Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera quiere atraer al PSOE a su plan frente al órdago de Mas

El líder de Ciudadanos plantea a PP y PSOE un pacto por España que impediría a los socialistas llegar a acuerdos con Podemos tras las elecciones generales

Albert Rivera, tras su reunión con Rajoy. Ampliar foto
Albert Rivera, tras su reunión con Rajoy.

Albert Rivera aseguró el viernes que Mariano Rajoy estudiará su propuesta de pacto frente al desafío soberanista y que ambos coinciden en que la respuesta a Artur Mas debe ser un asunto de Estado. Rivera trasladará ahora la misma oferta a Pedro Sánchez, líder del PSOE. Si este la acepta, no podría pactar en el futuro con Podemos, que pide un referéndum vinculante para Cataluña, ya que el acuerdo de Ciudadanos defiende taxativamente que la soberanía reside en el conjunto de los españoles.

La propuesta de Ciudadanos

1. El artículo 1 de la Constitución ni se debate ni se toca. La soberanía nacional reside en todos los españoles.

2. Defensa de la unidad territorial. España puede ser reformada pero no se puede romper.

3. La Constitución es el único marco para hacer reformas.

4. Compromiso con la integración europea.

5. Compromiso de los partidos firmantes a no gobernar con aquellas fuerzas políticas que quieren romper España.

Tanto Rivera como Rajoy coincidieron en que la respuesta al desafío independentista que lidera Artur Mas debe ser un “asunto de Estado”. En consecuencia, el líder de la formación emergente tenía previsto plantearle ayer su pacto por España a Sánchez. Aunque esa comunicación con el líder socialista no se produjo finalmente, el candidato de Ciudadanos le envió un mensaje privado al socialista y fuentes de su entorno aseguraron que la cita se concretará en los próximos días.

¿Podría el PSOE pactar su gobierno con Podemos o IU tras las elecciones generales si firma el pacto que propone Ciudadanos en sus actuales términos?

“Si Podemos sigue defendiendo la introducción del derecho de autodeterminación en el sistema jurídico español, entendemos que no”, contestó José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos y jefe de gabinete de Rivera. “Un referéndum vinculante supone aceptar el principio de autodeterminación y va por tanto en contra del punto primero del pacto, que la soberanía reside en todos los españoles. Si defiende esa postura, está en contra de lo que se enuncia en el pacto”.

En su segunda visita a La Moncloa, Rivera le ofreció a Rajoy que cuente con los 25 diputados de su partido en el Parlament para cualquier acción coordinada que diseñe el Gobierno contra el reto soberanista. Aunque el presidente se manifestó en contra de recurrir ante el Constitucional la admisión a trámite de la declaración independentista, como pedía Rivera, ambas partes coincidieron en la necesidad de construir una alianza de demócratas sin fisuras.

“Es necesario firmar un pacto por España para que todos sepan que gobierne quien gobierne el próximo 20-D, sea cual sea la mayoría que surja de las urnas, este país no está en juego, no se rompe y no se negocia”, dijo Rivera, que detalló las líneas maestras de su plan. “El artículo 1 de la Constitución no se toca, la soberanía reside en el conjunto del pueblo español”, enumeró el líder de Ciudadanos tras su encuentro con Rajoy. “Segundo punto, unidad territorial. Tercero, que la Constitución es el único marco en el que se puede reformar España, que no hay atajos. Cuarto, firme compromiso con la integración europea”, siguió. “Y el quinto punto: los partidos que quieran firmar no gobernarán de la mano de los que quieran romper España”. La estrategia de Ciudadanos, además, tiene una vertiente exclusivamente catalana.

Propuesta a Convergència

Inés Arrimadas y Albert Rivera plantearán hoy en un mitin en Barcelona que los cargos de Convergència que están en contra de la declaración independentista “den un paso al frente”. “Queremos llamar a la sensatez que queda en Convergència”, explicó Fernando de Páramo, secretario de Comunicación, sin especificar si pedirán a esos representantes que voten en contra de la declaración o se desmarquen frente a Artur Mas. “Creemos que en el catalanismo hay gente sensata. Les pedimos que sean valientes y den un paso al frente”.

En ese sentido también se expresó el propio Rivera. “Ni siquiera el Gobierno de la Generalitat está de acuerdo con los pasos que se están dando”, argumentó. “Si hay varios consejeros que no están de acuerdo en saltarse las leyes, si hay gente de Unió que ya se descolgó de la coalición con Convergència, si hay gente ahí que dice que hay que volver a la senda constitucional, quizás sea el momento de intentarlo, y sentarse con ellos en una mesa”.