Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ola de frío llega a España este fin de semana

Las temperaturas descenderán entre 10 y 15 grados en 22 capitales de provincia

Una joven se protege en Barcelona del intenso frío de la ciudad Ampliar foto
Una joven se protege en Barcelona del intenso frío de la ciudad.

El buen tiempo se despide este fin de semana. La ola de frío que este viernes irrumpe en España hará que las temperaturas no sobrepasen los 10 grados de media. El clima invernal se adelantará un mes por la entrada en el norte de una masa de aire polar que pondrá fin a 15 días con temperaturas suaves.

El fin de semana llega con un descenso acusado de las temperaturas, nevadas en la mitad norte y el centro de España, heladas en buena parte del interior peninsular y una mejora en la calidad del aire en las zonas afectadas por la contaminación, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Los termómetros marcarán valores más propios del invierno: las temperaturas descenderán entre 10 y 15 grados en 22 capitales de provincia, sobre todo en Granada, que pasará de los 23 grados del viernes a los 8 del domingo.

Además, también bajarán extraordinariamente en Cuenca, Jaén y Teruel (14 grados menos el domingo en comparación con el viernes); Bilbao, Oviedo, Pamplona y San Sebastián (13 menos); Albacete, Ávila, Santander, Segovia y Soria (12 menos); Girona, Logroño y Vitoria (11 menos), y Alicante, Córdoba, Guadalajara, Palma de Mallorca, Tarragona y Valencia (10 menos).

El sábado, incluso, se congelarán por la noche algunas capitales, como Teruel, donde los termómetros caerán a tres grados bajo cero; Soria (un grado bajo cero) y Ávila, Burgos, Cuenca y Segovia (cero grados), situación que se extenderá al concluir el domingo.

Las temperaturas máximas del fin de semana serán más suaves en todo el litoral, buena parte de la mitad sur peninsular y los dos archipiélagos, donde el domingo rondarán entre los 15 y los 20 grados.

El descenso se debe a que a partir del sábado se retirará el anticiclón que ha impedido en las dos últimas semanas la entrada de perturbaciones atmosféricas y ha dejado temperaturas inusualmente altas para esta época del año, cielos soleados, nieblas matinales en la Meseta Norte y una ausencia casi generalizada de lluvias. Esta situación desencadenó las primeras restricciones de la historia al tráfico de vehículos en algunas carreteras de Madrid debido a altos niveles de contaminación la semana pasada.

Lluvias en Cantabria y Navarra

La Aemet prevé que "un frente bastante activo" cruce este sábado la península de norte a sur y traiga precipitaciones en la mitad norte que pueden ser persistentes en el área cantábrica, el norte de Navarra y el Pirineo occidental. Las lluvias, según la Aemet, pueden extenderse de forma más débil a otras zonas de la mitad norte peninsular: Baleares, el área de Alborán y, de forma más dispersa, a otros puntos de la península y a las islas de mayor relieve de Canarias.

Tras el paso del frente habrá una entrada de vientos de componente norte que traerán una bajada generalizada de temperaturas, un descenso notable de la cota de nieve y una disminución de las precipitaciones, salvo en el tercio norte, sobre todo en el Cantábrico, donde se mantendrán, como en las zonas montañosas de otros puntos de la mitad norte peninsular. 

Mejora a partir del lunes

Sin embargo, la Aemet pronostica que el tiempo tienda a ir mejorando a partir del próximo lunes, cuando disminuirán las lluvias y las temperaturas aumentarán progresivamente, sobre todo las diurnas. Este fin de semana se pondrá punto final al veranillo de San Martín, que comenzó el viernes 6 de noviembre y concluirá este viernes, día 19, debido al predominio de un amplio anticiclón de bloqueo situado sobre tres continentes (Europa, norte de África y suroeste de Asia) que ha dejado un tiempo agradable más propio de la primavera. 

Este episodio se intensificó pocos días después de su llegada, hasta el punto de que 16 observatorios meteorológicos han registrado récords históricos de temperaturas máximas en un día de noviembre, especialmente en la mitad norte peninsular.

Según datos de la Aemet, destaca la temperatura registrada el pasado 8 de noviembre en Santander, que llegó a 30 grados a las 14.20, lo que supone el valor térmico más alto desde que esta estación comenzara a tomar datos en 1953 y más de 12 grados por encima de lo normal. El anterior récord databa del 1 de noviembre de 1980, con 28 grados.

Más información