Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez anula el permiso que autorizó el Toro de la Vega en 2014

El magistrado, que condena al Ayuntamiento de Tordesillas y a la Junta, anula la resolución porque no recogía los medios sanitarios que iban a desplegarse el día del torneo

Atlas

Continúa la pelea entre los animalistas y las autoridades por el Toro de la Vega. El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 4 de Valladolid ha declarado nula, por “no ajustarse a derecho”, la resolución de la Junta de Castilla y León que autorizó el pasado año la celebración del torneo. El magistrado señala que la delegación provincial del Ejecutivo regional no debía haber concedido el permiso al Ayuntamiento de Tordesillas porque este no incluyó en el expediente administrativo una relación con los medios sanitarios que iban a desplegarse durante el espectáculo taurino. “Un aspecto esencial”, según destaca la sentencia, fechada el 6 de octubre de 2015 y que también condena a las costas del procedimiento al Consistorio y al Gobierno castellano-leonés.

“Esta condena sienta un precedente importante y nos permite avanzar para conseguir la prohibición definitiva del torneo”, ha señalado este miércoles el Partido Animalista (Pacma), que recurrió a los tribunales después de que la Consejería de Medio Ambiente no admitiese a trámite su recurso contra la resolución de la Delegación del Gobierno. La formación denunció entonces hasta nueve irregularidades en los trámites: como la falta de documentación, incongruencias en las fechas y certificados incompletos.

Ahora, más de un año después de celebrarse el festejo taurino —que acabó el 16 de septiembre de 2014 con la muerte, a lanzadas, del morlaco Elegido—, el juez da la razón a los animalistas en uno de esos puntos. “El Ayuntamiento no envió [la relación de] los medios sanitarios que se van a utilizar y los espectáculos taurinos en los que se van a emplear”, recalca el magistrado, que destaca la importancia de ese documento para que el organismo competente apruebe o no el festejo. “Es obvio que el contenido no podía ser conocido por este a la hora de decidir sobre la autorización solicitada”, insiste la sentencia. “La decisión del juzgado demuestra que el Toro de la Vega se celebró ilegalmente y puede sentar un buen precedente de cara al año próximo, porque podría haber problemas para autorizar el festejo de 2016”, destaca Laura Duarte, portavoz de Pacma.

El partido animalista mantiene una larga batalla contra los organizadores de este festejo, de origen medieval, que consiste en perseguir —a pie y a caballo— a un toro de lidia mientras se le lancea hasta la muerte. En este sentido, la formación pelea desde hace años a tres niveles: en los tribunales, donde denuncian las supuestas irregularidades que se cometen; pero también en la calle y en el escenario político. El colectivo ha convocado numerosas movilizaciones contra el torneo, como la organizada el pasado 15 de septiembre en Madrid, que congregó a miles de personas y contó con el respaldo de artistas y escritores. Además, entregó al PSOE cerca de 120.000 firmas que exigían al secretario general, Pedro Sánchez, que instase al alcalde de Tordesillas —también socialista— a que anulase el torneo.

Pero el enfrentamiento entre animalistas y las autoridades vallisoletanas no acaba ahí. De hecho, el Ministerio de Interior está estudiando dos escritos presentados por Pacma contra el Toro de la Vega celebrado este 2015. La formación denunció que la organización del festejo puso en riesgo la seguridad de los manifestantes antitaurinos que se desplazaron hasta Tordesillas este año, ya que soltaron el morlaco cuando aún se encontraban dentro del recorrido —uno de ellos, incluso, encadenado a una señal—; y, además, el colectivo señaló que se vulneró el derecho de los periodistas a informar “libremente”, ya que se produjeron amenazas y agresiones a reporteros.