Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy amplía al resto de partidos la ronda de reuniones sobre Cataluña

El presidente se ha reunido con Rivera, esta tarde verá a Iglesias y el lunes y el martes recibe a los demás partidos constitucionalistas

Rivera y Rajoy durante su reunión en La Moncloa.
Rivera y Rajoy durante su reunión en La Moncloa.

El Gobierno ha decidido ampliar finalmente la ronda de reuniones bilaterales que está manteniendo Mariano Rajoy con otros líderes políticos para abordar el problema de Cataluña a otras formaciones con representación parlamentaria. El miércoles almorzó en La Moncloa con el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez; esta mañana ha estado más de una hora con el cabeza de lista de Ciudadanos, Albert Rivera; y por la tarde recibirá, por un lado, al candidato de Podemos, Pablo Iglesias, y a la secretaria general de su propio partido, Dolores de Cospedal.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, está contactando por teléfono con los representantes de otras fuerzas parlamentarias y de defensa clara de la Constitución para cerrar encuentros con Rajoy el próximo lunes y martes. Ya ha cerrado las citas con el candidato de IU, Alberto Garzón, con el de UPyD, Andrés Herzog, y con el de Unió, Josep Antoni Duran Lleida.

El objetivo de todos esos encuentros será el mismo: fraguar con todos los partidos que defienden los principios de la Constitución que ahora el desafío catalán es un asunto de Estado y que lo que les separa son solo matices. El candidato de IU, Alberto Garzón, acurdirá a mantener una entrevista con el presidente el próximo lunes en La Moncloa. Herzog y Duran i Lleida irán el martes.

La vicepresidenta también apuntó que el presidente Rajoy está manteniendo, además, otro tipo de contactos con dirigentes sociales, por teléfono, aunque no se descarta que puedan concretarse también con charlas en La Moncloa. La idea ahora del Ejecutivo, tras sostener al principio que lo mejor era un acuerdo bilateral solo con el socialista Pedro Sánchez, es ampliar todo lo posible el tipo de colectivos y entidades para que se impliquen en una futura respuesta al desafío soberanista catalán, que todavía no se sabe ni dónde se concretaría ni en qué formato.

En paralelo a las reuniones del presidente en La Moncloa con los principales líderes políticos, la vicepresidenta telefoneó ayer a los portavoces parlamentarios. Santamaría habló con la diputada de UPyD Rosa Díez, con Duran i Lleida, con el diputado de UPN Carlos Salvador y con el del Foro Asturias Enrique Álvarez Sostres. Es probable que se intente conectar también con los representantes del PNV, aunque en este caso y como ese partido gobierna ya en Euskadi se está estudiando también una vía más institucional.

Rajoy, además, verá en los próximos días a más presidentes autonómicos. En concreto, este próximo lunes, a los mandatarios de Madrid, Cristina Cifuentes; de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig; y de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. Esa cita con los presidentes autonómicos no tiene por objeto directo la respuesta al reto soberanista. La agenda prevista inicialmente tiene que ver más con el futuro modelo de negociación a cambiar, pero el asunto es lógico que sea abordado también en esos encuentros.

El Ejecutivo ha explicado que está convocando a quienes "no están de acuerdo con la independencia" y sí en "la defensa de la unidad de España, de la igualdad y de la defensa de la ley", ha asegurado este viernes la vicepresidenta tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros. Santamaría ha subrayado que este es un "asunto de Estado".

IU y UPyD habían pedido a Moncloa ser escuchados sobre el conflicto catalán con sendas cartas, en las que reclamaban, sin embargo, al Ejecutivo que no se limite a convocar reuniones bilaterales sino que busque el diálogo con todas las fuerzas constitucionalistas al mismo tiempo. La federación de izquierdas llama a conformar una "mesa de diálogo" donde estén todos los partidos representados.

El candidato de Izquierda Unida, Alberto Garzón, envió ayer por su parte una carta a las principales fuerzas políticas en la que pidió una "mesa de diálogo" para buscar una "salida política, dialogada y negociada al conflicto entre Cataluña y el Estado español". El líder de IU, Cayo Lara, se quejó también por carta a Rajoy de la "incomprensible" exclusión de su partido de la ronda de contactos del Ejecutivo, dado que es la tercera fuerza política nacional según los resultados de las últimas elecciones generales. La Izquierda Plural tiene 11 diputados en el Congreso. Garzón reclama que la mesa de diálogo aborde la búsqueda de una "fórmula para facilitar una consulta en Cataluña, con todas las garantías democráticas y legales, que permita al pueblo catalán opinar libremente sobre su futuro como nación", señalaba la carta enviada al resto de formaciones.

UPyD, con cinco diputados en el Congreso, había reclamado la cita con Rajoy a través de misivas de Rosa Díez, su portavoz parlamentaria, y del propio Herzog, candidato a la presidencia del Gobierno.

Herzog, según explicaron desde el partido, aprovechará el encuentro para explicarle al presidente del Gobierno la querella que ha interpuesto contra los impulsores de la declaración independentista, a los que acusa de un presunto delito de conspiración para cometer sedición. UPyD cree que España vive en Cataluña “un golpe de Estado”. Por eso Herzog le trasladará a Rajoy la necesidad de aplicar todos los mecanismos legales posibles, incluido el artículo 155 de la Constitución que recoge la suspensión de la Autonomía. El candidato de UPyD resume su opinión con una frase: “No es el momento de los partidismos sino del patriotismo”.

Los partidos tendrán ocasión de pronunciarse en sede parlamentaria sobre el conflicto catalán la semana que viene en la Diputación Permanente del Congreso (52 de sus 350 diputados), el órgano que funciona como el pleno de la Cámara Baja, con todas sus competencias, durante este período de disolución de las Cortes. El Gobierno aprobará hoy un decreto extraordinario para la ayuda a las víctimas de las lluvias torrenciales y las inundaciones de estos días en Canarias, que deberá ser convalidado reglamentariamente en la Diputación, y aprovechará ese foro para pedir una comparecencia de uno de sus miembros (puede ser el presidente, la vicepresidenta o cualquiera de sus ministros) con el fin de exponer información sobre el problema y permitir así que todos los grupos fijen su posición sobre el desafío independentista.

Más información