Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL PAÍS ofrecerá la señal del debate del 30-N a las televisiones y webs

Los candidatos hablarán de economía, empleo, política social y territorial y regeneración

El plató en el que se celebrará el debate electoral organizado por EL PAÍS.
El plató en el que se celebrará el debate electoral organizado por EL PAÍS.

El debate preelectoral organizado por EL PAÍS, que se celebrará el 30 noviembre a las nueve de la noche y en el que comparecerán Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos), se retransmitirá por la web del diario (elpais.com) y podrá verse también en televisión. EL PAÍS ofrecerá la señal a los operadores que lo soliciten, lo que ha ocurrido ya tanto en España como en América Latina. Todos los medios que deseen obtener la señal pueden ponerse en contacto con el departamento de comunicación en el correo comunicacion@prisanoticias.com.

La comparecencia ante las cámaras de los líderes de PSOE, Ciudadanos y Podemos se prolongará durante 90 minutos (de 21.00 a 22.30), si bien la emisión especial de EL PAÍS empezará una hora antes (a las 20.00). Como en los grandes partidos de fútbol, el predebate servirá de calentamiento. En este tramo, que incluirá conexiones con el estudio para ver la llegada de los candidatos, participarán periodistas del diario y se emitirá desde la Redacción de EL PAÍS. Tras el previo, dará comienzo el debate, que se retransmitirá en directo desde un plató de televisión de la Comunidad de Madrid.

 Al finalizar el programa, la emisión online de EL PAÍS volverá a conectar con la Redacción para ofrecer el posdebate, un análisis de las intervenciones de los tres políticos bajo el prisma de periodistas especializados del diario y con las aportaciones de comentaristas externos. Se anunciará, además, el resultado de las votaciones sobre quién consideran los lectores que ha ganado este primer gran choque preelectoral, así como el seguimiento en las redes sociales.

El ‘minuto de oro’ de los candidatos

Horario. El programa especial que emitirá EL PAÍS el próximo 30 de noviembre se dividirá en tres tramos bien diferenciados: predebate (de 20.00 a 21.00), debate (de 21.00 a 22.30) y posdebate (a partir de las 22.30).

Bloques temáticos. El debate se estructurará en torno a cuatro grandes bloques temáticos: economía y empleo, política social y Estado de bienestar, política territorial y reformas y regeneración política.

Directo a cámara. Como colofón, los contendientes dispondrán de un minuto de oro para lanzar los últimos mensajes de impacto a los electores.

Moderado por el periodista Carlos de Vega, el programa se estructurará en torno a cuatro bloques temáticos. En el primero, los candidatos expondrán sus propuestas en Economía y empleo, el segundo versará sobre Política social y Estado de bienestar, el tercero ahondará en Política territorial y el último estará dedicado a Reformas y regeneración política.

 Al inicio de cada uno de los bloques, los candidatos dispondrán de dos minutos para presentar sus propuestas y posteriormente se abrirá un cara a cara entre ellos de nueve minutos en el que podrán interrumpirse e interpelarse. Posteriormente, y durante cinco minutos, responderán a las preguntas del público. Aún tendrán los aspirantes a la presidencia del Gobierno un último turno, un minuto de oro, para mirar directamente a cámara y lanzar los últimos mensajes para convencer a los electores ante la cita con las urnas del próximo 20 de diciembre.

Frente a otros cara a cara televisados celebrados en España, en los que no se permitía la presencia en el plató de personas ajenas a los equipos de campaña, EL PAÍS invitará a un centenar de lectores a presenciar en directo la comparecencia de los tres líderes de los cuatro líderes con opciones de llegar a La Moncloa. A los candidatos se les trasladarán las preguntas formuladas desde las redes sociales.

La señal de programa se podrá seguir también a través de la cadena SER, que ofrecerá la comparecencia de Sánchez, Rivera e Iglesias, debutantes como cabeza de lista en unas elecciones generales. EL PAÍS invitó a la cita al presidente del Gobierno y candidato por el PP a la reelección, Mariano Rajoy, que ha eludido enfrentarse a sus más directos contrincantes.

 Al mando de la realización del programa estará Carmelo Herrero, quien apuesta por la sobriedad. “La realización de un debate tiene que ser sencilla y austera. No da para muchas filigranas”, comenta, consciente de que los protagonistas son los políticos. Los tres líderes comparecerán en el plató ante sus respectivos atriles. “Permanecer de pie implica una actitud más cercana, que refuerza el discurso de los candidatos”, añade.

El decorado del plató será, igualmente, sobrio, con tonos que abarcan una escala de grises y azules, “el color oficial de los informativos”, matiza el realizador. Para que nada falle, se duplicarán los equipos técnicos (cámaras, microfonía, iluminación, grupos electrógenos), una medida de seguridad que se suele adoptar en los programas en directo, “en los que no hay posibilidad de repetir”, dice Herrero. Para garantizar la igualdad de condiciones, se tenderá a un trato equilibrado en pantalla, con el mismo número de planos cortos para cada contrincante. Herrero precisa que se compensarán las intervenciones para que cada uno consuma el mismo tiempo.

Un formato abierto a las interpelaciones

Hasta ahora, los cara a cara televisados en España han estado marcado por la rigidez. Los equipos de campaña lo controlaban todo: desde la amplitud de los planos hasta los turnos réplicas y contrarréplicas, desde la altura de la mesa hasta la temperatura del plató.

Esta dinámica, estricta y con muy escaso margen a la espontaneidad, cambia por completo en el programa organizado por EL PAÍS. La mitad del tiempo de emisión será un debate abierto entre los candidatos, que se podrán interrumpir en el uso de la palabra, interpelarse o discutir abiertamente.

Uno los aspectos que más controversia suscita en este tipo de comparecencias electorales es el orden de las intervenciones. Para mantener la más estricta neutralidad, EL PAÍS ha optado por dejar esta cuestión en manos del azar. La apertura o cierre de cada uno de los cuatro bloques se decidirá por sorteo entre los tres contendientes. El mismo sistema se utilizará para determinar el orden en el que Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias tomarán la palabra durante el minuto de oro final.

Cada uno de los candidatos tendrá frente al objetivo de la cámara que le enfocará permanentemente un reloj que marcará el tiempo del que dispone en sus intervenciones pautadas.

Más información