Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Claves del puente de la Constitución de 1812, una obra emblema de Cádiz

La construcción, en la que se han invertido 511 millones de euros y ocho años de obras es un hito para la ingeniería española

El puente de la Constitución, durante las obras.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, inaugura este jueves el puente de la Constitución 1812 que une Cádiz y Puerto Real y es uno de los más altos del mundo con 185 metros. Es un proyecto en el que se han invertido 511 millones de euros y ocho años de obras y que supone un hito para la ingeniería española. Estas son algunas de las claves de esta polémica infraestructura, que acumula cuatro años de retrasos y críticas por su uso electoralista por parte del Partido Popular.

¿Para qué servirá?

El segundo puente sobre la bahía de Cádiz se pensó para paliar una singularidad gaditana. Que la ciudad sólo tiene dos accesos por carretera: el primer puente, el José León de Carranza, que la une a Puerto Real, y la CA-33, una autovía que atraviesa el istmo hacia San Fernando. Durante años Cádiz fue una ciudad acuciada por los atascos. El tercer acceso se vendió como una necesidad. “Se optó por la solución más cara y más contaminante”, alegó entonces el portavoz de Ecologistas en Acción, Daniel López Marijuán. Una crítica que mantiene el colectivo conservacionista y también la federación de consumidores Facua. Su responsable de transportes en Andalucía, David Cifredo, recuerda un documento casi olvidado en Cádiz: el plan intermodal de transportes.

Cuatro años de retrasos

Las obras del segundo puente debieron haber terminado en 2011. Ese fue el primer plazo dado por la entonces ministra Magdalena Álvarez después de que en 2007 se iniciasen las obras del puente que ella definió como “el más largo, más alto y más ancho”. Se trataba de unir por carretera la barriada del Río de San Pedro, en Puerto Real, y la de Astilleros, en Cádiz. El segundo puente se convertirá en el tercer acceso a la capital gaditana, actualmente solo unida al resto de la península por el puente José León de Carranza y la autovía CA-33 que recorre el istmo hasta San Fernando.

Un sobrecoste de casi 240 millones

Las obras de esta infraestructura, que une Cádiz con Puerto Real, debieron haber terminado en 2011 y han experimentado un sobrecoste de casi 240 millones, aunque ya se descubran errores ortográficos en alguno de sus carteles. Los trabajos fueron adjudicados a la empresa Dragados por 272 millones, pero su presupuesto ha sido de 511 millones. El Gobierno central atribuye este sobrecoste a modificaciones en el proyecto originario. Precisamente, el alcalde de Puerto Real, Antonio Romero, ha señalado que no irá a la inauguración como protesta a “este despilfarro”. También ha denunciado que los vecinos no hayan sido invitados al acto.

¿Cómo surgió el proyecto?

“El primero que puso la idea sobre la mesa fue el alcalde hasta 1995, el socialista Carlos Díaz, quien consiguió que el entonces ministro Josep Borrell encargara una maqueta. El proyecto contó con numerosas reticencias, entre ellas, las del propio PSOE. El nuevo impulso que desde 1996 tomó la alcaldesa, Teófila Martínez (PP) terminó por consolidar un mensaje común de que ese puente sí era imprescindible para la Bahía de Cádiz

Claves del puente de la Constitución de 1812, una obra emblema de Cádiz

El más alto de Europa

El puente alcanza los 185 metros de altura, de ellos, 69 son los que discurren entre el tablero del puente y el nivel del agua, datos que lo convierten en el segundo puente marítimo de mayor gálibo vertical del mundo, después del de Verrazano Narrows de Nueva York y por delante del Golden Gate de San Francisco. Además, será el tercero en Europa de mayor luz de vano principal, (540 metros), después del Puente de Normandía en Francia y del Puente Rion Antirion en Grecia. Uno de los tramos diseñados será desmontable, lo que permitirá el paso de embarcaciones cuyo gálibo sea mayor de 69 metros. Este tramo es el de mayores dimensiones del mundo en su tipología y está ejecutado enteramente en acero.

Cinco kilómetros de longitud

La superficie total del puente es de 5.001 metros, de los cuales, 3.157 conforman el viaducto sobre la Bahía. Estas cifras le confieren a la construcción que sea el puente carretero más largo en España. Este viaducto se apoya en 36 pilas, de las cuales las 12 primeras emergen del mar, el pilono más alto se ubica en el agua y su altura total es superior a los 185 metros, el más alto de España. La obra, diseñada por el ingeniero Javier Manterola, tiene una anchura de 36,8 metros y alberga dos carriles por sentido para el tráfico viario. También se ha realizado una plataforma para construir un tranvía, cuya obra esta prevista por la Junta de Andalucía.

Más información