Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente defiende el bipartidismo y acepta que no se ha explicado bien

"Lo más sensato, razonable y coherente es que gobierne el que los ciudadanos prefieren y el más votado", ha opinado el presidente

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy durante la entrevista que le ha realizado este lunes la periodista Ana Blanco en TVE, en Madrid. EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, candidato del PP a las elecciones generales del 20D, ha defendido esta noche en una entrevista en TVE con Ana Blanco, que el sistema bipartidista de ejecutivos alternativos entre los socialistas y los populares "ha funcionado bien y ha sido bueno para España" durante esta etapa democrática. Rajoy ha sostenido que ese modelo es el que se ha impuesto también en los países más prósperos "que han creado más riqueza y empleo" como Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.

El líder del PP ha evitado de nuevo pronunciarse sobre los posibles pactos futuros con Ciudadanos, porque entiende que esos escenarios se impondrán tras los resultados electorales que decidirán los españoles, y ha admitido que uno de los principales problemas que ha padecido durante este mandato ha sido él mismo: "Yo he sido mi principal rival". Entiende que le ha faltado explicarse más y mejor a los ciudadanos y argumenta que, especialmente durante los dos primeros años durísimos y difíciles de la legislatura, tuvo que dedicarse al objetivo de salvar a España de la quiebra. También admitió, frente a las críticas de sus polémicas comparecencias a través del plasma y su alergia a las entrevistas, que en ese tiempo inicial de la legislatura apenas concedió entrevistas pero apuntó que ahora lleva ya unos meses en las que sí quiere hacer más y con más pedagogía.

Eso sí: pese a su evidente mayor presencia ahora en la calle, en bares de cañas y haciéndose selfies, el presidente ha asegurado que no se le verá bailando durante la campaña: "Nadie se espera que yo me ponga a bailar".

Rajoy, ha admitido este lunes que la corrupción les ha "perjudicado mucho" y ha reiterado que solo gobernará si su partido es el más votado en las elecciones generales. "Lo más fácil es que gobierne lo que lo ciudadanos prefieran, el candidato preferido por la gente; el más votado, eso es lo más democrático, sensato, razonable y coherente". Durante una entrevista en TVE, emitida en directo desde las 21.30 y que ha durado unos 40 minutos, el jefe del Ejecutivo ha evitado hablar sobre sus preferencias ante los posibles pactos poselectorales que buscaría tras los comicios del 20 de diciembre. "No voy a hacer ahora distinciones porque no tiene sentido. Son los ciudadanos quienes tienen que elegir quién quieren que sea el presidente del Gobierno".

El líder popular aventuró que cuando llegue el momento de negociar y hablar de pactos, tras los resultados electorales, será importante el programa de cada partido y apostar por la estabilidad. En ese punto avanzó que "será más fácil" pactar con las fuerzas políticas que "compartan lo hecho en política económica".

Consultado sobre cuál es su principal rival, si Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) o Pablo Iglesias (Podemos), Rajoy ha contestado que su principal rival es él mismo.

El presidente ha sido cuestionado por los escándalos de corrupción, que como ha concedido varias veces en los últimos meses ha sido lo que más daño electoral ha hecho al PP junto a la crisis económica. Sobre la corrupción se han centrado precisamente las dos primeras preguntas planteadas por los ciudadanos, que cuestionaron su falta de contundencia. "La corrupción nos ha perjudicado mucho", ha admitido Rajoy, que ha añadido que su partido ha "intentado tomar medidas" como la expulsión de las personas involucradas en casos de este tipo. "La corrupción lo que nos pide es que vayamos hasta el final. Lo estamos haciendo (...) Todo lo que se puede hacer en esta materia hay que hacerlo", ha dicho el jefe del Ejecutivo, tras asegurar que no teme a partir de ahora las decisiones que tomen los jueces o las novedades que puedan surgir sobre los casos que involucran al PP, como la trama Gürtel o los papeles de Luis Bárcenas.

La relación entre Rajoy y su antecesor en el PP, el expresidente José María Aznar, no es buena y cada vez se enquista más. Aznar ha criticado su labor, la tendencia a la baja del PP en las últimas cinco citas electorales y la grieta que se ha abierto en el sector del centro derecha español. Rajoy esta noche volvió a ser premeditadamente frío cuando se le preguntó si Aznar hará campaña para estas generales: "No sé. Es un militante del partido, presidente de honor, y si quiere la hará, es un activo importante del partido". Aznar fue en el verano de 2003 el que decidió que Rajoy fuese su sucesor y aspirante del PP a La Moncloa.

El tono de las preguntas de Ana Blanco fue directo, correcto, conciso pero tampoco contemplativo, aunque sin provocar demasiadas interrupciones. Rajoy, pese a todo, no se sintió nunca del todo cómodo. En un momento, ante la reiteración de cuestiones negativas sobre la economía real y las pegas que ponen a sus previsiones hasta los organismos europeos, el presidente optó por comentar que otras veces tampoco han acertado en Bruselas y por apostar por fijarse más en los aspectos positivos y menos calamitosos de nuestra situación: "¿Por qué somos tan pesimistas? A veces nos castigamos inmisericordemente, seamos justos en el análisis, sabemos lo que tenemos qué hacer, yo bajé impuestos contra mi criterio, las cosas no se resuelven de un mes para otro, gobernar es muy difícil y hay que tener mucho coraje y valentía para tomar decisiones. A eso se llama gobernar".

Otra ciudadana le ha preguntado si se han tendido los puentes necesarios para escuchar a los catalanes. "Cataluña es muy plural. Hay gente muy distinta", ha dicho el presidente. "Jamás me he negado al diálogo. Solo me he negado a una cosa: a disponer de lo que no es mío. El derecho a decidir es de todos los españoles, no solo de una parte de ellos".

Rajoy, que hoy ha convocado las elecciones generales para el 20 de diciembre, ha sido interrogado en directo por la periodista Ana Blanco y un grupo de ciudadanos. RTVE rescató y retocó su particular versión del programa Tengo una pregunta para usted —del que no tiene los derechos de emisión— y seleccionó a una docena de ciudadanos, de todos los ámbitos y sectores sociales, para que interrogaran a Rajoy. Las preguntas de estos ciudadanos fueron grabadas con anterioridad.

Ana Blanco quiso reservar para el final una pregunta sobre el futuro de RTVE, muy criticada estos años de su mandato por su tendenciosidad política. Rajoy no lo ve así. Al contrario: "Yo veo el futuro de RTVE muy bien, no he hecho ningún ERE ni le quité la publicidad, como otros. Yo soy muy partidario de la televisión pública, como tienen muchos países, y estoy muy orgulloso de estar aquí esta noche".

Más información