Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué une y qué separa a los partidos ante el conflicto catalán

Gobierno, PSOE y Ciudadanos defienden la unidad de España y la soberanía nacional

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, reunido con Pablo Iglesias, líder de Podemos.
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, reunido con Pablo Iglesias, líder de Podemos. EL PAÍS

Los líderes de los principales partidos políticos —salvo los nacionalistas— han sido convocados por el presidente del Gobierno en La Moncloa para fraguar un consenso básico sobre la respuesta al desafío soberanista catalán. Mariano Rajoy se reunió ayer con Pedro Sánchez, líder del PSOE, y este viernes lo ha hecho con Albert Rivera, de Ciudadanos, y Pablo Iglesias, de Podemos. La semana que viene lo hará con Alberto Garzón (IU), Andrés Herzog (UPyD) y Duran i Lleida (Unió). El Ejecutivo quiere lograr un acuerdo en torno a unos principios generales antes de llevar cualquier tipo de acción coordinada o declaración al Congreso ante los avances del proceso independentista. Estos son los principales puntos en común y discrepancias de las formaciones llamadas al acuerdo:

Las coincidencias

"Coincidimos en la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad de todos los españoles y el respeto a las leyes", ha señalado Rajoy en su comparecencia en La Moncloa a última hora de la tarde. El Gobierno, el PSOE y Ciudadanos están de acuerdo en esos postulados: entienden que la integridad territorial de España es innegociable y rechazan el proceso independentista iniciado en el Parlament de Cataluña por Junts Pel Sí y la CUP porque vulnera la Constitución. UPyD también lo comparte.

Rajoy y Sánchez coinciden, además, en defender que en este momento el escenario de cualquier respuesta coordinada debe ser el Parlamento catalán y no el Gobierno de la nación, ni el Congreso de los Diputados ni el Senado.

En última instancia, todos los partidos — y ahí sí se incluyen Podemos e IU— rechazan la independencia de Cataluña. Todos creen que sería mejor para el país y para Cataluña que la comunidad permaneciera en España.

Los matices

En ese consenso básico también hay matices. Ciudadanos quiere que el Gobierno recurra ya la moción presentada en el Parlament por Junts pel Sí y la CUP que da inicio al proceso, pero el Ejecutivo se inclina por esperar a que esta se apruebe en pleno, tal y como le han recomendado los propios servicios jurídicos del Estado. El líder de Ciudadanos, sin embargo, ha dicho que no va a hacer una discrepancia de fondo de ese asunto y apoyará al Ejecutivo en su decisión.

En la hoja de ruta jurídica que ha previsto el Ejecutivo para hacer frente a los pasos de las fuerzas secesionistas, cuya última medida sería aplicar el artículo 155 de la Constitución que permite suspender la autonomía catalana, los tres partidos están de acuerdo en que el Estado debe actuar con "prudencia y responsabilidad", esto es, que lo razonable sería evitar en la medida de lo posible el uso del 155. Si el Ejecutivo decidiera finalmente utilizarlo, los socialistas no han aclarado aún si lo apoyarían.

Las diferencias

La diferencia fundamental que separa a Podemos e IU del resto es que estos dos partidos defienden el "derecho a decidir" de los catalanes.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha descolgado claramente de lo que opina es un frente antisecesión "bunkerizado" en el que integra a PP, PSOE y Ciudadanos. "No estamos de acuerdo en casi nada", ha señalado Iglesias, que aboga por una estrategia distinta: el líder del partido emergente ha propuesto a Rajoy celebrar un referéndum en Cataluña y, aunque no ha ahondado en la fórmula, sí ha dicho que debería ser, como todas las consultas, "políticamente vinculante". Ese referéndum, para el secretario general de Podemos, debería celebrarse de forma simultánea a otra consulta, en toda España, sobre los cinco acuerdos de cambio constitucional que defiende Podemos: además del derecho a decidir, una reforma de la justicia, del sistema electoral, las puertas giratorias y el blindaje de los derechos sociales.

También Izquierda Unida se desmarca de ese consenso de mínimos en el que están de acuerdo Rajoy, Sánchez y Rivera. IU defiende que se posibilite una consulta legal y pactada en Cataluña para que los catalanes decidan si quieren o no independizarse.

Más información