Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy y Rivera impulsan la respuesta a Mas como un asunto de Estado

Los dos líderes se reúnen en La Moncloa para estudiar medidas coordinadas frente al reto soberanista

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha asegurado hoy que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le ha transmitido su disposición a estudiar su propuesta de pacto por España frente al desafío soberanista y a intentar acordarla con las demás fuerzas. A su entender, hay "acuerdo en el fondo" alrededor de su plan, que defiende que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español (lo que impide que se sumen Podemos e IU mientras propongan un referéndum vinculante para Cataluña) y establece el compromiso de que los partidos no lleguen a acuerdos de Gobierno con fuerzas cuyo objetivo es "romper España". El Ejecutivo espera fraguar un consenso básico sobre una serie de principios generales antes de llevar cualquier tipo de acción coordinada o declaración al Congreso. Ambos líderes han coincidido en que la respuesta al desafío soberanista debe ser un "asunto de Estado".

Rivera le ha ofrecido a Rajoy que cuente con los 25 diputados de su partido en el Parlament catalán para cualquier acción coordinada que diseñe el Gobierno contra el reto soberanista. Durante más de una hora, los dos políticos se han reunido en el Palacio de la Moncloa. Rajoy, según el líder de Ciudadanos, ha argumentado que los abogados del Estado desaconsejan recurrir ante el Constitucional la admisión a trámite de la declaración independentista, como pide Rivera. Además, ha quedado abierta la posibilidad de que el PP firme el acuerdo por España que Ciudadanos le ha ofrecido, y que esta tarde trasladará a Pedro Sánchez, secretario general del PSOE.

"Es necesario firmar un pacto por España para que todos sepan que gobierne quien gobierne el próximo 20-D, sea cual sea la mayoría que surja de las urnas, este país no está en juego, no se rompe y no se negocia", ha dicho Rivera, que a continuación ha detallado las líneas maestras de su plan. "El artículo 1 de la Constitución no se toca, la soberanía reside en el conjunto del pueblo español", ha enumerado el líder de Ciudadanos tras su encuentro con Rajoy. "Segundo punto, unidad territorial. Tercero, que la Constitución es el único marco en el que se puede reformar España, que no hay atajos. Cuarto, firme compromiso con la integración europea", ha seguido. "Y el quinto punto: los partidos que quieran firmar no gobernarán de la mano de los que quieran romper España".

El Gobierno, según Rivera, "estudiará" ese acuerdo, al que no podrán sumarse ni IU ni Podemos mientras mantengan su propuesta de referendos vinculantes para Cataluña. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, sin embargo, dejó en el aire que el Gobierno fuera a apoyar el acuerdo porque, dijo, "un pacto por España es nuestra Constitución". Tanto Rivera como Sáenz de Santamaría especificaron que las discrepancias son solo de matices, y más en asuntos jurídicos que políticos.

"Soy partidario de actuar con inteligencia, cintura, eficacia y no generando males peores de los que ya tenemos encima de la mesa", ha dicho Rivera. "Hemos venido a escuchar las propuestas, las ideas del Gobierno y Mariano Rajoy respecto a cómo actuar respecto al desafío soberanista en Cataluña", ha resumido. "Le hemos trasladado el firme apoyo de Ciudadanos al Gobierno en el cumplimiento de las leyes democráticas. Nos parece importante que en un momento complicado, difícil, los cargos públicos, los militantes y votantes de Ciudadanos manifestamos nuestro apoyo al Gobierno. La democracia no es negociable".

El líder de Ciudadanos ya acudió a La Moncloa en junio, convocado por Rajoy. Los dos ya trataron entonces el tema de Cataluña. Muchas cosas han cambiado desde aquella cita. El presidente de Ciudadanos era entonces el líder de una formación emergente que podía decidir si el PP conservaba cuatro Gobiernos autonómicos y una veintena de alcaldías. Hoy, sin embargo, ha dejado el palacio presidencial como uno de los candidatos a ocuparlo a partir de las elecciones generales del 20-D.

Más información