Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy anuncia que las elecciones generales serán el 20 de diciembre

El presidente justifica la fecha en plenas Navidades para tener más tiempo para constituir las nuevas Cortes hasta el 14 de enero

Entrevista de Mariano Rajoy en Antena 3 Ampliar foto
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Antena 3

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado en la noche de este jueves, en una entrevista en Antena 3, que las elecciones generales serán al final el 20 de diciembre. La Moncloa trabajaba ya con ese calendario o con la opción de fijarlas una semana antes. El líder popular ofreció también una justificación para esa convocatoria:  "La razón es que si fueran el 13 de diciembre tendríamos que constituir el Parlamento prácticamente en plenas Navidades. Así hay un poco más de margen; hay hasta el 14 de enero. Por tanto, podemos aprobar los presupuestos, hacer las elecciones y luego tener un margen para, después de las fiestas, constituir el Parlamento". En el PP y en el Gobierno la mayoría de sus dirigentes apostaban por la fecha del 13 de diciembre porque entendían que el 20 está demasiado cerca de las Navidades y muchos españoles están ya de viaje y fuera de sus domicilios habituales.

El Ejecutivo prentendía que el lunes 19 de octubre se aprobaran definitivamente los Presupuestos Generales del Estado para 2016 en un pleno especial para, inmediatamente después, convocar las elecciones para el 13 de diciembre. Inicialmente se había dicho que esa fecha tenía un inconveniente: dos días antes hay una cumbre europea y, por tanto, Rajoy tendría que ausentarse de la recta final de la campaña. El 13 de diciembre, la fecha preferida por La Moncloa y sobre la que también se había trabajado, requería de que la convocatoria se publicara el 20 de octubre como fecha tope, es decir, horas después de que se aprobaran los Presupuestos para 2016.

El 7 de enero debía constituirse el nuevo Parlamento y elegirse a los presidentes del Congreso y el Senado. El jefe del Ejecutivo ha explicado este jueves que su decisión permite no constituir el Parlamento en plenas Navidades, ya que así podrá hacerse hasta el 14 de enero. En todo caso, hasta el 19 de octubre el Gobierno tendrá tiempo suficiente para aprobar las leyes pendientes en su trámite parlamentario.

Resuelta la incógnita de la cita electoral, que la directora de informativos de Antena 3 planteó en directo a Rajoy con una cuestión de si las elecciones serían el 13 de diciembre "sí o no", el presidente aclaró más tarde que serían el 20, sus razones y entró a comentar la situación en Cataluña tras las elecciones autonómicas del pasado domingo. Rajoy respondió que entiende que ahora, tras los resultados, hay "menos riesgos" de una declaración de independencia de las opciones soberanistas porque éstas han cosechado en las urnas "el 36%" de los apoyos según el censo total. También ratificó que acatará y respetará cualquier decisión que tome el Tribunal Constitucional sobre cualquier alto cargo o funcionario catalán que incumpla la ley, y que podría permitir suspenderles de sus funciones según la reforma impulsada por el PP para ese órgano judicial.

La periodista preguntó varias veces a Rajoy por su idea sobre una futurible reforma de la Constitución, que defiende abiertamente el líder del PSOE, Pedro Sánchez, pero también otros dirigentes políticos como una tercera vía con la que ofrecer a Cataluña una singularidad particular. Rajoy no se salió de su guión fijo sobre ese tema. En teoría se mostró dispuesto a hablar y dialogar de todo pero rápidamente aclaró que nunca sobre ningún aspecto que afecte ni a la unidad de España, ni a la soberanía nacional ni a la igualdad de todos los españoles. Luego reprochó a Sánchez que haga esa oferta reiteradamente pero no le aclare nunca para qué y en qué aspectos concretos quiere cambiar la Carta Magna.

