Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las multas de los radares se disparan

La DGT recauda más de 470.000 euros al día en 2015, un 30% más que el pasado año

La carretera A-6, a la altura de Madrid, esta semana.
La carretera A-6, a la altura de Madrid, esta semana. EFE

El despliegue de vigilancia de la velocidad en las carreteras españolas —media docena de helicópteros Pegasus y centenares de radares móviles, fijos y de tramo— se ha saldado ya este 2015 con una recaudación de más de 127,4 millones de euros. Solo durante los tres primeros trimestres del año. Esta cantidad es prácticamente similar a la ingresada a lo largo de todo el ejercicio pasado, cuando se acumularon 129,6 millones. Pero, además, supera los 124 y 120 millones registrados, respectivamente, en 2013 y 2012.

Esta evolución implica que la DGT ha pasado de recaudar 355.075 euros al día en 2014 a 470.396 en 2015, según las cifras facilitadas por el Gobierno en una respuesta parlamentaria al socialista Miguel Ángel Heredia. Esos datos se traducen, en términos porcentuales, en un aumento del 32% y confirman la tendencia al alza de las multas por exceso de velocidad impuestas a través de los radares de Tráfico.

El departamento encabezado por María Seguí barajaba en mayo que detrás de esta subida de la recaudación estuviese el aumento de la movilidad en las vías españolas. Además, fuentes de la DGT recalcan que este tipo de denuncias está cobrando una mayor importancia sobre el total de sanciones, ya que se están reduciendo paralelamente las emitidas contra automovilistas que conducen borrachos.

Otra posibilidad que estudia Tráfico es que haya influido su decisión de modificar drásticamente el plan de control de la velocidad en las carreteras. En febrero, tras un aumento del 40% de los muertos en enero, Seguí anunció en el Congreso que trasladaría todos los radares móviles a las vías secundarias, donde se registran cerca del 80% de los fallecidos. La opción de que esta iniciativa haya afectado se plantea porque, a mediados de la década pasada, ya se produjo un incremento radical (+81%) de las denuncias por exceso de velocidad cuando se empezaron a instalar cientos de cinemómetros por toda España.

Si solo hacemos vigilancia, control y sanción, habrá un rechazo de los ciudadanos

Pere Navarro, exdirector general de la DGT

Las multas generan una importante controversia entre las asociaciones de víctimas y conductores. Un estudio de la Fundación Línea Directa, publicado este mismo año, apunta que más del 90% de los automovilistas considera que estas sanciones esconden un afán recaudatorio y que, incluso, su alza responde a la crisis económica. La DGT rechaza esa tesis constantemente y recuerda que los ingresos por multas descendieron en casi 68 millones de euros entre 2011 y 2014: se ha pasado de 458 millones a 392.

"La ley de Tráfico sigue siendo la ley más infringida en nuestro país con casi 13 millones de expedientes sancionadores al año entre todas las administraciones, lo que nos indica que las multas son necesarias", defiende el exdirector general de la DGT, Pere Navarro, en el prólogo del libro Me han multado: lo que debes saber sobre las infracciones de tráfico y cómo ahorrar dinero. En ese texto, el exresponsable de Tráfico explica la necesidad de impulsar, junto a las denuncias, constantes campañas de información y de concienciación entre los conductores: "Si solo hacemos vigilancia, control y sanción, habrá un rechazo de los ciudadanos porque no se les habrá explicado el por qué y el para qué de las sanciones".

Más información