Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Examen de solidaridad a los partidos para las elecciones del 20-D

Todos los grupos menos el PP proponen una renta mínima contra la desigualdad

Cuatro de los cinco mayores partidos políticos españoles propondrán algún tipo de renta mínima en sus medidas para luchar contra la pobreza y reducir la desigualdad en sus programas electorales para el 20 de diciembre. En un foro de debate organizado por la ONG Oxfam Intermon, miembros del PSOE, Ciudadanos, Podemos y Ahora en Común desglosaron sus propuestas de reformas y política social.

Por su parte, el representante del PP, el diputado regional de Madrid Carlos Izquierdo, defendió la actual política económica del Gobierno de "fomentar la creación de empresas que favorezcan la creación de empleo y de riqueza para mantener el Estado de bienestar".

Bajo el título Gobernar para las personas, Oxfam y otras 500 organizaciones han puesto en marcha una herramienta de debate en la red, Poletika.org, que realiza un seguimiento de los compromisos en materia social de cada partido. Con estos datos y con la participación de personas afectadas por la desigualdad, se planteó ayer el debate público sobre tres temas esenciales: política exterior (refugiados y cooperación al desarrollo), política económica y social y participación ciudadana.

Por parte del PSOE, el diputado Rafael Simancas propuso avanzar en un nuevo modelo económico que permita que la recuperación llegue a todos los ciudadanos. Planteó elevar el salario mínimo (SMI) hasta los mil euros, crear un subsidio para los parados de larga duración, lanzar una renta mínima nacional para los más desfavorecidos (en línea con la que existe en Andalucía) y realizar una reforma fiscal "progresiva y justa".

Francisco de la Torre, número dos de Ciudadanos en la lista por Madrid para las elecciones generales, centró sus propuestas en la reforma fiscal, el contrato laboral único y en complementar el SMI con un salario social garantizado. Además, propuso redefinir las rentas mínimas que distribuyen los Gobiernos regionales.

Carolina Bescansa, de Podemos, se refirió a la necesidad de cambiar el país, utilizar los nuevos ingresos de su reforma fiscal para revertir los recortes sociales de los últimos años, con una agresiva política de vivienda social, un aumento del SMI hasta los 800 euros y una renta garantizada de 600 euros, sin especificar si con carácter universal.

Izquierda Unida designó para el debate a Sol Sánchez, representante del proyecto de coalición Ahora en Común. Sus propuestas se concretaron en una agresiva política fiscal que iguale las rentas del trabajo y el capital, derogación de las reformas laborales del PP y del PSOE, un plan de rescate ciudadano de 15.000 millones de euros y una renta mínima de 529 euros.