Cuando se le inquirió al presidente del Gobierno por su cuestionada posición inmovilista en el asunto catalán, Rajoy replicó que también le llamaron inmovilista cuando se negó a aceptar el rescate de España contra la opinión de mucha gente. Rajoy negó que se le pueda considerar un "don Tancredo" por no hacer nada en determinados conflictos y puso de nuevo como ejemplo su rechazo firme al rescate y su negación a aceptar un trato fiscal y un referéndum para Cataluña cuando el presidente catalán Artur Mas se lo exigió.

"Mucha pedagogía y mucha explicación". Esa fue la receta y el tipo de gesto que el presidente Rajoy ofreció para contrarrestar en el inmediato futuro la crisis abierta con la deriva independentista catalana. Y agregó: "Debemos hacer un esfuerzo para desmentir cosas que se han dicho y que son inciertas, falsedades". Negó con vehemencia de nuevo que el Gobierno central haya interferido de ninguna manera en la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de citar a declarar a Mas por la consulta del 9 de noviembre del año pasado y ratificó su apelación a ordenar los distintos sentimientos que confluyen en la sociedad catalana a través del cumplimiento de la ley: "Con la coartada de los sentimientos para liquidar la ley estaríamos en la ley de la selva".

El presidente Rajoy apuntó que las singularidades catalanas ya están regularizadas, establecidas y asumidas por todos y descartó con displicencia la "ocurrencia" de Pedro Sánchez de trasladar el Senado a Cataluña para favorecer una mayor integración de las principales instituciones del Estado. Eso sí, Rajoy admitió que ha hablado muchas veces con Sánchez, alguna con Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, y que pese a las diferencias, en las cuestiones esenciales del país están bastante de acuerdo.

Sobre las críticas de José María Aznar tras los resultados electorales en Cataluña, Rajoy no quiso de entrada hacer ningún comentario pero luego ha añadido todo un puyazo al subrayar que él responde personalmente, "cara a cara", y nunca a través de comunicados. El expresidente del Gobierno dijo, precisamente en un comunicado, que las catalanas han dejado al PP ante "el peor escenario posible" y que los resultados obtenidos —128.000 votos menos que en 2012— fueron un aviso del electorado a la formación. "Ya va el quinto aviso y no se puede desoír", ha asegurado Aznar en un comunicado publicado este lunes. Los cuatro avisos anteriores fueron los comicios europeos, andaluces, municipales y autonómicos, en los que el partido sufrió una fuerte bajada del voto.

Sobre la situación económica del país, Rajoy no aportó ninguna gran novedad ni mensaje nuevo. Sí anunció, de entrada, que este mismo viernes el Consejo de Ministros aprobará un Real Decreto para impedir que los bancos cobren dos veces comisiones por sacar dinero de los cajeros. Rajoy afirmó que el Real Decreto entrará en vigor este mismo sábado tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

El presidente volvió a confiar todas sus posibilidades de reeditar el puesto en las elecciones del 20 de diciembre a la recuperación económica y la creación de empleo. Hasta el punto que aprovechó para recordarle a la presentadora que en la anterior entrevista que le realizó en Antena 3, en enero de 2014, le había anticipado que dejaría su mandato con menos parados que los que heredó de José Luis Rodríguez Zapatero. Y cuando Gloria Lomana le cuantificó que para ello deberían crearse 633.000 puestos de trabajo, Rajoy destacó que al final los empleos generados serán muchos más y superarán el millón. También reiteró su gran baza electoral, que es la promesa de crear hasta dos millones de trabajos, a razón de 500.000 por año, en la siguiente legislatura.

Rajoy sostuvo que no son solo datos macroeconómicos sino que muchas mejoras se están notando ya en la calle, como las dos bajadas sucesivas del IRPF, los cheques para menores y familias numerosas, las ventas de coches y viviendas. Fue ahí cuando confesó al final que su mayor satisfacción es constatar que ahora puede empezar a cumplir todas las promesas que incluyó en 2011 en su programa electoral y que hasta ahora no había podido hacer por la dificilísima situación económica que España ha atravesado estos años.

Más información