tripartito pertenece a otra etapa”, zanja.

Una de las propuestas que más eco ha tenido es la restauración de la justicia universal, revocando la última reforma del PP, aunque no la que aprobó el PSOE en 2009. “Se trata de que un español que sea víctima de un crimen tenga la misma protección si este se comete en territorio nacional o en el extranjero, lo que ahora no sucede”, argumenta.Y, además, que “España vuelva a ser referente internacional en la lucha contra la impunidad”.

Respecto al conflicto saharaui, el Gobierno del PSOE promoverá una solución “justa, acordada y duradera, respetuosa con las resoluciones de Naciones Unidas y el derecho de autodeterminación, e impulsará la vigilancia de los derechos humanos tanto en el Sahara Occidental como en los campos de refugiados de Tinduf”. Aunque ello no pasa necesariamente, explica Albares, por atribuir esta tarea a la misión de la ONU (Minurso), sino que puede recaer en el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, en línea con las recomendaciones del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

El PSOE se propone, si llega al Gobierno, cambiar la ley de Acción y del Servicio Exterior o Ley Margallo porque “no dota de los instrumentos necesarios para garantizar la unidad de acción en el exterior para alcanzar objetivos estratégicos del Estado y porque adolece del necesario consenso con los grupos políticos, comunidades autónomas y con la propia sociedad”, explica Albares.