Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los animalistas denuncian agresiones a fotógrafos durante el Toro de la Vega

La asociación Pacma publica un vídeo en el que amenazan con violencia a un periodista

La brutalidad del Toro de la Vega sigue alimentando la polémica un día después de su celebración. El Partido Animalista (PACMA) ha anunciado este martes que denunciará al Ayuntamiento de Tordesillas por agresiones y amenazas contra los fotoperiodistas que enviaron a cubrir el festejo. Como prueba de los hechos han publicado un vídeo en el que se va a algunos de los participantes coaccionando de forma violenta a un periodista para que borre las fotos y les entregue la tarjeta gráfica de su cámara.

El documento también recoge a un agente de la Policía Municipal contemplando la escena con pasividad. “Bajo amenazas y empujones le obligaron a entregar todo el material obtenido, que le invitaron a recoger en el Ayuntamiento”, explica PACMA.

El reportero es Jonás Amadeo Lucas, director de la Fundación ProVegan, que, además de las amenazas y agresiones recibidas reclamará a la justicia, según ha informado el partido, que se le "impidió ejercer libremente su profesión, documentando un espectáculo público autorizado en una zona de libre acceso".

Los animalistas han informado de que denunciarán las irregularidades cometidas durante el evento y un incumplimiento del protocolo de seguridad. La organización soltó a Rompesuelas, el toro lanceado, cuando cientos de manifestantes y periodistas estaban en el recorrido. "Esto podría haber desencadenado fatales consecuencias", se queja la presidenta de PACMA, Silvia Barquero.

No es un hecho aislado

La formación defensora de los derechos de los animales no es la única organización que ha denunciado hechos violentos contra los periodistas durante la celebración del Toro de la Vega. La Asociación de la Prensa de Valladolid (APV) publicó ayer un comunicado lamentando el trato a los informadores del festejo. "Un año más, la tensión que provoca el Toro de la Vega ha desembocado en que los profesionales se hayan convertido en uno de los objetivos de grupos defensores de la celebración de la fiesta".

Los periodistas vallisoletanos consideran "intolerable" que se convierta a los reporteros "en parte del conflicto" y que se intente vetar la difusión "de lo que sucede en la fiesta". En esa misma nota, la APV ha exigido una rectificación pública al presidente del patronato del Toro de la Vega, Gerardo Abril, por culpar a los periodistas de "molestar y manipular". 

Las cámaras recogieron las agresiones a Pello Moriones, reportero de El programa de AR, quien sufrió golpes en el micrófono antes de que comenzara el evento. Un periodista de EL PAÍS fue testigo de otra acción violenta hacia el freelance Jon Amad, que fue rodeado e increpado por una treintena de participantes con la indiferencia de los agentes. Además, entre otros altercados, un fotógrafo de El Norte de Castilla fue atendido en el puesto de Cruz Roja por una dislocación en un dedo de la mano.

Más información